Mentalidad de base cero, la nueva forma de plantearse la rentabilidad de las empresas

Desarrollar una perspectiva enfoque base cero permite obtener una visibilidad exhaustiva del gasto y canalizar el ahorro para reinvertirlo en actividades que impulsen el crecimiento.

Por
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Gracias a la tecnología y las startups, la velocidad del cambio nunca será tan lenta como lo es en la actualidad. Para sobrevivir, las empresas deben de enfocarse en la parte de inversión no rentable e incompatible con estrategias susceptibles de alcanzar los objetivos futuros de crecimiento.

Depositphotos.com

La mentalidad de base cero es un nuevo enfoque más integral que el presupuesto de base cero. Afecta a los beneficios, el crecimiento, la sostenibilidad y la confianza; desarrollar una perspectiva enfoque base cero permite obtener una visibilidad exhaustiva del gasto y canalizar el ahorro para reinvertirlo en actividades que impulsen el crecimiento.

La mentalidad de base cero consiste en aumentar la agilidad ejecutando intervenciones en cuatro áreas:

  1. El gasto de base cero permite a las organizaciones identificar el consumo discrecional de gastos generales no ejecutados a través de una visión única que facilita una visibilidad minuciosa del costo. Esto permite a los directivos tomar decisiones adecuadas que cambien la cultura de la organización, liberando fondos adecuados para ser destinados a iniciativas de crecimiento, mejora de capacidades y mejora del EBIDTA.
  2. La organización de base cero diseña la organización desde cero para que el talento laboral que no contribuye a alcanzar los resultados deseados adquiera las capacidades necesarias para lograr la excelencia en el futuro.
  3. La administración de base cero optimiza el marketing, las ventas, el servicio al cliente y la estrategia de fijación de precios para ofrecer una economía optima en el ámbito de las relaciones con los clientes.
  4. La cadena de suministro de base cero identifica el costo de venta teórico y las oportunidades de reducción de costes en tres elementos clave –precio, rendimiento y generación de valor–, al tiempo que se reduce la complejidad de productos y servicios.

Para las empresas que buscan ganar agilidad para prosperar en lo “nuevo normal”, donde el caos es la norma y la capacidad de pivotar a las nuevas demandas del mercado es un requisito previo, una mentalidad basada en cero es imprescindible. A través de ella, las empresas impulsan la rentabilidad, el crecimiento, la confianza y la sostenibilidad, alcanzando niveles sin precedentes de competitividad.

Ingresa Ahora