5 preguntas que debes hacerte antes de pedir un crédito

Si estás pensando en solicitar un crédito, es de suma importancia que sepas a qué te estás comprometiendo, los requisitos y las responsabilidades que vas a adquirir. Si quieres solicitarlo porque quieres más dinero o porque quieres pagar deudas.
5 preguntas que debes hacerte antes de pedir un crédito
Crédito: Depositphotos.com

Grow Your Business, Not Your Inbox

Stay informed and join our daily newsletter now!
Magazine Contributor
8 min read

This story appears in the April 2020 issue of Entrepreneur Mexico. Subscribe »

El crédito empresarial es un as bajo la manga que pueden utilizar los emprendedores y dueños de negocio para impulsar el crecimiento de su proyecto. Sin embargo, solicitar este tipo de créditos no es un asunto que deba tomarse tan a la ligera como si fuera igual a que te compres una camisa nueva o hasta un auto.

Si estás pensando en solicitar un crédito, es de suma importancia que sepas a qué te estás comprometiendo, los requisitos y las responsabilidades que vas a adquirir. Si quieres solicitarlo porque quieres más dinero o porque quieres pagar deudas, definitivamente debes leer este artículo.

Sólo 15% de los dueños de las pequeñas y medianas empresas (pymes) cuenta con un crédito para potenciar sus proyectos, según un estudio realizado por la plataforma Konfío.

Y no es porque el porcentaje restante no lo haya solicitado, sino porque no cuenta con los requisitos que normalmente piden las instituciones financieras para otorgarlos.

El primer paso que debes entender sobre los créditos para un negocio es que deben utilizarse para incentivar la expansión, el crecimiento en ventas o la simplificación de costos. Si entiendes cómo utilizarlo, podrás llevar tu negocio a la cima. 

Antes de solicitar un crédito, puedes hacerte las siguientes preguntas:

¿Realmente necesito un crédito? Aunque parezca algo obvia esta pregunta, es importante que te des cuenta si realmente lo necesitas. Aquí es cuando puedes echar a andar tu creatividad e inventiva para apalancarte en otros recursos antes de pensar en un crédito. 

¿Tengo estabilidad económica? Así es, debes asegurarte si podrás pagar mes con mes el préstamo con todo y los intereses. Si te presentas ante una institución financiera y tienes nula estabilidad económica, lo más seguro es que te lo nieguen.

“Las personas que no saben qué hacer con su dinero, se lo gastan; las personas que saben qué hacer con él, lo invierten y generan riqueza.”

Alejandro Saracho, CEO de Reconfiguración financiera

¿Voy a utilizar mi crédito para pagar deudas o para generar más dinero? Hay algo que llamo Ciclo Destructivo de Riqueza, que es cuando caes en el remolino de utilizar la deuda para pagar tus gastos.

Si el crédito lo vas a utilizar para adquirir cosas que se van a devaluar o para pagar deudas que no te generarán más dinero a la larga, tendrás una deuda destructiva.

¿Mi negocio ya está formalizado? Si no es así, ten por seguro que te negarán el crédito. Para formalizarte debes llevar a cabo todos los trámites correspondientes que avalen la legitimidad de tu negocio.

¿Conozco el estado financiero de mi negocio? Si sabes de qué te estoy hablando, ¡excelente!, y si no sabes qué es un estado financiero, vas por muy mal camino como dueño de negocio. El dato es grave: ocho de cada 10 dueños de negocio no conocen el estado financiero ni saben adónde se va el dinero, principalmente porque mezclan los gastos del negocio con sus gastos personales, ¡y este es uno de los peores errores que puedes cometer!

Algunos tipos de financiamiento

Antes de irte por la primera opción de financiamiento que se te presente o que te recomienden, echa un vistazo a las distintas alternativas que hay en el mercado y analiza los pros y contras:

Financiamiento bancario. Este es uno de los créditos más comunes y que con mucha frecuencia se toma como la primera opción. Es el tipo de crédito que otorgan las instituciones bancarias.

