TEST: Descubre qué tipo de orador eres

Encuentra tu propia voz en un mundo de ruido.

Por
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Hemos hablado antes de técnicas, sistemas y esquemas para hacer un gran discurso o una presentación efectiva. Si bien existen técnicas que son recomendables en casi todos los casos, la entrega de tu discurso y su eficacia dependerá también del tipo de orador que seas.

Priscilla Du Preez vía Unsplash

Uno de los errores más comunes entre los que empiezan a hablar en público es el imitador: aquél que quiere hablar “igualito” que su orador favorito. Cada persona, cada orador, tiene un carácter único que puede desarrollar. En vez de tratar desesperadamente de solucionar tus fallas, trabaja en tus fortalezas. No todos pueden ser graciosos como Robin Williams, o energéticos como Tony Robbins o sabios como el Dalai Lama. Los mejores oradores conocen sus ventajas y las usan a su favor, logrando encontrar su voz en medio de un mundo de personas que solo saben gritar.

Este Test ha sido diseñado con la experiencia de muchos años para ayudarte a encontrar tu propio estilo de oratoria, así como señalar algunas ventajas y desventajas que puedes tomar en cuenta.

¿Listo para empezar?

Elige solo una opción en cada pregunta: la que más se acerque a tu estilo. Sé sincero contigo mismo y empieza a construir tu carácter en el escenario. No se vale copiar.

¿Qué Tipo de Orador Eres? – Contesta estas preguntas

  1. LA CONFERENCIA / PRESENTCIÓN SE PREPARA…
    1. Con un mes de anticipación.
    2. Con una semana de anticipación.
    3. Con un día de anticipación.
    4. Puedo improvisar ahora mismo una conferencia sobre las arañas.
  2. UN BUEN DISCURSO SE INICIA CON…
    1. Mi nombre y saludar a los presentes.
    2. Una frase de Benito Juárez.
    3. Un chiste de Mafalda.
    4. Una anécdota de mi infancia.
  3. PARA UNA CONFERENCIA CON COLEGAS, VISTO:
    1. Traje coordinado, corbata y agujetas.
    2. Blazer, corbata y mocasines.
    3. Blazer sin corbata.
    4. Jeans y zapatos deportivos.
  4. MI ORADOR FAVORITO SE LLAMA…
    1. Martin Luther King, Jr.
    2. Juan Pablo II.
    3. Steve Jobs
    4. Tony Robbins.
  5. EN EL DISCURSO, LOS HOMBROS…
    1. Deben de mantenerse erguidos.
    2. Deben de mirar al público.
    3. Deben de moverse de un lado a otro.
    4. ¿A quién le importan los hombros?
  6. EN EL DISCURSO, LOS PIES…
    1. Deben de mantenerse separados a la altura de los hombros.
    2. Deben de pisar siempre firme.
    3. Deben de dirigirse al público.
    4. Son para caminar.
  7. SI ME INVITAN A HACER UN BRINDIS EN UNA BODA…
    1. Doy consejos inapropiados para los novios.
    2. Declino amablemente.
    3. Corto y sencillo.
    4. Cuento chiste y pido aplauso.
  8. PARA UNA BUENA CONFERENCIA...
    1. Nada mejor que estar fundamentado en los clásicos.
    2. Nada mejor que estar al día con lo más nuevo.
    3. Nada mejor que hacer pensar a la audiencia.
    4. Nada mejor que hacer reír a la audiencia.
  9. EL POWER POINT DE MI ÚLTIMA PRESENTACIÓN…
    1. Contiene el material completo para que puedan copiarlo.
    2. Contiene el material organizado en bullets breves.
    3. Contiene poco texto y mucha imagen.
    4. No contiene texto alguno.
  10. ME DIRIJO AL PÚBLICO…
    1. “Queridos compañeros, amigos de la palabra”.
    2. “Señoras, señores y agregados”.
    3. “Buenos días a todos”.
    4. “Hola”.
  11. ANTES DE EMPEZAR LA CHARLA, QUIEN PRESENTA AL ORADOR HA DE DECIR…
    1.  “¿Cómo están? ¡No se escucha! No desayunaron. ¡Otra vez, ¿cómo estáan?!
    2. “Este es el currículum de nuestro conferencista”.
    3. “Gracias por venir, tomen sus asientos”.
    4. “Con ustedes… nuestro conferencista”.
  12. PARA MANTENER LA ATENCIÓN…
    1. Hay que bajar y subir la voz. Entonación.
    2. Hay que hacer pausas y preguntas.
    3. Hay que gritar a veces.
    4. Hay que mirar a los ojos.
  13. EL DISCURSO YA ESTA ESCRITO. AHORA…
    1. A discurso memorizado no hay mal orador.
    2. Ensayarlo veinte veces frente al espejo.
    3. Repasarlo un par de veces antes de entrar.
    4. ¿Discurso escrito? ¿Qué es eso?
  14. SI ME DIERAN A ESCOGER, PREFIERO…
    1. Leer mi discurso/ clase / charla.
    2. Usar tarjetas de apoyo.
    3. El power point basta.
    4. El juglar me llaman. Voy solo por el mundo.
  15. ¿DE QUÉ PUEDO HABLAR? PREGUNTAN...
    1. Tengo dos conferencias preparadas. Ambas extraordinarias.
    2. Dos o tres temas, y les voy cambiando el título.
    3. Cualquier tema es bueno, dentro de mi área de expertise.
    4. Desde posturas de yoga hasta la primera guerra púnica, no hay tema imposible.
  16. CUANDO SE TRATA DE PÚBLICO, PREFIERO…
    1. Calladito se ve más bonito.
    2. Preguntas al final, gracias.
    3. Levanten a mano. Uno por uno.
    4. Se vale interrumpir.
  17. LO QUE HACE UN DISCURSO MEMORABLE ES...
    1. La trascendencia del tema.
    2. El impacto en la mente del auditorio.
    3. El impacto en el estómago del auditorio.
    4. El conferencista.
  18. ME GUSTA ACABAR MI DISCURSO…
    1. Diciendo “Gracias” y retirándome.
    2. Gritando “¡En tus manos está!” con el puño en alto.
    3. Susurrando: “Si no es ahora, ¿cuándo?”
    4. Contando un chiste final.

