Esta app de wellness española le dio la vuelta al COVID-19 y así lo logró

Fixme es una plataforma para reservar citas de masajes y fisioterapia a domicilio, con esta crisis aceleraron su proceso para ofrecer contenido gratis vía streaming.
Esta app de wellness española le dio la vuelta al COVID-19 y así lo logró
Crédito: Depositphotos

Grow Your Business, Not Your Inbox

Stay informed and join our daily newsletter now!
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

El viernes 13 de marzo, España registraba 1,500 casos de coronavirus y 136 personas fallecidas, ese fin de semana el gobierno de Pedro Sánchez emitió un decreto que sólo permitía los desplazamientos por "casos forzosos” como atención sanitaria o compra de alimentos.

María Luque, emprendedora y cofundadora de la startup Fixme, una plataforma para reservar citas de masajes, fisioterapia y entrenamiento personal, se quedó con todo su equipo parado. “Afortunadamente todos somos gente muy senior y de inmediato pensamos en cómo darle la vuelta a esta situación y comenzamos a generar contenido de clases en streaming, entrenamiento, movilidad, masaje tailandés y charlas de cómo mantener la espalda sana”.

Uno de las características de toda startups es su capacidad de reaccionar ante los tiempos de incertidumbre, las startups nos van a enseñar a jugar las nuevas reglas en el mercado después de que la crisis pase, asegura Érik Díaz, director ejecutivo de Blackshiip, una comunidad que ha apoyado a Fixme y cuyo objetivo es acerca a la industria con las startups para hacer innovación abierta.

Personal protegido

María Luque es española y estudió Ciencias del Deporte, se dedicaba a hacer rehabilitación deportiva y muchos clientes le solicitaban que los pusiera en contacto con un fisioterapeuta, y aunque tenía muchos amigos que podían atenderlos, no siempre tenían disponibilidad cuando un cliente necesitaba el servicio.

Con el tiempo se dio cuenta que había un hueco gigante entre la demanda que tenía el servicio en las clínicas por parte de deportistas y los terapeutas que trabajaban de manera informal, sin hacer promoción de su servicio, sin darle seguimiento a las citas de tratamiento, etc.

Fue entonces que en 2018 decidió estudiar un máster de negocios y asociarse con Xandra Etxabe, quien la complementaría para que juntas construyeran un plan de negocio y financiero.

Fixme, es una plataforma que buscaba resolver el principal “dolor del mercado”: el servicio a domicilio. “Nuestra oferta de valor es contratar a los fisioterapeutas para formalizar el sector, para que dejen de trabajar en la ilegalidad. Si los fisioterapeutas tienen estabilidad económica, los fidelizamos con la marca y se comprometen más con la calidad del servicio”, explica María.

María asegura que en esta crisis de COVID-19, se pone en evidencia que el modelo de contratación tipo Uber, donde las empresas generar grandes redes de freelances, sólo provoca precariedad para los empleados y en situaciones de contingencia, como ahora, el Estado no puede responderles.

La emprendedora explica que si bien es un alto riesgo tener una nómina grande contratando a los terapeutas, con tecnología están optimizando el control de oferta y demanda, además de tener reportes clínicos de los pacientes para que los fisioterapeutas puedan atender mejor al cliente y así elevar la tasa de retención.

Una vez comprobado su modelo de negocio, María y Xandra iniciaron operaciones en Bogotá, Colombia, donde contrataron a fisioterapeutas y al tercer mes de abrir ya eran rentables.

Hoy esta aplicación tiene 10.000 clientes en total y ha realizado en lo dos años de operación más de 8000 servicios en Madrid y Bogotá. El servicio online que ofrecen actualmente está en toda América Latina.

La oportunidad en el asilamiento

Cuando María escuchó en las noticias en España que todo el país se paralizaría se sintió muy preocupada, sin embargo, al siguiente día se despertó con muchas ganas de salir adelante.

Si bien María tenía en mente hacer las clases vía streaming con fisioterapeutas y entrenadores personales certificados y capacitados para divulgar los entrenamientos, no lo había ejecutado, “siempre hemos hecho cosas en nuestras redes sociales, pero hasta ese día estaban en segundo plano. Facebook e Instagram se han vuelto el campo principal para acercarnos a nuestros clientes, hemos conseguido interacciones, feedback, que conozcan la equipo, la gente misma se ofrece a pagar por las clases”, explica.

A las sesiones en vivo que está realizando Fixme se conectan más de 100 personas y los usuarios les piden más contenido.“Realmente estamos aprovechando la situación actual, tenemos una gran capacidad de ejecución y la hemos sacado en la parte en la que pasamos tiempos más difícil. No estamos despidiendo empleados, al contrario estamos iterando para ofrecer al cliente un producto más enfocado y adaptado a la situación actual de COVID-19”.

Con ayuda de Blackshiip, las emprendedoras lanzarán próximamente un negocio de franquicias digitales por 140,000 pesos mexicanos, que es un 90% más barato porque desaparece la carga económica del local, “la inversión es pequeña y la rentabilidad la van a conseguir más rápido”. Ya vendieron el modelo en Sevilla, España, y en Puebla, México.

Mientras la situación en el mundo mejora para regresar a ofrecer servicios a domicilio, María y Xandra siguen trabajando en ofrecer todas las semanas sesiones de 20 minutos gratuitas vía Zoom. Puedes encontrar los calendarios en sus redes sociales, @fixme.es en Instagram y Facebook, donde ofrecen hasta 4 sesiones diarias de lunes a viernes.

 

 

 

Keep Reading

Latest on Entrepreneur