Fondos gubernamentales. Estos financiamientos son otorgados por el gobierno para incentivar el crecimiento de las pymes. Dentro de este rubro hay diferentes opciones, según el tamaño de tu negocio.

Inversionistas ángeles. Esta opción se trata de asociaciones o “clubes” de inversionistas que están buscando dónde invertir su capital. Ellos ponen las reglas y se involucran en la operación de tu negocio. Esto no quiere decir que ellos serán los tomadores de decisiones ni que el negocio sea suyo, sino que estarán al pendiente de que todo marche de forma correcta. Esto no es un préstamo tal cual; es una opción que busca fomentar el crecimiento y generar capital para los inversionistas.

Venture capital. También es conocido como capital de riesgo. Es un financiamiento que los inversionistas dan a las startups que consideran tienen potencial de crecimiento a largo plazo.

La opción fintech. Hoy en día un modelo que se hizo muy popular para pedir créditos son las fintech. Si no estás familiarizado con este término, te cuento brevemente: Hasta hace unos años, los créditos normalmente se solicitaban a través de los bancos, lo cual implicaba mucho proceso burocrático y largas filas. En los últimos años, gracias a los avances tecnológicos, el sector financiero ha logrado dar un gran salto en cuestión de procesos, que se han hecho más eficientes y han sido optimizados. Es así como nace la industria fintech, en la cual las empresas usan la tecnología para brindar mejores servicios financieros de una manera más ágil y cómoda para los usuarios. Las entidades de fintech en México ya están reguladas y es algo que está ganando popularidad tanto en el país como en el resto de América Latina. 

Si tienes dudas respecto a que entidades se encuentras reguladas, puedes ingresar directamente a fintechmexico.org para que verifiques quiénes son sus afiliados y todo respecto a su marco legal.

Las letras chiquitas

Sin embargo, considero que la pregunta más importante al pensar en solicitar un crédito tanto con la banca tradicional como con empresas fintech es: ¿Qué debo tener en cuenta al momento de adquirir un crédito?, ¿cuáles son los factores que debo tener presentes?

Muchas veces pensamos que son las “letras chiquitas” que no leemos las que nos meten en problemas de endeudamiento, pero se trata de algunos datos básicos de cualquier crédito que debes tener claros antes de tomar la decisión. 

Antes que nada, revisa las comisiones. Por el simple hecho de obtener un crédito (son conocidas como comisiones por apertura), tanto los bancos como las fintech las cobran.

Hay algunas instituciones que cobran entre 12% y 15% de comisión por apertura, y debes tomar en cuenta que esto puede hacer más grande la deuda y que a largo plazo puede dificultarse al momento de pagar.

El segundo punto es que debes conocer las tasas y comisión anual; no te enfoques sólo en las tasas mensuales. 

También es vital que verifiques la legalidad y regulación de la institución financiera con la que te interesa obtener el crédito. Y, por último, también toma en cuenta los plazos para liquidar tu deuda. Debes buscar que estos plazos no comprometan tu flujo de efectivo y que no pongan en riesgo la liquidez del negocio. 

Antes de tomar la decisión de pedir un crédito, revisa el artículo hasta que estés claro en todos los puntos. Si tienes alguna duda, acércate a las instituciones que te puedan apoyar en el proceso.

Puedes hacer una lista de los pros y los contras para tu negocio al solicitar un crédito. De esta manera te darás cuenta si te hace sentido obtener uno.

No asumas compromisos para los cuáles consideres que no estás listo.

Piensa antes de actuar, con la cabeza fría y no con las emociones, pues como siempre digo: “Cuando la emoción sube, la inteligencia baja”. Y esto puede poner el futuro de tu negocio y el tuyo en riesgo. 

Keep Reading

Latest on Entrepreneur