¿Tu equipo está por 'tirar la toalla'? Estas son las acciones para evitar que se desgasten por el exceso de trabajo

El desgaste puede manifestarse diferente para todos, pero puede presentar síntomas como problemas para dormir y falta de motivación.
¿Tu equipo está por 'tirar la toalla'? Estas son las acciones para evitar que se desgasten por el exceso de trabajo
Crédito: Depositphotos.com

Grow Your Business, Not Your Inbox

Stay informed and join our daily newsletter now!
7 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

El desgaste laboral es un tipo especial de estrés relacionado con el trabajo: un estado de agotamiento físico o emocional que también implica una menor sensación de logro y pérdida de identidad personal. El desgaste puede manifestarse diferente para todos, pero puede presentar síntomas como agotamiento, problemas para dormir, falta de motivación, dolores de cabeza o sentimientos negativos relacionados con proyectos o trabajos.

Te hago las siguientes recomendaciones con base en información de Mayo Clinic para obtener más detalles sobre cómo detectar el desgaste laboral, apoyar a tus equipos y ayudarlos a evitar el agotamiento:

1. Adoptar un horario flexible

No esperes que todos trabajen el mismo horario que hicieron mientras estaban en la oficina. Los empleados apreciarán que confías en ellos para administrar su tiempo y carga de trabajo de manera efectiva. También disfrutarán de la tranquilidad al saber que reciben apoyo en sus esfuerzos por equilibrar sus demandas laborales y domésticas.

2. Proporcionar equilibrio entre el trabajo y la vida

La situación actual ha difuminado la línea que separa la vida en el hogar y la vida laboral, así que deberás ayudar a tus empleados a hacer un esfuerzo consciente para establecer un equilibrio entre los dos, estos son algunos ejemplos:

  • Anima a tus equipos a establecer límites sobre cuándo comienzan y terminan sus días. Esta transición al trabajo en casa de por sí requiere acoplamiento; deja claro que no esperas que empiecen a trabajar en el momento en que se levanten o permanezcan en línea durante todo el día.
  • Promueve en tus equipos evitar las reuniones antes de las 9 a.m. para que todos tengan tiempo suficiente para comenzar el día, eviten las reuniones del mediodía para que todos puedan tener tiempo para comer y alejarse de sus escritorios, y evitar las reuniones después de las 6 p.m. para que todos tengan la oportunidad de desconectarse y re-energizarse para el día siguiente.
  • Acorta los tiempos de reunión para dejar libre a tu equipo algunos minutos. En lugar de una reunión de una hora, hazla de 50 minutos y reduca las reuniones de 30 minutos a 25 minutos.
  • Antes de poner una reunión en el calendario, considera si pudiese ser más eficiente un intercambio rápido de ideas a través de plataformas de mensajería instantánea (Skype, Hangouts, WhatsApp, etc.)
  • Elije un día de la semana e instituye que no haya ninguna reunión ese día.
  • Liderea responsablemente. No envíes correos electrónicos de madrugada, por la noche o fines de semana y si puedes evita los mensajes ambiguos, o tus equipos se sentirán obligados a responder a todas horas.
  • Comprende si los miembros de tu equipo no pueden asistir a las reuniones y si hay distracciones en segundo plano.

3. Tener un espacio dedicado al trabajo

Todos estamos acostumbrados a la rutina de ir a una oficina todos los días, así que quedarse en casa durante horas sin duda se siente un poco extraño. Para ayudar, procura tener un espacio dedicado al trabajo, ya sea una oficina en casa que ya tienen o la mesa del comedor. Delimitar ese espacio puede ayudar a compaginar el "trabajo" frente al "hogar". Permite a los empleados tiempo para crear este espacio durante las horas de trabajo.

4. Ayudar a los empleados a priorizar su salud y bienestar

Trabajar desde casa naturalmente hará que algunos empleados se vuelvan locos. Comprensiblemente, la ansiedad también puede ser alta para la gente. Adicionalmente el hecho de que trabajar en la oficina naturalmente alienta una cierta cantidad de caminatas (para almorzar, reuniones y escritorios de compañeros de trabajo) y muchos de nosotros estamos haciendo menos de eso en casa. Se debe alentar a los empleados para dedicar tiempo a su salud y bienestar, empoderándolos para que lo hagan como parte de sus horas de trabajo básicas. Algunos ejemplos son:

  • Ejercítate y mantente activo: Esto no sólo es bueno para la salud física, sino también para la salud mental. Periódicamente, levántate y muévete por tu casa. Caminar, estirarse, sentadillas o saltos, lo que mejor te funcione para reducir o aliviar el estrés. Mientras que los gimnasios pueden estar cerrados, muchos están ofreciendo transmisiones en vivo gratis o entrenamientos basados en aplicaciones, así que echa un vistazo en línea para ver lo que está disponible.
  • Toma aire fresco: En la medida de lo posible da una breve caminata al aire libre, solo recuerda evitar las multitudes y mantener la distancia recomendada de metro y medio con otras personas.
  • Haz cosas que te generen satisfacción: Participa en actividades que beneficien tu bienestar, te traigan alegría y te distraigan de los desafíos existentes. Esto podría incluir meditación o yoga, a menudo ofrecido sin conexión en línea. También puedes disfrutar de la lectura, proyectos de arte, cocinar con nuevas recetas, ejercicios de respiración, escuchar un podcast o música relajante. Explora las redes sociales y únete a grupos de tu interés para conectar con otras personas que compartan intereses similares.

5. Fortalecer la conectividad social/emocional

Es importante reservar tiempo al final de la semana y breves lapsos durante las horas laborales, para conectarse con compañeros de trabajo y amistades. Disfruta de juegos, haz una happy hour virtual, organiza una videollamada para ver juntos esa serie que tiene a todos enganchados, o establece retos saludables con otras personas.

Lo que sea que el equipo elija, la idea es que todos tomen un descanso del trabajo y compartan algunas risas y se conecten entre sí igual que como lo harían en la oficina.

6. Hacerse visible y reconocer al equipo

Asegúrate de hacerte visible con los miembros de tu equipo y de seguir reconociéndolos por sus esfuerzos. Palabras tan simples como estas pueden llegar muy lejos: "Aprecio tu trabajo en esto", "Me gusta mucho cómo lo hiciste", "Es bueno escuchar tu voz" o "¿Hay algo que pueda hacer para apoyarte?"

También puedes hacer que otros líderes se unan a la reunión de tu equipo para dar un saludo rápido y para compartir algunas palabras de aliento y felicitaciones.

7. Busca signos de agotamiento con tu equipo

Asegúrate de tener revisar periódicamente a tu equipo a través de conversaciones uno a uno, correos electrónicos u otros métodos. Presta atención a tus empleados y si ves signos de agotamiento, está ahí para ellos. Habla con ellos para comprender mejor los desafíos que enfrentan y encontrar maneras de apoyarlos. Si necesitas ayuda, comunícate.

Sigue ahí para tus equipos, ¡manténganse seguros y saludables!

Keep Reading

Latest on Entrepreneur