Graeff, el emprendimiento que quiere crear clínicas modulares para durante y después de la pandemia

A través de edificios de rápido armado quieren llevar instalaciones de salud a todos los lugares de México.

Por
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Con la inquietud del arquitecto Alberto Martín del Campo y “un poco de suerte” fue como nació en 1998 Graeff una empresa dedicada a construir edificaciones prefabricadas que quiere fabricar clínicas modulares durante y después de la pandemia. 

Graeff vía Facebook

“Viendo videos de otros países de cuestiones prefabricadas tuve la inquietud de por qué en México no lo podíamos hacer, y dije bueno no se ve tan complejo implementar este modelo diferente de construcción, aunado a esto mi suegro era catalán y vino a radicar al país y me mostró las tecnologías que se utilizaban en Europa para la prefabricación, y la verdad es que me gustó mucho”, dice Alberto Martín del Campo en entrevista con Entrepreneur en Español. 

Graeff es una compañía de edificios modulares prefabricados la cual ofrece los elementos básicos de una construcción y cuenta con clientes como Volkswagen, el Tec de Monterrey, General Motors, OXXO, Farmacias del ahorro, entre otros. 

Clínicas Modulares 

Actualmente, diseñaron para el Gobierno de Panamá una serie de clínicas modulares y escalables, es decir, con módulos específicos, tales como encamados, enfermería, zona clínica y una zona de servicios. 

“En Panamá son 138 encamados, pero con base en construcciones modulares que se van escalando entonces no tienes la necesidad de adquirir todo de un jalón sino que lo puedes ir haciendo por etapas, se va instalando los diferentes módulos sin afectar la operación de la instalación inicial”, explica. 

Imagen: Cortesía de Graeff 

La edificación inicial de una clínica de este tipo viene con cinco módulos los cuales son: el administrativo, clínico, enfermería, encamados y un dining hall. Todos ellos cuentan con instalación eléctrica, hidráulica y sanitaria (los que así lo demandan), muros, pisos, ventanas y puertas. El conjunto contempla salidas de emergencia, lámparas de emergencia, acceso de ambulancias, acceso para el Servicio Médico Forense y todo el edificio se puede reubicar en cualquier momento, ya sea por módulo o en su totalidad.

Estos diseños fueron realizados de forma conjunta con un director de hospitales para hacerlo los más eficientes posibles. “La zonas de encamados están divididas en áreas para seis camas para que en este caso la operación de la empresa pueda elegir en donde pone terapia intensiva, intermedia y normal”, explica Alberto. 

Además, Graeff está trabajando en alianzas para entregar estas clínicas completamente equipadas con las herramientas médicas y material de oficina necesario. 

Asimismo, se encuentran en conversaciones con entes públicos y privados dentro de México para ofrecer este producto con el objetivo de alivianar la ocupación hospitalaria que hoy se tiene por el brote de Covid-19. 

De acuerdo con el emprendedor, las ventajas de estas construcciones son que se fabrican en una planta con mucha más rapidez y calidad que las tradicionales, se instalan de forma segura, rápida y poco invasiva, y que se pueden recuperar e instalar en otro lugar, es decir, los edificios son reubicables. 

Construir el futuro 

Aprovechar la oportunidad de satisfacer una necesidad detectada en estos tiempos de crisis es el siguiente paso para Graeff. El mismo Alberto comenta que por experiencia personal en los pueblos más remotos de México no se cuentan con instalaciones ni presencia de médica necesarias para atender emergencias, por esta razón apostará por llevar su idea más allá de la pandemia y ofrecer estos servicios para que se construyan clínicas por todo el país. 

Imagen: captura vía Graeff

“Este sistema de edificación que además permite ir creciendo en base a como van creciendo las comunidades, es muy útil ya que resuelve problemas tanto inmediatos como de mediano y largo plazo. No solamente el tema inmediato de la contingencia sino que después, estos mismos edificios los puedes reubicar en donde más necesidad se tenga”, dice. 

Alberto también apuesta por que en estos módulos remotos se haga uso de la telemedicina entre un médico general de guardia y médicos especialistas en hospitales de mayores recursos para que de esta manera se pueda determinar si se debe mandar a los pacientes a un centro de salud más sofisticado o especializado. 

“Contar con este tipo de edificaciones podría hacer que vayamos un paso adelante frente a las crisis de salud como la actual”, culmina Alberto.

Ingresa Ahora