¿Realmente necesitas inversionistas extranjeros en tu empresa?

Llevar a tu empresa a mercados internacionales te abre muchas puertas. Y los inversionistas extranjeros pueden ser la llave maestra para que tu negocio prospere no solo con capital, sino con contactos, estrategia y reconocimiento local.
¿Realmente necesitas inversionistas extranjeros en tu empresa?
Crédito: Depositphotos.com

Grow Your Business, Not Your Inbox

Stay informed and join our daily newsletter now!
6 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

*El autor es analista de inversiones en 13 Ventures, un fondo de venture capital para empresas en etapa de crecimiento, basado en Nueva York, Estados Unidos.

No todo le sale bien a Walmart. A pesar de su éxito en Estados Unidos, el gigante del retail se ha topado con pared en su expansión hacia ciertos países asiáticos o europeos. En Corea del Sur, por ejemplo, los habitantes prefieren hacer sus compras en cadenas minoristas locales que tienen un diseño más estético y placentero y que incluso ofrecen experiencias de compra diferentes, con amplias zonas de comida rápida, áreas para entretener a los niños, e incluso cines. Y cuando Walmart intentó expansirse en aquel país, no tomó en cuenta estas preferencias de sus clientes potenciales.

La compañía tampoco tuvo éxito en Alemania ni en Francia, donde también prevalece la preferencia por los pequeños negocios de abarrotes. Su experiencia internacional, mezclada con su falta de flexibilidad, no le funcionaron a esta compañía. Pero adaptar el modelo de negocios al gusto local ha permitido que otras empresas sí sean exitosas fuera de sus países de origen.

Tal es el caso de McDonald’s, que ha lanzado y consolidado su marca en muchos mercados globales. La compañía no metió por la fuerza su menú tradicional en otras latitudes; más bien, se adaptó ofreciendo sabores exclusivos para cada cocina. Es más, cambió el servicio y el diseño en sus tiendas para ajustarse a las preferencias locales.

Para muestra: a inicios de la década del 2000, McDonald’s introdujo McDelivery, su servicio de 24 horas, en Singapur y Corea del Sur. Este servicio de entrega 24/7 fue un elemento esencial para los mercados asiáticos y contribuyó al éxito de la marca en países como los antes mencionados, además de Hong Kong, China y Malasia.

Una mano amiga

Estados Unidos tiene la estructura financiera más sofisticada y desarrollada del mundo para proteger a los inversionistas de un colapso sistemático. Para junio de 2019, el Producto Interno Bruto de este país (conocido como GDP o Gross Domestic Product) fue de 21 trillones de dólares, equivalente al 20% de la producción global, de acuerdo con FocusEconomics, un proveedor de análisis y pronósticos económicos para 130 países.

Sin embargo, los empresarios estadounidenses tienen sus propios desafíos al pretender llegar a nuevos mercados. Una investigación sobre el mercado de consumo de 13 Ventures reveló que muchas de tendencias de consumo han iniciado en Estados Unidos y se han expandido por todo el mundo, adaptándose a las culturas locales y al comportamiento de sus consumidores. Sin embargo, éstas florecieron a través de marcas foráneas, mientras que muchas de las compañías estadounidenses que las habían desarrollado en primer lugar, habían fracasado en sus intentos por operar fuera de Estados Unidos.

Mucho de este fracaso puede ser atribuido a que carecían recursos no solo monetarios sino intelectuales en cuanto al conocimiento de los mercados extranjeros. Ahí entran los inversionistas internacionales, pues ellos pueden apoyar con las tareas de expansión global y con la diversificación del riesgo.

Políticas, leyes y normas

Cada país tiene sus propios retos como resultado de su estructura comercial y, generalmente, de su gobierno. También existen reglas y estructuras que pueden afectar de manera negativa la operación. Para evitarlo y en su lugar tener un aterrizaje suave en territorio extranjero, las compañías necesitan un equipo legal, otro de ventas y un punto de contacto en el país al que pretendan llegar.

Los inversionistas extranjeros pueden ser la solución a estas necesidades porque, además de aportar capital, también pueden encontrar aliados estratégicos locales que ayuden a liderar las tendencias de consumo.

Pero, ¿qué necesitas considerar al momento de negociar con un inversor de este tipo? Debes tomar en cuenta los problemas normativos que puedan presentarse, que pueden ir desde leyes de privacidad de información y censura, normas ambientales y estándares de seguridad hasta sobornos y corrupción.

Por ejemplo: el marco regulatorio de la privacidad de datos en China es completamente diferente al de Estados Unidos. En mayo de 2018, el país asiático emitió una regulación sobre la protección de la información personal que expone los lineamientos sobre cómo se deben reunir, usar y compartir datos e información personales.

De ahí que aquellas compañías que pretendan expandirse a nuevos mercados deban seguir la normativa sobre privacidad de datos, algo que está en constante cambio a nivel global.

Cómo atraer inversionistas extranjeros

La primer recomendación es entender los gustos, cultura y estructura legal del país al que pretendas ingresar. También debes mostrarte flexible y dispuesto a adaptarte a las necesidades de tus potenciales fondeadores. Debes estar listo para proveer información sobre tu oferta y sobre tu país de origen, pues puede ser que los inversores no estén familiarizados con tu mercado. En consecuencia, serán más cautelosos y requerirán de un mayor análisis y evaluación de tu empresa.

Por otro lado, considera que las conexiones personales son cruciales para atraer a inversionistas extranjeros, por lo que vale la pena que tengas consejeros internacionales que puedan presentarte con estos fondos de manera personal.

En América Latina, por ejemplo, tienes que convertirte en el mejor amigo de tu fondeador. Lo invitas a tu casa, sales a tomar una copa con él, conoce a tu familia. Mientras más te considere su amigo, más posibilidades tienes. En China, en cambio, debes estar preparado para comer y beber mucho, más de lo que alguna vez imaginaste. No tienes que terminarte todo lo del plato, pero todos los vasos deben quedar vacíos. En Finlandia y Corea del Sur no debes soprenderte si tu inversionista te invita a un sauna. Y en éste útlimo país, no debes olvidarte de ¡beber y cantar!

Keep Reading

Latest on Entrepreneur