Esta emprendedora te invita a conocer 'el lado B' de México

Totonal es el único touroperador con una certificación internacional en temas de sostenibilidad. Su fundadora, Marisol Herrera, te lleva a explorar una parte rica y poco conocida del país.
Esta emprendedora te invita a conocer 'el lado B' de México
Crédito: Isaac Alcalá

Grow Your Business, Not Your Inbox

Stay informed and join our daily newsletter now!
7 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

En la península de Yucatán, al sur de Quintana Roo, hay una comunidad llamada Chunhuhub. Ahí́ puedes dormir en una cabaña maya y al día siguiente hacer un recorrido por la selva, al tiempo que convives con una familia local que te explica cómo sacan la resina de los árboles de chicozapote, con la que se produce el chicle natural, un producto que se consume en todo el mundo.

La experiencia es posible gracias a la agencia de viajes Totonal, palabra náhuatl que significa “nuestro sol, nuestra energía, nuestro destino”. La empresa fue fundada por Marisol Herrera en 2012. Su sede está en Playa del Carmen, Quintana Roo, un destino muy demandado internacionalmente, que, además, tiene muchas iniciativas de turismo comunitario, rural y cultural El primer mercado de Totonal es Francia (55%), donde Marisol vivió́ varios años. Le siguen Norteamérica (25%), otros países europeos (15%) y Latinoamérica (5%), que incluye al turista nacional. Sus canales de ventas son plataformas digitales que se encuentran en Estados Unidos, Francia, España, Alemania e Inglaterra.

Marisol estudió relaciones internacionales en el Tecnológico de Monterrey. Cuando regresó de Francia tuvo un empleo en la Secretaría de Desarrollo Económico (Sedeco) en el área de inversiones extranjeras en su natal Veracruz. Corría el 2004. En aquel tiempo no había una Secretaría de Turismo en ese estado, por lo que todo lo relacionado con el tema dependía de la Sedeco.

De forma paralela, por su cuenta empezó a conocer iniciativas de turismo comunitario y se percató de que a lo largo de los años han existido apoyos gubernamentales para este tipo de proyectos. Además, su curiosidad por profundizar en el tema de los viajes culturales la llevó a visitar comunidades totonacas y popolucas al norte y sur de Veracruz. Dice que esto fue algo que le dio mucha luz al sentirse enriquecida de estar en lugares poco conocidos y con personas valiosas.

Foto: Depositphotos.com

Encontrar su vocación
En ese tiempo, Marisol pertenecía a un grupo de danza de tradición mexica y también aprendió́ náhuatl. A través de la lengua comenzó́ a enamorarse de los pueblos mexicanos. Al mismo tiempo, no se sentía contenta trabajando en el gobierno por la fuerte burocracia que allí́ había, y empezó́ a cuestionarse lo que realmente quería hacer profesionalmente.

Marisol decidió́ renunciar a su empleo gubernamental y consiguió́ una beca para regresar a Francia a estudiar un diplomado en gestión del turismo cultural, en la Universidad Sorbona de París.

Ahí́ empezó́ a darle forma a lo que hoy es Totonal. “Tenía claro que lo que yo quería era construir experiencias que le permitieran a otros conocer nuestro México maravilloso”, comenta.

Al regresar de Francia a Veracruz siguió́ capacitándose con diversos cursos en línea y fundó Totonal en 2012. Y, sola, comenzó́ a promover sus viajes. “Agarraba mi coche y me iba a buscar clientes. El primero fue la Universidad Veracruzana”, recuerda. Luego, la Secretaría de Turismo y Cultura (que ya había sido creada en la entidad) se enteró de que Marisol estaba promoviendo viajes a comunidades rurales y la llamaron para atender a periodistas.

