Consejos para aquellos que quieren pagar su hipoteca en menos de 10 años

Toma nota de lo que puedes hacer para lograr esta meta.
Consejos para aquellos que quieren pagar su hipoteca en menos de 10 años
Crédito: Tierra Mallorca vía Unsplash

Grow Your Business, Not Your Inbox

Stay informed and join our daily newsletter now!
10 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Esta época de pandemia ha traído consigo grandes incertidumbres y todas ellas han afectado al mercado en mayor o menor medida. Las consecuencias han sido devastadoras para algunos negocios y extremadamente benevolentes con otros. 

Aquellos del gremio de los restaurantes, por ejemplo, han visto a sus ingresos desaparecer entre sus dedos, mientras que los que se dedican al negocio de los desinfectantes, no han hecho más que ver sus ventas crecer. 

Uno de los giros más contradictorios ha sido el de los bienes raíces, pues el COVID-19, en este ámbito, vino a separar aún más las divisiones entre los compradores.

Es cierto que muchos han sido despedidos de sus empleos, así que los bancos respondieron con lo que pudieron, haciendo promociones y bajando sus tasas, pero, claro, endureciendo sus requisitos, al punto que muchos se ilusionan con las tasas, pero estas solo les tocan a los pocos que logran cumplir con todo lo que les piden. Las constructoras, a su vez, han hecho lo propio y están ofreciendo promociones, descuentos y facilidades de pago.

A raíz de esto, es natural que aquel que tiene un trabajo estable, el cual puede desarrollar tranquilamente desde la comodidad de su casa, y que tiene uno que otro peso guardadito en el banco, quiera animarse a tramitar un crédito hipotecario, pues no se sabe cuándo se repetirán estas condiciones, y se dice por ahí que la inversión en ladrillos es, si bien no la más rentable del planeta, una de las más seguras.

Foto: Depositphotos.com 

Si eres una persona que cae esta categoría (trabajo estable, dinero guardado para un enganche, buen historial de crédito), es un buen momento para comprar, incluso, tal vez ya lo hiciste, lo que no saben casi todos es lo que terminará costando su inmueble una vez lo hayan pagado del todo, en quince o veinte años. Cuando las personas reciben su tabla de amortización, casi siempre se fijan solamente en los pagos mensuales, pero no en que su departamento de dos millones va a terminar costándoles más millones por culpa de los intereses y del pago de otros gastos añadidos. Bueno, los bancos no son hermanitas de la caridad y es normal que te cobren estos intereses.

¿Pero entonces, cómo puede hacer alguien para aprovechar una oportunidad hoy y no pagar tanto dinero en intereses? La respuesta es muy fácil: haciendo pagos anticipados o extraordinarios sin que el banco lo penalice.

Los bancos no suelen penalizar los pagos a capital, pero los compradores deben asegurarse de esto antes de firmar el contrato. Si ya tienes claro y por escrito que tu banco no penalizará tu pago extraordinario, empieza a bajar esa deuda lo más rápido que puedas, para que el departamento cueste mucho menos de lo que aceptaste en el contrato. 

Te preguntarás: si sé que tendré el dinero suficiente como para pagar el departamento en cinco o siete años, ¿por qué no sacar el crédito a sólo esos años? Por la liquidez. Pues puede que no tengas tanto dinero para la mensualidad, pero que sí tengas este dinero anualmente juntando todos los bonos, primas y utilidades que brinda tu empresa, más los ingresos extra que tengas de otras fuentes.

¿Cómo puede alguien pagar su hipoteca en menos de 10 años?

Existen varios métodos, en Bancompara sabemos que esto es posible si las personas se aplican, se comprometen y, sobre todo, si tienen un plan.

Para hacer esto, primero protege lo que importa, es decir, asegúrate de que tu hipoteca no cueste más del 30% de tu ingreso mensual. Este ingreso lo puedes calcular en conjunto con tu pareja. Al hacer esto te aseguras de que podrás cubrir el resto de tus gastos y cualquier otro imprevisto que pueda surgir durante el pago de tus mensualidades.

Ahorra en grandes trozos. Foto: Depositphotos.com

Si descubres que tu hipoteca ya te está ahogando mensualmente, es posible que no logres pagarla en menor tiempo, pues te irás hundiendo lentamente en pagos de préstamos bancarios y tarjetas de crédito que no te permitirán ahorrar, te preguntarás por qué; esto se debe a que, si estás apretado de dinero, no tendrás cómo sortear los imprevistos y gastos no planeados propios de la vida normal. Desde daños en tu casa y en tu vehículo hasta gastos más simples como ropa o accesorios, todo puede desangrarte cuando tus pagos de hipoteca son demasiado altos y tienes que recurrir a préstamos para solventar el resto de tu vida. En cualquier caso, trata de tener un fondo de emergencia.

Si tu hipoteca cuesta más del 30% de tu ingreso, puedes intentar refinanciarla, y para hacer eso, este es un momento ideal, pues todos los bancos han bajado sus tasas para refinanciar y están poniendo menos trabas a los solicitantes.

