La química convierte ladrillos ordinarios en conductores de energía

¿Te imaginas todo lo que se podría lograr con este producto? Pueden encender una luz LED y hasta alimentar la energía durante 50 minutos, según los expertos.
La química convierte ladrillos ordinarios en conductores de energía
Crédito: Julio M. D'Arcy

Grow Your Business, Not Your Inbox

Stay informed and join our daily newsletter now!
3 min read

Un material de construcción común y tradicional, ahora podría ser el invento que estábamos esperando. Un grupo de ingenieros y químicos de la Universidad de Washington en Misuri, Estados Unidos, han desarrollado estos ladrillos que se pueden conectar a paneles solares para almacenar energía.

“En mi laboratorio de química sintética, hemos descubierto cómo convertir el pigmento rojo de los ladrillos comunes en un plástico que conduce la electricidad. De esta manera nos permitió convertir los ladrillos en dispositivos de almacenamiento de electricidad”, explica el químico Julio D’Arcy en un artículo publicado en The Conversatión.

“La estructura porosa del ladrillo es ideal para almacenar energía porque los poros le dan al ladrillo más superficie que los materiales sólidos. Y en cuánto mayor es el área de la superficie, más electricidad puede obtener el material” comenta el científico.

Julio M. D'Arcy

Los ladrillos son rojos porque la arcilla de la que están hechos contiene óxido de hierro. Así que ellos se encargaron de rellenar los poros con un vapor ácido que disuelve el óxido de hierro y lo convierte en una forma reactiva de hierro, lo que hace posible la síntesis química. Luego hacen fluir un gas diferente a través de las cavidades para llenarlas con un material con base en azufre la cual reacciona con el hierro.

Esta reacción química deja los poros recubiertos con un plástico conductor de electricidad, llamado PEDOT. Así que la capa resultante recubre las superficies con nanofibras.

Lo maravilloso del proceso es que con unas pocas piezas de ladrillo recubierto de PEDOT pueden encender un LED. Además, según los cálculos de los científicos involucrados, con aproximadamente 60 ladrillos regulares podrían alimentar la iluminación de emergencia durante 50 minutos y tardar 13 minutos en recargarse.

Los supercondensadores almacenan carga eléctrica, a diferencia de las baterías, que contienen energía química.

¿Qué sigue?

Actualmente el grupo sigue trabajando, ahora en aumentar la energía que se puede acumular en los ladrillos. Además, están averiguando cómo reducir los costos y producir más rápido este producto.

“Nuestro objetivo es desarrollar ladrillos con patrones listos y listos para pilarse sin necesidad de cables. Tenemos la intención de producir dispositivos que se puedan ensamblar como bloques de Lego”, concluye el químico.

Keep Reading

Latest on Entrepreneur