Por qué la salud intestinal es salud mental

Lo que los científicos están descubriendo sobre la conexión entre el intestino y el cerebro.
Por qué la salud intestinal es salud mental
Crédito: Andrii Zastrozhnov | Getty Images

Entrepreneur's New Year’s Guide

Let the business resources in our guide inspire you and help you achieve your goals in 2021.
Entrepreneur Network Contributor
8 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Nota de la editora: El siguiente artículo se basa en extractos del libro de Ben Angel, Unstoppable: A 90-Day Plan to Biohack Your Mind and Body for Success. Y asegúrate de pedir The Unstoppable Journal, el único diario de su tipo con base en neurociencia, psicología y biohacking para alcanzar tus metas.

Los emprendedores de la salud tienen algo en común. Cada uno comparte una historia de salud personal o preocupación por la salud de un ser querido, que impulsó su ambición de curarse a sí mismos y de crear compañías que tuvieran como objetivo ayudar a otros a rendir al máximo.

¿Y esto qué tiene que ver con tu salud intestinal y mental? En mi aventura de 90 días para recuperar mi salud y bienestar, entrevisté a algunos de estos pioneros de la salud para que me ayudaran a descubrir lo que necesitaba hacer para biohackear mi cuerpo y mente, y mi viaje comenzó curando mis intestinos. 

Científicos como el Dr. Michael Gershon, profesor de patología, biología celular y padre de la neurogastroenterología, creen firmemente que tenemos un segundo cerebro en los intestinos. De hecho, él afirma que hay una comunicación bilateral entre intestinos y cerebro. Con más de 100 millones de células nerviosas cubriendo las paredes intestinales, no es ninguna sorpresa que cuando perturbamos las bacterias de esta región con antibióticos, una mala alimentación y un ambiente tóxico, se crea un efecto neuropsiquiátrico que influye en nuestro estado de ánimo y salud mental.

Sufriendo de depresión, ansiedad, fatiga, confusión mental, insomnia y malestar intestinal; no pude organizar las piezas hasta que entrevisté a Richard Lin, CEO de Thryve Inside una empresa de microbioma de bienestar. Su historia era muy similar a la mía y así que le pedí que me enviara el kit de prueba en casa de Thryve. Luego Thryve determinó mi bienestar con base en diferentes parámetros de salud intestinal: qué tan diversas eran las especies de bacterias en mis intestinos, el balance de buenas bacterias versus las malas y cómo me comparaba con personas saludables. Cuando recibí mis resultados estaba en shock. Me faltaba una bacteria llamada bacteroides. Los últimos estudios han mostrado que pacientes con depresión tienen menos bacteroides en los intestinos.

Después Thryve me dio recomendaciones alimenticias para reducir la inflamación y también me recetó probióticos personalizados para alcanzar mis objetivos de salud y resultados de ADN. Noté la diferencia en unos días. Los probióticos son la próxima revolución en el cuidado de la salud. Al introducir en mi sistema cepas sanas, mi cuerpo pudo comenzar a sanar, lo que ayudó a fortalecer mi sistema inmune. Todo esto conduce a un mejor efecto metabólico en mi sistema digestivo, haciendo que sea una mejor máquina de quema de grasa. ¡Un bonus fue que también perdí algunos kilos extra!

A medida que nuevas investigaciones encuentran que los probióticos tienen un impacto neuropsicológico en el cerebro al mejorar la depresión y comportamientos de ansiedad, vale la pena tener en cuenta estas siete señales de que tus intestinos podrían estar afectando tu salud mental. 

1. Inflamación

Cuando la microbiota intestinal se ve abrumada por antibióticos, medicinas, una mala alimentación o estrés; gases e inflamación son las primeras señales de que tu bacteria está desbalanceada. La sobrepoblación de ciertas cepas pueden provocar la muerte de las bacterias buenas, causándote gases. Incorporar alimentos vegetales, así como alimentos crudos y fermentados como chucrut o kombucha, pueden ayudar a alimentar las bacterias buenas.

