Para los emprendedores inteligentes, una recesión económica crea oportunidad

El coronavirus está poniendo de cabeza a los mercados globales, pero las recesiones son terreno fértil para la disrupción.
Para los emprendedores inteligentes, una recesión económica crea oportunidad
Crédito: d3sign | Getty Images

Grow Your Business, Not Your Inbox

Stay informed and join our daily newsletter now!
Guest Writer
Co-Founder and CEO of Third Summit
6 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

A medida que el COVID-19 causa estragos a escala mundial, los observadores de los mercados están preocupados por las señales de otra recesión. Hasta el momento, ya se han cancelado grandes conferencias como South by Southwest y Facebook F8. Las aerolíneas están recortando rutas y guardando aviones. Las productoras y startups están postponiendo películas y lanzamiento de productos. Los mercados bursátiles mundiales se han desplomado, evaporando 9 billones de dólares y contando.

Los empresarios se hacen una pregunta inminente: ¿Cómo puedo proteger mi negocio durante estos tiempos de incertidumbre? Es complicado, pero yo creo que hay razones para ser optimistas.

Los economistas han estado asustados durante meses por una posible recesión económica, derivada de una amenaza diferente: una guerra comercial china. Pero incluso el otoño pasado, los líderes de pequeñas empresas no estaban demasiado preocupados. En septiembre de 2019, la Cámara de Comercio de E.U. actualizó su índice de pequeñas empresas, encontrando niveles récord de confianza entre los propietarios de las mismas: la mayoría de los encuestados dijo que tanto su empresa como su economía local gozaban de buena salud.

Más recientemente, Sentieo, una compañía de investigación financiera, estudió a detalle los efectos del brote del coronavirus en el mercado. Sus hallazgos son notables. Si bien el valor de la mayoría de las compañías se derrumbó, encontraron que varias compañías han prosperado, incluidas el software de administración de archivos Atlassian, el software de videoconferencia Zoom, la compañía de atención médica remota Teladoc y el fabricante de bicicletas de ejercicio Peloton.

"Nos dimos cuenta de que esta es la cartera de ‘Trabajar desde casa’", concluyeron los autores del estudio. "Estamos presenciando el movimiento de los precios del mercado en torno a la adopción a gran escala de estas marcas debido al coronavirus”.

Estas son buenas noticias, no sólo para los inversionistas, sino también para los emprendedores. Y yo observo dos grandes aprendizajes del estudio de Sentieo citado arriba.

Abundan las oportunidades para las empresas que permiten el trabajo remoto

Primero que nada, este es el momento ideal para invertir o crear una empresa que fomente el trabajo remoto. El periódico canadiense The Globe and Mail ahondó en la información de Sentieo y en febrero 2020 encontró una oleada de llamadas corporativas de alto nivel que mencionan el trabajo remoto. Hubo más de 100 menciones entre las grandes corporaciones, comparado con un promedio mensual de una sola cifra. Al mismo tiempo, Growrk, una empresa que ayuda a transformar las oficinas caseras en espacios laborales en forma, acaba de salir al mercado hace seis meses. Después del COVID-19, han visto un aumento de diez veces en la demanda de los clientes.

Esto no es nuevo, el trabajo remoto ha sido una tendencia en crecimiento durante años. Pero el miedo ante el COVID-19 aceleró rápidamente su atractivo colectivo. Esto puede ser un punto de inflexión en el futuro del trabajo, alejándonos de los horarios de 9 a 6 y hacia una forma más flexible e independiente. Por ejemplo, el COVID-19 agudizó la realidad de que la mitigación de riesgos —con respecto a los virus pandémicos o a los desastres naturales— es una ventaja que tienen las fuerzas de laborales remotas.

Las recesiones le abren camino a la disrupción

El segundo aprendizaje es que las recesiones pueden crear tremendas oportunidades para la disrupción del mercado. Tras el colapso de 2008, nacieron dos empresas unicornio: Airbnb y Uber, y ambas encontraron formas de ser disrtuptivas en viejos modelos de negocios empoderando a la gente a encontrar nuevas fuentes de ingresos, ofreciendo alternativas creativas, viables y accesibles para los trabajos tradicionales. La economía de los trabajos adicionales siempre ha existido, pero la Gran Recesión la escaló a un nuevo nivel. De pronto, la gente se encontró incapaz de confiar en las instituciones, así que el auto-empleo fue la solución.

Esto no aplica para todas las empresas, pero las recesiones funcionan como “filtros” que dejan atrás a los modelos de negocios débiles y obligan a los líderes a adaptarse.

Aprende a ser ágil con costos más bajos y un producto más deseable

Durante la Gran Recesión, fui testigo de cómo la crisis devastó a la mayoría de las agencias de marketing. Los intereses de las deudas se dispararon. El flujo de efectivo se detuvo. Se redujeron los costos. Miles de personas perdieron su trabajo, con una lucha masiva por trabajar en un campo creativo cada vez más limitado. Según varios estimados, el gasto en anuncios publicitarios en Estados Unidos cayó un 12 por ciento, y a nivel global, la industria vio una caída del 9 por ciento.

Sin embargo, mi empresa Cimaglia Productions tuvo un año excepcional. Tras unos cuantos meses austeros, las marcas regresaron, dándose cuenta de que aún necesitaban generar contenido. A diferencia de una gran agencia de publicidad, yo mantuve nuestros costos bajos y como conocía a una amplia red de creativos (muchos de los cuales de repente se encontraban sin trabajo), logré posicionarnos perfectamente para trabajar tanto con grandes agencias como con marcas multinacionales de forma directa. Entre 2009 y 2019, duplicamos nuestros ingresos.

Esto es lo que aprendí: las grandes empresas sufren en una recesión porque son demasiado dependientes de los fuertes anticipos que genera la inflación de costos. Lo mismo aplica para muchas industrias, incluyendo medios, turismo, finanzas y construcción.

Pero las caídas no duran para siempre. Y cuando la recesión pasa, tu empresa puede estar en posición de aprovechar un nuevo negocio.

Suena contradictorio señalar que las recesiones golpean más duro a los pequeños negocios, a la vez que les crean un terreno fértil a las startups. Pero ambas cosas son ciertas. La diferencia crucial es el enfoque de cada negocio. Para los emprendedores que puedan navegar la tormenta, la volatilidad del mercado global no tiene que ser una amenaza, sino que puede ser una oportunidad.

Keep Reading

Latest on Entrepreneur