Así es como el COVID-19 ha modificado nuestros hábitos de consumo

El comercio electrónico llegó para quedarse tras la epidemia por el coronavirus, que también ha modificado el gasto en los bienes que adquiridos.
Así es como el COVID-19 ha modificado nuestros hábitos de consumo
Crédito: Depositphotos.com

Free Book Preview Ultimate Guide to Social Media Marketing

This book takes readers through a 360-degree perspective of social media marketing in businesses.
5 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Sin duda, la crisis sanitaria por el COVID-19 vino a cambiar nuestra vida y nuestros hábitos de consumo. Muchos de los antiguos patrones han sido modificados de manera permante, señalan los expertos.

Un estudio de Mckinsey and Company, realizado entre el 10 y el 17 de abril,  detalla que el comportamiento del consumidor mexicano en la llamada “Era COVID”. Ahí se señala que debido al confinamiento los consumidores esperan reducir su frecuencia de viajes, visitas a centros comerciales y eventos sociales después de COVID.

Se espera que los patrones de compra cambien después de la contingencia. Una investigación realizada por Atlantia Search durante el mes de marzo señala que frente al brote del coronavirus, las tiendas de autoservicio son las más afectadas. Más de la mitad de personas que realizaban compras de despensa ahí habitualmente dejarán de hacerlo, migrando hacia tiendas de abarrotes, mercados, tianguis, tiendas de precio bajo, farmacias con super y canales digitales.

El uso de plataformas de servicios de delivery también se ha incrementado, siendo las personas más jóvenes y las del NSE-C las que principalmente han comenzado a preparar sus propios alimentos, mientras que a mayor nivel socioeconómico se incrementó el uso de servicios de delivery

Mckinsey and Company adelanta que la comprar en supermercados muestra una intención negativa del 12% en visitas posteriores a la crisis.

El gasto en los bienes que adquirimos ha cambiado drásticamente: por ejemplo en productos no esenciales, como electrodomésticos, respecto a los que se está viendo una intención negativa de compra a corto plazo de hasta 75%; mientras que el adquirir comestibles y productos para el cuidado del hogar ha aumentado hasta en un 61%.

“En este momento donde el mundo enfrenta esta situación adversa ante el COVID-19, las personas entrevistadas en México toman en cuenta principalmente tres atributos al elegir los productos: precio, calidad de los ingredientes y caducidad del producto”, dice Atlantia Search al recomendar consider estos aspectos en las estrategias de comunicación de las empresas para lograr un mejor match con los consumidores.

La alta volatilidad de la demanda está provocando un cambio de marcas, el 46% de los consumidores han probado otras opciones, impulsados por la falta de disponibilidad de sus productos habituales, aunque sólo el 9% cambiará su preferencia al terminar la contingencia, dice McKinsey.

Alimentos empaquetados

Atlantia Search señala que, en estos momentos de crisis, los productos enlatados como chiles, fríjoles y atún son de los más consumidos. Este último es el que mayormente aumentará su consumo.

Otros productos que no son consumidos actualmente, pero que cuentan con un gran potencial son las sopas enlatadas, fruta en lata, pescados y mariscos enlatados, pollo y pescado empanizado o congelado, verduras congeladas, pizza congelada, alitas congeladas, carne deshebrada lista para comer, platillos instantáneos, entre otros

Comercio en línea

McKinsey añade que la demanda de servicios de streaming y de juegos en la red han aumentado. Lo mismo ha sucedido con categorías como comida a domicilio, supermercados, productos para el aseo del hogar, medicamentos y mascotas, que están generando nuevos compradores por internet.

Jaime Márquez Poo, director de desarrollo de negocios de la empresa STP, dice que debido al confinamiento, el pago o contratación de servicios online también adquieren nuevos usuarios, especialmente servicios de banca por Internet, entretenimiento y pago de servicios (luz, agua, gas) y telefonía. 

Por su parte, en su análisis, Impacto COVID-19 en venta online México, la Asociación Mexicana de Ventas Online (AMVO), detalla que las tres principales razones por las que los consumidores prefieren comprar en línea son: el 55% de las personas no quiere salir de su casa por la contingencia, 48% quiere evitar las aglomeraciones en tiendas físicas y un 35% de los consumidores indican que en internet han encontrado más y mejores ofertas.

Para Márquez el 72 % de las personas que han comprado o pagado, por primera vez, un servicio a través de internet, debido a la pandemia, seguirán usando está vía para realizar la misma operación al terminar el confinamiento, “una de las razones por las que las personas seguirán usando estos métodos de pago o compra se deberá a que podrán comprobar que el comercio electrónico es muy seguro, antes de esta situación muchos preferían hacer este tipo de compras o pagos de manera física debido a que desconfiaban de hacerlo online, ahora que es la única manera que muchos tienen de hacerlo se dan cuenta que sus datos están muy bien protegidos”.

Marcas aliadas

Finalmente, ¿cuáles son las marcas consideradas como aliadas durante este momento de crisis? Atlantia Search señala que una de cada cinco personas mencionó que ante la crisis no tenía en mente ninguna marca en particular como aliada de su economía.

Marcas como La Costeña, Herdez y Dolores, que cuentan con productos enlatados, se posicionaron como aliados, destacando La Costeña en primer lugar con el 27% de las preferencias. Bimbo y La Moderna se colocaron en el quinto y sexto lugar del Top of mind, mientras que Coca Cola se integró a la lista de los 10, sacando a Bachoco.

Keep Reading

Latest on Entrepreneur