¡Listo! Ahora suma los números que has elegido y escribe tu total antes de pasar a los resultados.

 

Imagen: NeONBRAND vía Unsplash

Así que… ¿Qué tipo de orador eres?

17-23 PUNTOS – EL CAMPEÓN DE LA SECU.

Hablas en público cuando tienes que hacerlo; sin miedo, pero también sin pasión. Crees que la vida funciona como los concursos de oratoria, y que realmente hay alguien calificando si metiste las manos a tus bolsillos. No te aplaudirán, pero tampoco te abuchearán. Saliste vivo de esta.

  • Pros: Metódico y confiable.
  • Contras: Aburrido e intrascendente.

24-30 PUNTOS – EL SENADOR DE LA REPÚBLICA.

Tu trabajo requiere que hables en público, pero lo evitarías si pudieras. Tratas de cumplir todas las reglas que te enseñaron: te paras derechito, memorizas hasta tus chistes, no te sales de tu guion. Improvisar no es lo tuyo, pero tienes ganas de aprender.

  • Pros: Coraza fuerte, constancia.
  • Contras: Pobres resultados. Gasta mucho en desodorante.

31-37 PUNTOS – MAESTRO DE CEREMONIA

No tienes miedo al escenario y eso es genial. Tienes también buena presencia, lo que significa que te dan el micrófono seguido. No tomas demasiados riesgos y te atienes a las reglas. A veces te sales un poco de guion para llamar la atención, pero pronto regresas a lo tuyo. Eres efectivo y confiable cuando la ocasión se presenta.

  • Pros: Confiable y seguro. Buen manejo de voz y ademanes.
  • Contras: Mejor telonero que protagonista.

38-44 PUNTOS  – MAESTRO DEL CLUB DE ORATORIA 

Aprendiste los secretos de los grandes, tomaste cursos y te has preparado. Lamentablemente te gana el cliché, y no sabes leer al público. Si fueras músico serías un violín de orquesta bien afinado: das las notas precisas, pero te falta creatividad y liderazgo. Tienes todas las herramientas; ahora métele creatividad y busca tu voz.

  • Pros: Carece de miedo escénico y ama el micrófono.
  • Contras: Carece de miedo escénico y ama el micrófono.

45-51 PUNTOS – EL EXPERTO MONOTEMÁTICO.

También conocido como “la vaca sagrada”, eres el experto incontestable en tu ramo. Probablemente tengas libros publicados y has dado tu conferencia (en singular) en varias ciudades o países. La primera vez que alguien te oye es genial. La segunda es pan con lo mismo. La base de tu storytelling es el conocimiento. Padeces del mal del especialista y preparas cada conferencia como si fuera tu tesis de doctorado.

  • Pros: Podrías ganar un debate televisado en tu tema.
  • Contras: Nadie te invita a un debate televisado.

52-58 PUNTOS – EL MOTIVADOR.

Eres un buen orador, con dotes naturales que pones al servicio de otros. Has probado las mieles del éxito: el aplauso y la risa. La gente se ha tomado fotos contigo después de tus conferencias. Tienes un repertorio más amplio, quizás de cinco o diez temas, y te gusta estar en el escenario. Alguna vez le has pedido a tu público que se levante de sus asientos. La base de tu storytelling es el show. Quizás alguna vez trabajaste en Reino Aventura en la casa del tío chueco, o has vendido algún producto en sistema pirámide.

  • Pros: Oírte es una gran experiencia y gustas a la gente.
  • Contra: Te gana el ensayo y el guion. Difícil de ver por mucho tiempo.

59-65 PUNTOS – EL TED TALKER.

Eres un excelente orador, con dotes naturales que has perfeccionado con el tiempo. Te gusta estar cerca de la gente y sabes leer a tu público, mirarlo a los ojos, e improvisar. La base de tu storytelling es la experiencia. Tienes amigos offline y online. Conoces las reglas de la oratoria y las usas como armas, no como saco de fuerza.

  • Pros: Tienes capacidad de cambiar la vida de las personas.
  • Contra: Es fácil que te duermas en tus laureles. Cuidado.

66-72 PUNTOS – EL ROCKSTAR INTENSO.

Eres un orador dotado. Te gusta el show, el aplauso y los reflectores. Cuentas chistes, historias y estadísticas sin sudar una gota. Amas tomarte fotos y firmar libros, y cobras bien por tus charlas. Te haces sesiones de fotos de estudio una vez al año, y pones frases motivadoras en tus redes. Probablemente tienes tu propia página web. Montas un buen espectáculo, y prefieres la forma al contenido. Te sobra seguridad; te falta afilar la sierra.

  • Pros: Puedes sostener una carrera como orador.
  • Contras: No por mucho tiempo.
Ingresa Ahora