2. Fatiga

Cuando tratamos de encontrar la raíz de nuestros problemas intestinales, este síntoma casi siempre se pasa por alto. Aunque la Candida albicans es una bacteria natural de nuestro cuerpo, cuando hay una sobrepoblación en los intestinos, causa síntomas graves de fatiga. La cándida vive de azúcar lo que provoca antojos severos. Esto se convierte en la tormenta perfecta para que tu cuerpo tenga un aumento de glucosa e insulina, para luego tener un bajón y necesitar más azúcar para recuperar la energía rápidamente. Seguir la dieta de cándida de 30 días, eliminando las azúcares simples del cuerpo, puede ayudar a recalibrar tus intestinos y permitir que las bacterias buenas se recuperen y vuelvan a repoblarlos.

3. Intestino irritable

Más de 45 millones de personas sufren algún grado de intestino irritable, que se hace más fuerte por el estrés de la vida diaria. Como Susan McQuillan escribe para Psycom, “No hay duda de que el SII le provoca una angustia considerable a los pacientes y se asocia con niveles más altos de trastornos en el estado de ánimo, ansiedad y otras condiciones psiquiátricas. Un estudio realizado a 100 pacientes de SII encontró que más de un tercio había considerado el suicidio como resultado de sus síntomas”.

Y continúa, “Investigaciones sobre bacterias probióticas para personas con SII se enfoca en diferentes cepas de las especies conocidas como Bifidobacterium y Lactobacillus, ambas se consideran clave para reponer las bacterias buenas en los intestinos y para restablecer el equilibrio saludable de la microbiota”.

4. Problemas para dormir

Lo que ponemos en los intestinos puede afectar nuestra calidad del sueño. Según lo que informaron los investigadores de Frontiers in Psychiatry, “Hay evidencia considerable que muestra que la microbioma intestinal no solo afecta las funciones digestivas, metabólicas e inmunológicas sino que también regula el sueño y el estado mental a través del eje microbioma-intestinos-cerebro”. La inflamación, emociones y estrés fisiológico también pueden afectar la composición de los microorganismos intestinales, causando un variedad de trastornos mentales. Asegurarte de que tu dieta contiene fibra saludable, diversos alimentos de origen vegetal y probióticos; ayuda a fortalecer tu microbiota.

5. Irritaciones en la piel

La inflamación de los intestinos provoca un aumento en la pared intestinal permeable, que puede filtrar proteínas que afectan tu piel, causando irritaciones; por ejemplo acné, eccema o rosácea. Ahora conocida como el eje intestinos-piel, los científicos están aprendiendo que la salud intestinal general así como las alteraciones, se reflejan en la calidad de nuestra piel. 

6. Condiciones autoinmunes

Aunque aún están en su infancia, estudios ahora indican la relación entre enfermedades intestinales autoinmunes y el desequilibrio de la microbiota. Si padeces de alguna afección autoinmune y también tienes problemas de salud mental, sanar tus intestinos es primordial.

7. Intolerancias alimenticias

Esto parece una solución muy obvia, pero tuve que tomar una prueba de alergias para descubrir que un ingrediente aparentemente tan inofensivo como la levadura de la cerveza me estaba provocando una incomodidad intestinal insoportable, confusión mental y fatiga. Hacerte un test de alergias e intolerancias alimenticias podría ayudarte a determinar si hay algo de lo que no estás al tanto y que está afectando tus intestinos. Ayudarlos a sanar al eliminar al culpable también podría mejorar tu salud mental.

Recuerda que la necesidad es la madre de todas las invenciones y nuestros emprendedores pioneros están en algo importante. Descubrieron soluciones que les proporcionaron suficiente energía bioquímica para alimentar su mente y así tener la capacidad de buscar una solución. Así que al trabajar inteligentemente y no más duro, puedes descubrir a la persona en la que te quieres convertir al seguir estos pasos para tener intestinos y una mente más saludables.

Keep Reading

Latest on Entrepreneur