¿Crees que ser amigo de tus empleados los motivará a ir más allá? Piénsalo de nuevo

Tener una excelente relación personal con tus empleados no siempre equivale a una excelente relación de trabajo.
¿Crees que ser amigo de tus empleados los motivará a ir más allá? Piénsalo de nuevo
Crédito: Maskot | Getty Images

Grow Your Business, Not Your Inbox

Stay informed and join our daily newsletter now!
Guest Writer
Assistant Professor of Management at Syracuse University
5 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

A medida que las organizaciones buscan seguir siendo relevantes e innovadoras, es cada vez más necesario encontrar maneras de hacer que los empleados expresen sus opiniones, ideas novedosas e incluso sugerencias críticas para mejorar el entorno laboral.

La sabiduría convencional sugiere que una de las mejores maneras de lograr que tus empleados den sugerencias y expresen sus preocupaciones es creando un sentido de confianza, respeto y seguridad mutua. En otras palabras, nutriendo una relación cercana con tus empleados. Y en algunos casos esto es cierto. Por ejemplo, en las investigaciones que hemos hecho, mis colegas y yo hemos descubierto que una de las mejores formas en las que los líderes pueden lograr que sus empleados sean más creativos, innovadores y dispuestos a compartir sus ideas es desarrollando una relación de calidad con ellos.

Pero los líderes también deberían estar conscientes de que puede haber límites a los beneficios de construir una buena relación con sus empleados. En un estudio reciente que publicamos en el Journal of Occupational and Organizational Psychology, descubrimos que los líderes que fomentan una relación demasiado cercana con sus empleados pueden desanimar a estos miembros de contribuir activamente al éxito de la empresa a través de sus ideas y sugerencias innovadoras.

Aquí te dejamos tres tips para asegurar que la relación que tienes con tus empleados sea útil, en lugar de perjudicial, para su productividad.

1. Mantén a tus amigos cerca, pero a tus empleados… un poco menos cerca

Una razón por la cual una buena relación con tus empleados puede aumentar su disposición a dar un paso más por tu empresa es que ésta puede ofrecerles las habilidades y el apoyo necesarios para tomar la iniciativa y abogar por un cambio en el ambiente. Por lo general, los empleados que tienen una relación cercana con su jefe disfrutan de ciertos privilegios que no están disponibles para otros miembros del equipo, como mayor flexibilidad para hacer su trabajo, acceso a información valiosa o entrenamiento adicional. Como sugieren las investigaciones, estos privilegios pueden ayudar a estos empleados de confianza a madurar y crecer dentro de su puesto, así como a sentirse más preparados para hablar sobre sus ideas y ser los campeones del cambio constructivo y el crecimiento de la empresa.

Pero antes de irte a tomar una cerveza con tus empleados, puede que te convenga considerar las desventajas de las relaciones entre jefes y empleados. Específicamente, nuestros resultados sugieren que entre más crece la relación entre empleados y líderes, los primeros pueden empezar a priorizar esta relación por sobre la responsabilidad que tienen con la empresa. En otras palabras, los empleados pueden empezar a enfocarse más en mantener la relación con sus jefes, destinando menos atención a conceptualizar y comunica ideas que aporten a la compañía.

2. Sé explícito con tus expectativas

Aunque una relación demasiado cercana con tus empleados puede disuadirlos de contribuir al éxito de la organización, hay pasos que puedes seguir para asegurarte de aprovechar al máximo a estos miembros. Un buen lugar para empezar es comunicando claramente tus expectativas. Parte de la razón por la que los empleados pueden abstenerse de expresar sus ideas y preocupaciones a un líder con el que comparten una relación sólida es que pueden preocuparse de arriesgar la relación al molestar o abrumar al líder. Así que una forma de asegurar que estos empleados sigan diciendo lo que piensan es haciéndoles saber que valoras y quieres escuchar lo que tienen que decir. Tal como sugieren nuestros resultados, no importa qué tan fuerte sea la relación de un jefe con sus empleados, éstos siempre estarán dispuestos a ofrecer sus pensamientos y sugerencias innovadoras si el líder se los pide explícitamente.

3. Ten cuidado con el efecto de espectador

Generalmente, cuando los empleados ven a otros compartir sus ideas, están más dispuestos a compartir las suyas porque se sienten seguros de expresar sus pensamientos y sugerencias. Pero aunque la presencia de otras personas expresando sus ideas puede indicar un entorno psicológicamente seguro, también puede generar el efecto espectador, desalentando a tus empleados más cercanos de expresarse. Por ejemplo, nuestros resultados sugieren que cuando otros expresan sus ideas en un ambiente laboral, los empleados cercanos al jefe sienten que es más fácil diluir su responsabilidad de expresarse y se enfocan más en las necesidades del líder. Para combatir el efecto espectador, asegúrate de informar a tus empleados, sobre todo a los que son más cercanos a ti, de que tus necesidades y las necesidades de tu empresa son las mismas.

Establecer una buena relación con tus empleados puede ser una gran forma de fomentar su creatividad y disposición para expresar sus ideas, siempre y cuando puedas evitar los efectos secundarios negativos. Incorporar las sugerencias ofrecidas aquí puede ayudarte a asegurar que obtengas lo mejor de estas relaciones.

Keep Reading

Latest on Entrepreneur