Un momento clave fue cuando recibió́ a un grupo de agentes de viajes internacionales que asistieron a la primera edición de Adventure Travel Mexico (Atmex), que se realizó en Veracruz. Entre estas agencias, una española le dijo: “Oye, lo que tú haces es turismo sostenible”, recuerda. “Ese encuentro abrió́ mi perspectiva y supe ponerle nombre a todo lo que yo hacía. Por eso mi proyecto comenzó́ a crecer.”

El reto que enfrentó esta emprendedora es que Veracruz no es una región globalmente conocida. Así que comenzó́ a viajar por el país para conocer iniciativas de turismo comunitario, rural o cultural. De esta manera pudo armar rutas por el centro y sur de México.

En un inicio, Marisol hacía de todo: era la guía, la promotora y la administradora. Ahora ya cuenta con 17 empleados. En 2019, Totonal generó una derrama de 17.5 millones de pesos de toda su cadena de proveedores, entre ellos: hoteles, restaurantes, guías, renta de autos, actividades turísticas, entre otros. El 11% de esa venta va directamente a las comunidades rurales, asegura.

Un paso adelante

Tres cosas hizo esta emprendedora para que su proyecto creciera: El mismo año en que arrancó su empresa la registró ante la Secretaría de Turismo para cumplir con todos los requisitos. En 2016 logró un recurso económico del extinto Instituto Nacional del Emprendedor (Inadem), que le ayudó a asistir a ferias turísticas en Francia, y en 2017 certificó a Totonal internacionalmente como touroperador sostenible con Travelife. En México prácticamente no hay otra agencia de viajes certificada en temas de sustentabilidad.

En enero del año pasado, Marisol fue la única mexicana que recibió́ un reconocimiento en la Feria Internacional de Turismo (Fitur). De entre más de 250 proyectos globales, Totonal quedó entre los 10 finalistas por trabajar en el desarrollo socioeconómico de las comunidades locales.

En 2014, la Organización Mundial del Turismo (OMT) consideró a Totonal como un caso de éxito por implementar la sostenibilidad y la conciencia social. De hecho, la historia de está agencia de viajes mexicana salió́ publicada en la revista oficial de la OMT. “Es un gran reto ver qué herramientas hacen tangible el turismo sostenible, lo cual es una filosofía que compromete tanto al proveedor como al viajero a ser conscientes y justos el uno con el otro.”

Desde hace dos años, Marisol empezó́ a replicar su modelo de negocios como touroperadora en España bajo la marca GenuineSpain. “Es un modelo de joint venture con un socio local, que es el experto en territorio, y nosotros, en el know-how, la operación y comercialización de esas experiencias. Haremos lo mismo en Chile, Argentina y Colombia. Mientras tanto, ya estamos en busca de inversionistas”, comenta la emprendedora.

Totonal trae a México a 987 viajeros internacionales al año. La duración promedio del viaje de sus clientes por el país es de 15 días, con un precio promedio por persona de 1,600 dólares. “Tenemos un margen de ganancia del 20%. El resto se reparte en toda la cadena de proveedores para pagar nuestros gastos operativos y demás”, explica.

Antes de Totonal, Marisol tuvo dos emprendimientos: una fábrica para industrializar materia prima de pescados y mariscos, y una tienda de ropa. Ambos fueron una gran escuela. Con el primero aprendió́ que debe ser humilde y escuchar consejos. El segundo era buen negocio, pero no le gustaba nada. Por eso ahora eligió́ algo que en verdad le apasiona.

El año pasado, Totonal resultó semifinalista del Premio Entrepreneur México powered by Facebook, gracias a su gran trabajo en turismo sostenible.

Lo que más le emociona a esta emprendedora son los encuentros con las personas, que la relación de cliente-guía siempre termine en amigos y risas.

Marisol recuerda con una son- risa: “Ha habido franceses que no hablan nada de español y los ves interactuar con gente maya a través de señas. Yo trato de no siempre estar interviniendo para dejar que la magia de cada destino suceda para el visitante.”

Keep Reading

Latest on Entrepreneur