¿Vale la pena escribir un libro? 5 pasos para hacerlo posible

Este artículo no es para escritores profesionales, sino personas como tú que pueden encontrar en la publicación de un libro una manera de elevar su prestigio.
¿Vale la pena escribir un libro? 5 pasos para hacerlo posible
Crédito: Depositohotos.com

Free Book Preview Ultimate Guide to Social Media Marketing

This book takes readers through a 360-degree perspective of social media marketing in businesses.
10 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Algunas personas afirman que el libro está muerto, que “va de salida”, pero los números dicen otra cosa. Según números de la UNESCO, cada año se suman 2.2 millones de nuevos títulos a los anaqueles, y 2019 fue el año en que más libros se han vendido en la historia. Han cambiado, sí, los sistemas de distribución (la gente compra más en línea que en tienda) y los distintos formatos (papel, digital y hasta audiolibro). Una cosa sigue siendo cierta: el libro está vivo y fuerte, y es un negocio que mueve miles de millones de dólares en el mundo.

¿Es posible hacer carrera como escritor? Sí, desde luego. Hay personas que escriben por vocación y negocio: autores profesionales que dedican su vida a perfeccionar y vender sus libros. Esta es una carrera concreta y compleja.

Este artículo no es para escritores profesionales, sino personas como tú, que tienen una carrera y un negocio principal, y que pueden encontrar en la publicación de un libro una manera de elevar su prestigio, compartir una historia, un tema que creen importante o dejar un legado para futuras generaciones. También desde la empresa: como una oportunidad para celebrar un momento o plasmar una visión.

Estoy absolutamente convencido de que todos tienen algo importante que pueden compartir. Una historia, un concepto o un estudio. “Tener un hijo, plantar un árbol, escribir un libro” reza el dicho popular sobre las cosas que debemos hacer en la vida. Para mí no hay cosa más triste que ese libro que nunca salió del cajón. Tú ¿te has planteado escribir y publicar un libro? Si la respuesta es afirmativa pero no sabes por dónde empezar, aquí te damos algunos consejos.

1. Todo empieza con una idea

Imagen: Mark Fletcher-Brown vía Unsplash

Pensar en escribir 200 páginas sobre lo que sea puede parecer, sin duda, una tarea imposible. ¡Parece una montaña difícil de escalar! Es más sencillo de lo que crees, pero ya llegaremos a eso. Por ahora, no sufras antes de empezar la batalla.

Lo primero es la idea, o la primera aproximación a lo que podría ser el título de tu libro. La pregunta es sencilla ¿Sobre qué quieres hablar? ¿Qué quieres compartir? ¿Qué quieres dejar en el papel?

La respuesta, en cambio, no siempre es tan obvia. Aquí algunos puntos de partida:

  • Si quieres escribir sobre tu campo profesional (soy ingeniero, soy médico, soy abogado), en mi experiencia funciona pensar ¿qué libro me ha hecho falta a mí que no he encontrado? Y buscar solucionar una necesidad muy concreta, en vez de buscar un gran manual general o un libro teórico que puede ser gigantesco.  Mi primer libro fue un manual de oratoria que necesitaba para compartir a mis propios alumnos. No intentes (al principio) escribir el gran clásico o ir por el premio nobel. Empieza por algo pequeño, básico y, sobre todo, útil.
  • Puedes contar una historia a partir de tu propia experiencia. No una autobiografía, sino el aprendizaje de una experiencia que pueda servir a otros. Tengo un amigo que ha adoptado dos niñas, y que está escribiendo sobre cómo llevar ese proceso, para otros que estén viviendo lo mismo. Otro más, que escala montañas, podría escribir sobre la constancia y la fuerza desde su perspectiva. Uno que es emprendedor, comparte su historia para otros jóvenes emprendedores. Recuerda que todos tienen algo que compartir.
  • Puedes, si estás en la segunda mitad de tu vida, hacer un recuento autobiográfico de tus experiencias; algo que puedas dejar a tus hijos y a los hijos de tus hijos.
  • Puedes explorar tu interés literario, si es algo que te atrae: publicar tus cuentos, tus poemas o intentar escribir una novela. ¡Muchas personas lo intentan, con grandes resultados!
  • Puedes desarrollar la visión o historia de tu empresa y negocio. ¡Compartir tu viaje con el mundo te puede ayudar a llegar aún más lejos e inspirar a otros!

Una vez que has respondido la pregunta ¿Sobre qué quiero escribir?, pero antes de empezar a llenar páginas, hay un paso previo, que hará todo mucho más sencillo: crea quince cajas.

2. Crea 15 cajas, luego llena cada caja

Imagen: Leone Venter vía Unsplash

Escribir 200 páginas puede parecer mucho, pero ¿qué te parece escribir diez? La mayoría de las personas se consideran capaces de escribir diez páginas sin perder la cabeza. Es por eso que siempre recomiendo a las personas que están empezando a escribir que se planteen hacerlo en capítulos de diez páginas.

Para ello, antes de empezar, les sugiero que creen 15 cajas, o 15 capítulos de su libro (es decir, el índice) y después llenen una caja por semana, con un día de descanso entre caja y caja. De esta manera, en 15 semanas tendrán su manuscrito terminado: poco más de tres meses.