Si ya lograste bajar el costo mensual de tu hipoteca, es hora de que hagas el plan. Si, por ejemplo, aún te quedan 2 millones de pesos por pagar y quieres pagarla en 10 años y no en 20, eso quiere decir que, anualmente tendrás que abonar 200,000 pesos, más los intereses, claro.

Asumamos que tu mensualidad es de 20,000 pesos mensuales que logras pagar holgadamente, y que, como una persona responsable logras ahorrar el 20% de tu salario. Bueno… vamos a ser más realistas y a proponer que ahorres el 10%. Si tu salario conjunto con tu pareja es de 66,000 pesos, eso quiere decir que debes hacer los arreglos necesarios para que, mensualmente, puedan ahorrar 6,600 pesos, que no se irán a ahorro como tal sino a hacer un pago extra para tu hipoteca. Eso quiere decir que, mensualmente, podrías pagar 26,600 pesos a tu hipoteca, lo que reduciría tu tiempo de pago en algunos años.

Pero aún no te alcanzaría para pagarla en 10 años y no en veinte. Tendrías que sumar al pago extra tus bonos, primas, reparto de utilidades y devoluciones de impuestos. Este método es posible, pero, aceptémoslo, es el más difícil y requiere de demasiada disciplina que seguramente pasará una renta a tu sanidad mental, pues la vida no se trata solo de pagar hipoteca, sino de disfrutar, de no andar preocupado por el dinero, de viajar y de hacer otras actividades recreativas

Así que, si crees que puedes tener esta disciplina férrea, bienvenido. Si no, vamos a hablar sobre algunos otros métodos.

Sácale provecho al crédito y ahorra en grandes trozos

Foto: Depositphotos.com 

Los créditos no siempre son malos. Muchos dicen: el que no debe, no tiene, y sí, puede llegar a ser verdad en esta época. En la que los precios suben, pero los salarios no. Para el pago de hipoteca, en México existen tres modalidades. En la primera, las mensualidades son fijas durante toda la vida del crédito. En la segunda, las mensualidades bajarán conforme pasen los años. En la tercera se pagan al inicio solo intereses y al final capital. En México casi siempre se usa el primer modelo. De cualquier forma, el banco te dará una tabla de amortización en donde te queden claros todos tus pagos. 

Cuando anticipes o adelantes pagos a una deuda pueden pasar las siguientes cosas:

  • Disminuye el monto de la deuda, aunque se mantiene el plazo;

  • Se reduce el plazo del crédito, aunque el monto de las cuotas mensuales se mantiene constante; 

  • Se reduce tanto el importe de las mensualidades como el plazo del crédito.

Saber cómo funciona el crédito ayudará a que tu dinero se vaya realmente a donde quieres que vaya, por ejemplo, a intereses o a capital. Si el crédito de una casa está bajo el primer sistema, en el que al principio se liquidan la mayoría de los intereses, entonces, para evitar pagar de más, se deberían hacer pagos extraordinarios preferiblemente al inicio de la vida del crédito.

Para hacer esto, puedes intentar un método de ahorro que consiste en no cortar gastos pequeños e insignificantes, sino en cortar en gastos más grandes para destinar este dinero a el pago extra del saldo de la hipoteca.

Muchas personas piensan que ya no tienen de dónde más cortar, pero, casi siempre aún se puede prescindir de algunas cosas, claro, sin afectar la calidad de vida media.

Aquí hay algunos tips para ahorrar en “grandes trozos”:

  • Planea tus vacaciones por la mitad del precio que tenías pensado hacerlo, la otra mitad destínala al pago extra de la hipoteca.

  • Evalúa la necesidad de tener dos o más vehículos vs. utilizar transporte público o servicios de transporte privado, como Uber. Recuerda que los gastos de un vehículo no son solo los de la mensualidad y la gasolina; también requieren mantenimiento, reparaciones, pago de impuestos y verificaciones.

  • Evalúa la posibilidad de alquilar una de las habitaciones de tu casa a un estudiante o a un familiar que lo necesite. Si te sobra una recámara, es un sacrificio de espacio que muchas veces vale la pena para terminar de pagar tu hipoteca antes.

  • Si tienes planeado darte un gustito y comprar un artículo lujoso, trata de negociar contigo mismo y no comprarlo, o comprar uno de menor valor.

  • Evalúa de cuáles artículos de valor podrías prescindir, muchas veces tenemos cosas que no hemos usado en años y que podrían sumar el valor de uno o dos meses de hipoteca.

El método de ahorro en “grandes trozos” o Big Wins, como lo llama su creador, Ramit Sethi, es un método que funciona a muchos, pues no tienen la presión de cortar cosas pequeñas que en realidad no añaden mucho valor económico, pero cuya ausencia sí amarga nuestra vida.

Hagas lo que hagas, asegúrate de que el dinero que ahorres para la hipoteca vaya directamente al pago de esta, y que no se te vuelva dinero de bolsillo.

¿Ya estás listo para hacer tu plan de pagos? Paga esa hipoteca en menos de 10 años y disfrútala el resto de tu vida. En Bancompara te deseamos mucha suerte en la construcción de tu patrimonio.

Keep Reading

Latest on Entrepreneur