Xókolt la harina de plátano que conquistó a dos tiburones de Shark Tank México

Una cuarta generación de agricultores plataneros tomaron las riendas para poder obtener mejores beneficios de la fruta que cultivan.
Xókolt la harina de plátano que conquistó a dos tiburones de Shark Tank México
Crédito: Cortesía de Shark Tank México

Grow Your Business, Not Your Inbox

Stay informed and join our daily newsletter now!
5 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

En unas vacaciones de Semana Santa Zayurit de la Cruz se encontraba reunida con sus hermanos, esposo y padres en el hogar de estos últimos. Allí una cuarta generación de agricultores plataneros platicaban sobre la situación del precio del plátano e ideas para que este los ayudará económicamente. La conversación los llevó a emprender con una harina de la fruta que más tarde llamarían Xókolt.

“Siempre como agricultores hemos tenido esa historia triste, y desgraciadamente no somos los únicos, en cuanto al precio de la fruta, o sea siempre hay un intermediario y el intermediario te compra el plátano como quiere al precio que quiere. Honestamente nos lo han pagado a centavos y tú nunca compras un plátano en el mercado a centavos”, explica Zayurit de la Cruz en entrevista con Entrepreneur en español. 

Zayurit, su esposo Jaime Vázquez y su familia se colocaron manos a la obra y trajeron un racimo de plátanos del huerto familiar y empezaron a experimentar cómo hacer harina, en el proceso dañaron hornos y licuadoras. Sin embargo, tras varios intentos lograron obtener un producto óptimo. 

Zayurit de la Cruz y Jaime Vázquez. Foto: cortesía de Shark Tank México.

Los agricultores originarios de Coahuayana de Hidalgo, Michoacán, México, tomaron la iniciativa de ellos mismos desarrollar una harina de plátano con el objetivo de usar la fruta de sus huertos familiares y ayudar a los pequeños productores a observar realmente un beneficio económico proveniente de esta producción. 

“Por ser una zona platanera los gobiernos han dicho que existen planes para construir una harinera que ayude a los pequeños productores, sin embargo, esto no ha pasado, por lo que mi familia y yo dijimos ‘por qué no hacerlo nosotros mismos”, dice Zayurit. 

En la unión está la fuerza 

De acuerdo con la emprendedora, iniciaron con cero capital, cada quien colocaba lo que podía, entre conocimientos, maquinaría y ayuda en mano de obra. “Más que todo trabajo”, comenta. Sin embargo, también contaron con la ayuda de gente del pueblo. 

“Gracias a Dios somos de un pueblo donde la gente te echa la mano, entonces se secaba al sol en la casa e íbamos con gente que nos ayudaba, el que hacía plátanos fritos y tenía rebanadora nos ayudaba a rebanar, el que tenía molino nos ayudaba a moler, el de la tienda nos ayudaba a pesar porque básicamente no teníamos nada de eso”, explica Zayurit. 

En este momento la empresa se encuentra por cumplir dos años y ya cuentan con una inversión en maquinaria alrededor de los 300 mil pesos. 

“Como emprendimiento tienes momentos de quiebre tanto de ánimos y económicos, estamos hablando de una familia sin recursos, mi papá y mis hermanos, de un pueblo agricultor, y con una mega necesidad de decir pues no esto no va a cambiar, somos la cuarta generación de plataneros y  ya es mucho como para estar esperando que se haga justicia a una fruta”, dice Zayurit. 

Hasta ahora el producto puede adquirirse en la página oficial de Xókolt, que tiene envíos a toda la República Mexicana, ya que aún se encuentran buscando distribuidores para poder ofrecerlo en tiendas físicas. 

Los sueños se hacen realidad 

“Nos aventamos como año y medio suscribiéndonos en cuanta convocatoria para Shark Tank salía, hubo un día que duré como dos horas llenando el formulario y volviéndolo a mandar. Siempre soñábamos estar ahí…”, comenta Zayurit. 

Finalmente, este año llegaron a Shark Tank México, que se transmite todos los viernes a las 22:00 horas por Canal Sony, donde pedían 750 mil pesos por el 15% de la empresa. Sin embargo, tras la negociación, llegaron a un acuerdo de 200 mil pesos en capital y 550 en créditos por el 30% de la marca con Patricia Armendáriz y Carlos Bremer.  

Foto: cortesía de Shark Tank México.

Seguir creciendo y ayudando a otros

Xókolt, es una palabra del náhuatl que significa fruta, y de acuerdo a la emprendedora, la harina lleva este para recordar que es un producto que conmemora las raíces de la cultura. 

La familia busca apoyar a los pequeños productores de plátanos que sufren malas condiciones económicas por el bajo precio al que le compran la fruta. 

Zayurit y su esposo Jaime recomiendan a los emprendedores en cualquier rubro ser persistentes. “Pase lo que pase y te sientas como te sientas, triste, desanimado por lo que te dijeron o por la situación que has vivido porque no tienes con qué seguir, pase lo que pase regresa y no dejes en lo que estás”.

Keep Reading

Latest on Entrepreneur