El consumo responsable como reactivador de la economía local

Este tipo de consumo hace referencia a comprar sólo lo que realmente se requiere, promueve en el reciclado y se despide del consumo excesivo.

Por
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

El confinamiento a nivel mundial ha impactado en el consumo realizado en las cadenas de tiendas departamentales existentes a nivel mundial. Son Liverpool, Sears, Palacio de Hierro y Suburbia algunos ejemplos.

Depositphotos.com

Según la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio, Departamentales y Especializadas (Antad) el cierre de algunas de sus sucursales a nivel nacional y la baja de ventas por medios electrónicos, redundan en una caída en ventas del 72.7% en el mes de abril comparada con el mismo del año pasado.

Son los grandes almacenes a los que acceden los mexicanos para la adquisición de mercancías duraderas, quienes han sufrido los estragos de la pandemia al no existir público que consuma en ellos o bien, por el cierre de sus puertas como medida de prevención y seguridad frente al COVID-19.

Para cierta parte de la población, en particular la clase media, el cierre de los centros comerciales ha modificado la forma de adquirir productos como son los no perecederos o de consumo discrecional (ropa, zapatos, accesorios), ya que durante estos meses las compras se han concentrado en productos de alimentación. Además, con dicho cierre se elimina la dinámica y, en algunas ocasiones, el ritual que involucra “salir al centro comercial”.

Depositphotos.com

De manera inherente, el consumo en estos lugares dota de un simbolismo que a su vez puede interpretarse como reflejo de estatus y prestigio, ya que el simple paseo o bien el uso de determinadas marcas en el vestir cumplen la función mencionada. Se está entonces frente a una nueva forma de consumo que está primordialmente relacionada con la necesidad y no con la búsqueda de prestigio, pues este este último no está siendo suministrado en la actualidad por la sencilla razón de que la dinámica de compras no es posible debido al cierre de los grandes almacenes.

La respuesta al consumo masivo

Una alternativa frente a la circunstancia actual lo significa el consumo responsable y local, que deja de lado el consumo excesivo, masivo y entorno a la globalidad. Son los comercios (en muchas ocasiones pequeños y cercanos), los que cubren las necesidades de alimentación y vestido; o bien las plataformas en línea que proveen de productos varios que en múltiples ocasionas son comercializados por los propios productores.

Comprar por los medios mencionados ha sido en estos meses de confinamiento parte de la normalidad, ya que implican en algunos casos salir únicamente a lugares cercanos y sin aglomeración o, definitivamente no salir y esperar los productos en casa.

El consumo responsable hace referencia a comprar sólo lo que realmente se requiere, promueve en el reciclado y se despide del consumo excesivo, ser consumidor responsable entonces, tiene como principal beneficio el cuidado de la economía personal y familiar.

El consumo local es la garantía de que el dinero que se gasta está siendo invertido en la misma comunidad, trayendo como beneficios el crecimiento económico de la misma, mayores y mejores empleos, además de una constante mejora en la calidad de los productos.

 

La autora es profesora de tiempo completo de la licenciatura Administración y Dirección Estratégica de la Universidad Intercontinental

Ingresa Ahora