El niño que creó una pecera de oportunidades

Manolo López creó FishLand, empresa dedicada a la venta de peces de ornato de agua dulce, accesorios como peceras, rocas y plantas de adorno, y alimento para las especies.
El niño que creó una pecera de oportunidades
Crédito: Isaac Alcalá / Ilustrador: Quique Ortega.

Grow Your Business, Not Your Inbox

Stay informed and join our daily newsletter now!
Magazine Contributor
3 min read

This story appears in the March 2020 issue of Entrepreneur Mexico. Subscribe »

Manolo López Alfeirán es un emprendedor nato. Su madre, Vanessa Alfeirán, asegura que su hijo “encuentra y genera una necesidad en cuanto ve a una persona”, y para ayudarlo a desarrollar sus habilidades le regaló un curso en Business Kids.

Para Manolo fue muy sencillo aterrizar su idea para emprender. Un año antes, a los seis, tomó un curso de verano en el Acuario de Veracruz mientras vacacionaba con su abuela. Ahí aprendió más sobre especies marinas, y a partir de entonces los animales se convirtieron en su pasión.

Así nació FishLand, empresa dedicada a la venta de peces de ornato de agua dulce, accesorios como peceras, rocas y plantas de adorno, y alimento para las especies. Un negocio todo en uno que funciona bajo pedido a través de redes sociales y correo electrónico, y cuyo valor agregado es la atención personalizada de acuerdo al gusto y necesidades de cada cliente, así como asesoría para cuidados por parte de su papá, que es veterinario.

Relacionado: Este niño apenas tiene 7 años, pero ya encontró una oportunidad de negocio

Lleva cinco años operando. El modelo de negocio consiste en la venta de kits todo en uno, que incluyen el pez, la pecera, alimento, piedras y una planta de adorno. Cada paquete tiene un precio de 100 pesos. A la fecha ha vendido 300 kits, aproximadamente 60 por año, con utilidades del 50%.

Del total de sus ingresos destina la mitad a la reinversión, 10% al ahorro en Cetes y 10% a donaciones. El 30% restante a gastos personales. 

Manolo busca la expansión de su empresa con un criadero de peces betta. Por eso continúa en pruebas de reproducción de seis parejas. Además hace pruebas de salinidad y contaminación del agua.

Adicionalmente busca generar mayores ingresos con la venta de playeras con frases alusivas como “Amor y Pez” o “Te pesqué”, por mencionar algunas, así como joyería de plata con temática de peces.

La labor de convencimiento es lo que más disfruta Manolo. Sin embargo, reconoce que uno de los retos es que “ser niño puede ayudarte a vender muy bien, pero también es muy difícil tratar con los proveedores porque pocos te toman en serio. He negociado hasta con 20”.

Keep Reading

Latest on Entrepreneur