Iniciar con el índice (las 15 cajas) te va a facilitar todo el proceso, y te va a permitir ordenar tus ideas, sentir que vas avanzando y no desviarte del tema que te has propuesto. Es así de sencillo: elige un tema; divídelo en 15 cajas y después llena cada caja; una por semana.

Puede suceder que en el camino surjan nuevas cajas o cambien algunas. No te preocupes. El libro (especialmente los de naturaleza más literaria) es un organismo vivo que te ayudará a descubrir cosas mientras lo escribes.

¿No sabes cómo empezar o qué poner en la primera página? Es sencillo: cuenta una historia

¡Un consejo crucial! Para escribir es más importante la disciplina que la inspiración. Algunos días llegarán las musas, otros no. No te preocupes: tú solo escribe.

3. Detalles finales: pide ayuda de un tercero

Imagen: Rémi Walle vía Unsplash

Escribir es un arte. Como todos los artes, se puede perfeccionar constantemente y aún los mejores escritores cometen errores e imprecisiones. Que esto no te desanime.

¡No cometas el error de publicar sin que alguien revise tu manuscrito! Todos los escritores sufrimos de “ceguera de relojero” que no nos permite observar nuestros propios errores o áreas de mejora que son evidentes para un tercero.

Una vez que tengas tu manuscrito, pide ayuda a alguien que sepa escribir y que guste de leer. Puede ser un amigo, un socio o tu cónyuge; o puedes contratar a un editor o una empresa de servicios editoriales.

Mi recomendación, si es posible, es hacerlo con un profesional que garantice que la ortografía, el estilo y la estructura estén desarrollados de manera adecuada. Una vez que esté revisado tu manuscrito, corrige los errores y desarrolla los puntos que pudieran faltar.

Finalmente, hay que diseñar el libro y su portada. Una vez más, te recomiendo que contrates a un profesional. No se trata de gastar mucho dinero, sino de hacer algo que te llene de orgullo, que puedas compartir y recomendar sin problema. A pesar de lo que dice el dicho: sí juzgamos a los libros por su portada.

El costo dependerá del tipo de libro, su tamaño y la empresa. Pero puedes encontrar servicios muy económicos que garanticen un libro de buena calidad.  

4. Publicar es muy posible

Imagen: Stephen Phillips - Hostreviews.co.uk vía Unsplash

Buenas noticias: Nunca en la historia había sido tan fácil publicar como lo es hoy.

Si tu libro es un proyecto personal, puedes imprimir algunos ejemplares y compartirlos con tu familia, amigos o clientes. La impresión de libros hoy día puede ser muy económica. Las imprentas digitales te permiten producir desde un ejemplar, y ya no tenemos el mínimo clásico de “mil copias” que existía hasta hace pocos años.

Plataformas como Amazon.com te permiten hacer una publicación digital y en papel sin costo y con distribución internacional. Es algo que puedes aprender a hacer tú mismo, o en lo que te puede ayudar un experto. Tu libro puede estar listo para vender en todo el mundo en muy pocos días, y llegar a miles de personas. Amazon también entrega un registro de derechos de autor que garantiza su protección. También puedes hacerlo en INDAUTOR tú mismo, o con ayuda de tu agencia.

Si quieres vender en librerías o cadenas importantes, lo mejor es estar publicado con una editorial establecida. Cada editorial tiene sus procesos de selección y publicación. ¡Puedes tocar sus puertas! Si no te publican inmediatamente, no te desanimes: casi siempre se dirigen a escritores de carrera o a libros que ya han logrado cierto éxito. No te detengas por eso y busca otras opciones más rápidas y sencillas.

5. Dalo a conocer

Imagen: James Tarbotton vía Unsplash

Escribir y publicar un libro es una herramienta espectacular para impulsar tu reputación y compartir tus ideas. Tengo que ser franco: la mayoría de los libros no son un gran negocio, y te recomiendo que no te aproximes a esta idea con el objetivo de ganar dinero fácil. Escribir un best seller que venda millones de copias no es sencillo en absoluto, e incluso los autores profesionales fallan la mayoría de las veces.

No escribas por dinero: escribe porque tienes algo que decir. Escribe porque quieres compartir una experiencia. Escribe porque quieres ayudar a otros. Escribe porque quieres crecer como persona. Escribe porque hace falta ese libro. Escribe porque te gusta escribir.

Un libro puede ser un gran impulsor de tu carrera o tu negocio. Si bien el libro probablemente no será, por sí mismo, una máquina de dinero, si podrá ser la mejor tarjeta de presentación que puedas tener, y que podrá abrirte nuevas puertas y nuevos negocios. Considéralo como una inversión estratégica en educación, experiencia y reputación.

Tu libro está listo ¡felicidades! Ahora dalo a conocer en tus redes; organiza presentaciones; regálalo a tus amigos y socios. Compártelo en foros y chats pertinentes. Eres un autor publicado. Si has llegado hasta este punto, te garantizo que la única pregunta que quedará en tu mente es esta: ¿sobre qué escribiré mi siguiente libro?

Keep Reading

Latest on Entrepreneur