Esta diseñadora consiguió capital de riesgo incluso antes de tener su producto terminado

Cuando Nicole Gibbons se dispuso a lanzar su marca de pintura Clare, muchas personas le dijeron que construyera primero y levantara dinero después. El camino fue al revés.
Esta diseñadora consiguió capital de riesgo incluso antes de tener su producto terminado
Crédito: Clare

Grow Your Business, Not Your Inbox

Stay informed and join our daily newsletter now!
Entrepreneur Staff
Deputy Editor
3 min read

Como diseñadora de interiores, Nicole Gibbons estaba acostumbrada a que sus amigos le pidieran consejos de decoración. En 2016, uno de ellos le solicitó ayuda para elegir una pintura. Ella revisó la web de una marca renombrada y le fue imposible navegar. Entonces se le ocurrió crear una marca de pintura de venta directa que ofreciera al consumidor una gama de colores seleccionados, un algoritmo para dirigirlos hacia su tono ideal y una forma simplificada de probar los tonos. Así construyó Clare: levantando dinero antes de tener un producto que vender.

Encuentra una comunidad

Primero habló con expertos para saber más sobre el tema, y alguien que había pasado décadas en investigación y desarrollo en la industria le dio su voto de confianza. Entonces decidió dejar lo que estaba haciendo para desarrollar su idea. Se unió al espacio de coworking femenino The Wing y lo usó como base de operaciones de prelanzamiento. “Fue una parte crítica de mi viaje, poder estar rodeada de otros empresarios. Nos apoyamos el uno en el otro.” Allí conoció a la inversionista Susan Lyne, quien le dijo que era difícil levantar dinero antes de tener el producto. “Pero yo sabía que el negocio requería demasiado capital para lograrse”, dice Gibbons, por lo que de todas formas se dispuso a buscar un fondeo temprano.

Crea identidad

Lyne le había dicho que necesitaba algo para mostrar a sus inversionistas. Entonces contrató a un diseñador y consultó un sitio web especializado en creación de identidad empresarial. “Las compañías de pintura tienen nombres masculinos: Benjamin Moore, Sherwin-Williams. Quería que esta marca se sintiera accesible y humana”, cuenta. Le gustó el sonido de Clare y le encantó aún más cuando descubrió que viene del latín clarus-a-um (brillante, luminoso...).

Busca socios

Antes de crear un producto, Gibbons quería construir la infraestructura que le permitiera a su empresa prosperar. Durante ocho meses trabajó para alinear socios de la cadena de suministro, la química de la pintura y la fabricación (para poder elaborar mejores rodillos y pinceles). “Tomó tiempo visitar fábricas, ferias comerciales, negociar con proveedores. Estaba bien conectada en el mundo del diseño, pero esto era nuevo”, cuenta.

Obtén lo que necesitas

Para septiembre de 2017, Nicole estaba lista para hacer un pitch frente a inversionistas. Susan Lyne quedó impresionada y le dio sus contactos. Nicole hizo su pitch frente a 30 empresas y recaudó 2 millones de cuatro de ellas. “Cuando la gente decía que no, no pensaba que fuera porque mi idea era mala. Sólo sabía que no era el inversionista adecuado. A menudo, ellos me conectaban con otro inversionista”, dice. Siete meses después de cerrar la ronda de inversión, Clare lanzó su primer producto, impulsado por una estrategia de relaciones públicas agresiva que condujo a la cobertura de gran parte de la prensa. “Fue como un producto instantáneo en el mercado”, dice Gibbons. “No estábamos reinventando una categoría, sólo la estábamos mejorando.

Keep Reading

Latest on Entrepreneur