Cómo construir tu marca personal con la ayuda de los 12 arquetipos de Jung

La identidad es el ADN, el sello distintivo que diferencia lo que tú haces de los demás. 
Cómo construir tu marca personal con la ayuda de los 12 arquetipos de Jung
Crédito: Depositphotos.com

Grow Your Business, Not Your Inbox

Stay informed and join our daily newsletter now!
6 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Todos tenemos nuestra historia; y si sabemos transformar esas experiencias en herramientas para comunicar lo que hacemos, desde nuestro ser, hacer y sentir, podemos utilizarla para construir la marca personal.

Se trata del conjunto de atributos, percepciones y valoraciones que los demás hacen acerca de los diferenciales que tenemos en el mercado en el que nos desenvolvemos; es decir, cómo te ven, qué reflejas, y cómo eso es percibido por el entorno.

De esta forma, esas visiones empezarán a convertirse en reputación acerca de tu manera de hacer las cosas, la confianza que inspiras y, progresivamente, en despertar curiosidad y atención alrededor de tu actividad. Todo basado en tu ser y hacer en el mundo, conectados. 

Jung y los arquetipos aplicados a tu marca personal

El psicólogo suizo Carl Jung desarrolló lo que se conoce como la teoría de los arquetipos, una serie de doce prototipos de personajes reconocibles por todos, y que, ligados al inconsciente colectivo, representan atributos que podemos asimilar con lo que hacemos. 

El concepto de inconsciente colectivo, también de Jung, hace referencia a una dimensión que está más allá de la consciencia y que es común a la experiencia de todos los seres humanos. Las apariencias, roles, conductas, deseos, valores, filosofías de vida e ideales, se aúnan en configurar una experiencia de interpretación y representación acerca de las personas y las cosas. También se aplica a las marcas, y, en este artículo en particular, a la marca personal.

Los 12 arquetipos

Para iniciar el proceso de construcción del personal branding, puede ayudarte recorrer estos arquetipos, donde generalmente hay uno que predomina de acuerdo con tu forma de ser y hacer, y otros que se cruzan, e incluso son opuestos, lo que configura algunas tríadas o miradas diferentes. Sin embargo, hay uno que prevalece, y quizás sobre ese podrías construir tu pilar de marca personal. 

Los arquetipos pueden ser un buen punto de partida para identificar fortalezas internas y cómo las puedes conectar con tus servicios o productos, para, desde allí, construir su identidad y empezar a proyectarla.

La identidad es el ADN, el sello distintivo que diferencia lo que tú haces de los demás. 

Como vemos, el proceso de marca personal empieza en tu ser, en quien tú eres; y desde allí, se despliegan distintas herramientas y tácticas para desarrollarla en el tiempo. 

Aquí, los doce arquetipos de Jung:

1. INOCENTE: Optimista, vivaz, sencillo. Su objetivo es buscar y entregar felicidad con esperanza y simpleza. En marcas conocidas por todos, algunos ejemplos sólo como referencia pueden ser Coca Cola, Dove, McDonalds.

Botellas alusivas a diferentes tipos de cuerpos. Foto: Dove 

2. SABIO: Mentor, pensador, experto. Investiga, enseña y utiliza la información para señalar el camino. Le gusta esclarecer, es un faro. Google, TED, BBC, NatGeo, HP. 

TED descansa sobre la noción de que todas las personas (no solo los “comunicadores profesionales”) tienen una historia que vale la pena compartir. Foto: TED | YouTube.

3. EXPLORADOR: Espíritu intrépido, curioso, explorador. Le apasiona la aventura, descubrir nuevas miradas del mundo, vértigo y riesgo. The North Face, Jeep.

Jeep fuera de la carretera. Foto: Depositphotos.com

4. HÉROE: Líder, ganador, valiente. Le interesa dejar huella en el mundo, abrir caminos, marcar una ruta. Es difícil que se muestre débil o fracasado. Nike, Duracell, BMW, Under Armour.

Nike, Volver al Futuro. Foto: Nike. 

5. MAGO: Transformador, intuitivo, visionario, anticipa el futuro. Tiene habilidad para hacer realidad los sueños; es imaginativo e invita a pensar fuera de lo convencional. Disney, MasterCard, Instagram, Red Bull.

Fuegos artificiales en Disney World. Foto: Barcroft Media | Getty Images

6. REBELDE: Disruptivo, libre, desafiante. Le gusta romper las reglas, representa a grupos sociales que se saben distintos. Harley Davidson, MTV, Diesel.

Foto: Harley-Davidson vía Engadget

7. BUFÓN: Gracioso, impulsivo, entretenido, irreverente. Asume la vida sin preocupaciones, ni temor a ser distinto. Le gusta la diversión, pasarlo bien, seducir y encantar a los demás a través de emociones y sensaciones. Fanta, Doritos, Old Spice. 

Old Spice vía Twitter

8. AMANTE: Romántico, apasionado, emocional, gentil. Le gusta crear relaciones, lo sensorial es muy importante, complacer desde los sentidos. Dolce & Gabbana, Dior, Victoria’s Secret, Häagen Dazs.

Tienda de Victoria's Secret. Foto: Depostiphotos.com 

9. COTIDIANO: Realista, sencillo, empático, conector. Gran sentido común y de la igualdad, la equidad, la accesibilidad de oportunidades. Gap, Ikea, Volkswagen. 

Tienda de IKEA. Foto: Depostphotos.com

10. PROTECTOR: Responsable, seguro, autosuficiente, generativo. Le preocupa el entorno, el cuidado, proteger a los demás. Tiene vocación maternal. Dove, Nivea, Amnesty International, WWF.

Productos Nivea. Foto: Depositphotos.com

11. GOBERNANTE: Jerárquico, ordenado, autoritario. Persigue que las cosas se hagan a su manera, le interesa tener éxito a través del poder. Se muestra como líder en lo suyo. Mercedes Benz, Rolex, American Express, Louis Vuitton.

Foto: Rolex

12. CREADOR: Innovador, auténtico, creativo, expansivo. Le encantan las ideas, compartir conocimiento y visiones alternativas, y actúa para que las cosas sucedan. Apple, Lego, Adobe, YouTube.

Imagen: Depositphotos.com

Próximos pasos

Ahora que ya conoces los doce arquetipos van estas dos preguntas:

  1. ¿Con cuáles te identificas en tu marca personal? 

  2. ¿Cuáles son tus pilares complementarios al arquetipo principal? 

Ejercicio práctico: Haz una lista de 3 arquetipos, en orden de prioridades. Luego, coloca atributos personales además de los que se describen; y conectalos con formas en que expresas eso en el mundo, de las más diversas maneras.

Una vez que lo hayas hecho, ya tienes un muy buen punto de partida para crear tu marca personal. 

Keep Reading

Latest on Entrepreneur