No te pierdas en el hilo negro de las decisiones, aprende a buscar ayuda

En estas épocas de crisis tenemos menos opciones para encontrar el hilo negro por nuestros propios medios, simplemente porque no HAY TIEMPO, necesitas tomar decisiones acertadas lo más pronto posible.
No te pierdas en el hilo negro de las decisiones, aprende a buscar ayuda
Crédito: depositphotos.com

Grow Your Business, Not Your Inbox

Stay informed and join our daily newsletter now!
7 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

En los 14 años que tengo asesorando empresarios me he dado cuenta de que hay una relación directa entre el éxito de un empresario y su capacidad para aprender cosas nuevas relacionadas con su negocio.

Este aprendizaje generalmente lo hacemos a prueba y error, hay algo muy satisfactorio en hacer nuestros propios descubrimientos, y cuando iniciamos un negocio la mayoría de las cosas que hacemos en él, son hallazgos propios, y estos nos llenan de gusto.

Además, un aprendizaje logrado a través de una vivencia (experiencia) es algo que se queda para siempre.

El problema de aprender así es que: TOMA MUCHO TIEMPO.

A principios de año, mi esposa y yo decidimos empezar a recoger bellotas caídas en un parque que frecuentamos con la intención de plantarlas y tener eventualmente algunos arbolitos.
Foto: Depositphotos

¿Qué tan difícil puede ser sembrar una bellota?

De las 10 que sembramos solo una “germinó”, nosotros obviamente no esperábamos eso.

Esperábamos que las 10 hubieran germinado, y no teníamos ni idea de que habíamos hecho mal:  Tomamos las bellotas, las pusimos en una maceta con tierra que habíamos comprado en un vivero, las enterramos y les echamos agua… 

¿Qué más debimos de haber hecho? Si es una de las cosas más antiguas que hacemos como humanos (sembrar semillas) y es de lo más sencillo y lógico del mundo, es algo que desde kinder solíamos hacer con frijolitos, y en esto tan sencillo y tan lógico habíamos fallado.

Yo no quería darme por vencido y mi plan era volver a sembrar otras 10 bellotas pero ahora ponerles un poco más de agua. Bárbara (mi esposa) no estuvo tan de acuerdo y sugirió que mejor investigáramos cómo hacerlo en Internet.

Yo me quería morir, ¿cómo es que vamos a investigar cómo sembrar una bellota? ¡No puede ser que no podamos resolver algo tan sencillo como la siembra de una bellota sin ayuda!

La cosa ya era pleito marital, y acordamos que ella haría lo que quisiera con sus bellotas y yo lo mismo con las mías, ¿cómo iba a ser posible que alguien me dijera como sembrar una bellota (haciendo alusión al frijol del kinder) si es lo más sencillo del mundo? Decía para mis adentros.

Y así pasó el tiempo. Tres semanas después mi mujer tiene 13 plantitas y yo tengo una y está a punto de morir.

Lo primero que mi mujer descubrió es que las bellotas tienen más posibilidades de germinar si tienen poco de haber caído del árbol, como nosotros no sabíamos cuando habían caído del árbol se puede suponer que ya tenían un rato. Así que alguien en Internet le recomendó que pusiera todas las bellotas en un recipiente con agua, las que floten ya no sirven (obviamente yo no hice eso y sembré todas).

Lo segundo que descubrió fue que, si les quitas un pedazo de rabo con unas tijeras o un cuchillo, la bellota tarda menos en germinar, por supuesto yo no hice eso y las sembré así como estaban.

Lo tercero es que, si las pones en un recipiente con algodón muy húmedo y las dejas en un lugar cerrado y obscuro, las bellotas germinarán más rápido y después las puedes plantar, yo las puse directo en tierra mojada.

Y por último mi mujer las dejo en el lugar cerrado (ya puestas en tierra después de germinadas) con suficiente agua durante una semana antes de ponerlas a la luz del sol, ya ni que decir de lo que yo hice.

Mi punto es el siguiente:

Yo hubiera podido llegar al mismo punto que llegó  Bárbara, yo hubiera podido descubrir que se les corta el rabo, que las que flotan no sirven, que germinan en la oscuridad etc, etc, etc. Pero descubrir todo esto me hubiera tomado un par de años cuando menos y hubiera consumido mucho esfuerzo en ello. 

A mi mujer le tomó 15 minutos adquirir ese conocimiento y ponerlo en práctica le ha de haber tomado cuatro horas en total.

Aprender por experiencia no requiere que inventemos el hilo negro, pero creo que eso es justamente lo que hacemos cuando iniciamos un proyecto, un negocio o nos enfrentamos a una crisis, queremos encontrar por completo el hilo negro por nuestra propia cuenta.

El aprendizaje se da con la experiencia, y esta se basa en experimentar, lo que se puede hacer a través de un video o leyendo un libro. 

Hoy estamos viviendo una crisis que podría tener consecuencias catastróficas para muchos negocios en el mundo, un empresario tiene menos tiempo para encontrar el hilo negro, en otras palabras, no tenemos años para descubrir que las bellotas que flotan no sirven, necesitamos un atajo.

Hoy, casualmente, vivimos en la época en donde más libros, más videos, más tutoriales, más artículos, más conocimiento existe al menor precio posible.

Basta con que abras YouTube y busques algo así como: “las mejores inversiones para sobrevivir una crisis”, “cómo puedo vender por Internet” o “cómo puedo hacer publicidad en Google” y te encontrarás con un sinfín de información que puedes poner en práctica; o… puedes gastarte unos años de tu vida tratando de encontrar el hilo negro, tú eliges.

En una crisis tenemos menos opciones para encontrar el hilo negro por nuestros propios medios, simplemente porque NO hay tiempo, necesitas tomar decisiones acertadas lo más pronto posible.

Aprende a buscar ayuda, a leer algún libro, a descargar algún curso o buscar tutoriales en Internet, no para que los tomes al pie de la letra, sino para que los utilices de guía, experimentes sobre lo que ellos ya descubrieron y construyas sobre un hilo negro ya encontrado.

Por experiencia propia (escribí un libro sobre cómo delegar) te puedo decir que lo que contiene un libro de esta naturaleza equivale a años de prueba y error. Tu podrías adquirir dicho conocimiento por una cantidad ridícula de dinero (150 pesos) y en menos de un mes estar casi a la altura del autor.

Deja de buscar el hilo negro por completo, dedícate a construir sobre hilos negros ya encontrados. No tienes tiempo.
 

Keep Reading

Latest on Entrepreneur