Tres tipos de juntas para dominar tu 'cerebro reptiliano' (y no tomar decisiones equivocadas)

En estas épocas que estamos viviendo los emprendedores dueños de pequeñas y medianas empresas, si dejas que el miedo se apodere de ti, puede ser catastrófico.
Tres tipos de juntas para dominar tu 'cerebro reptiliano' (y no tomar decisiones equivocadas)
Crédito: Depositphotos.com

Grow Your Business, Not Your Inbox

Stay informed and join our daily newsletter now!
9 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

A estas alturas, amigo emprendedor dueño de una pequeña y mediana empresa (Pyme), todos hemos estado recibiendo un tsunami de información respecto al coronavirus SARSCoV2 y sus efectos en la salud y la economía, sin mencionar que su impacto se seguirá sintiendo en los próximos meses y posiblemente años. 

Tengo la oportunidad de pertenecer a varios grupos con de dueños de Pymes y coaches de negocios especializados en pequeños y medianos negocios tanto en México como en Estados Unidos y lo que he podido observar desde que se inició esta situación extraordinaria es que se menciona una y otra vez la importancia de que los emprendedores pongan mucha atención a su estado mental. 

Es normal que por la incertidumbre que estamos viviendo todos, -tanto en la parte de salud, social y económica-, nos genere pensamientos y sentimientos de ansiedad, miedo, incertidumbre, estrés, entre otros. La inmensa mayoría de las personas, no sólo en México y Latinoamérica, sino en el mundo entero, estamos teniendo este tipo de pensamientos y sentimientos. Por lo que tenemos que estar muy al tanto y tomar medidas para revertir sus efectos en nuestras mentes.

Este es tu cerebro en ansiedad 

Imagen: Depositphotos.com

Quisiera compartirte primero que nada qué pasa cuando tenemos pensamientos y sentimientos de miedo y ansiedad. Los científicos han descubierto que el cerebro del ser humano se divide principalmente en dos partes: el cerebro primario y el secundario. El primario es el que controla todas las funciones inconscientes del organismo como la respiración, el bombeo del corazón, y demás funciones vitales que llevamos a cabo sin pensar. Este órgano, al que también se le llama cerebro reptiliano, fue el primero que desarrolló el ser humano. 

Por otro lado, tenemos el cerebro secundario, que es el encargado de las funciones racionales como pensar, discernir, decidir y analizar. Este cerebro es el que históricamente era el encargado de mantenernos con vida cuando estábamos en la época de las cavernas. Sin embargo, cuando nuestros ancestros iban por la selva o la pradera y de repente se encontraban con un peligro inminente como un depredador, el cerebro inmediatamente tomaba control de la situación apagando el cerebro secundario. ¿Por qué? En esos momentos de crisis no había tiempo para llevar a cabo un análisis de la situación, por lo que se liberaban químicos como la adrenalina que ponían al cuerpo en tensión para salir corriendo de la situación de peligro.

El problema que tenemos actualmente es que, a pesar de que ya no enfrentamos el riesgo de que nos coma un león en la selva, el cerebro primario (reptiliano) sigue funcionando y cuando nosotros tenemos pensamientos o sentimientos negativos generados por el cerebro secundario (el racional), el órgano reptiliano comienza a hacer su trabajo de siempre. No distingue si el peligro es un león o un miedo por qué no puedes pagar la nómina de tu empresa; el cerebro primario simplemente recibe la señal, comienza a soltar químicos en el cuerpo (que pueden después afectar a tu salud si no son procesados adecuadamente) y a su vez, trata de apagar al cerebro racional.

Por esta razón cuando estamos en estado de miedo y estrés las probabilidades de que tomemos decisiones equivocadas son muy altas, porque nuestro cerebro racional no está trabajando al 100%. Por elcontrario, está siendo mitigado por el cerebro secundario.

Cómo domar el cerebro reptiliano

Imagen: Depositphotos.com

Es estos momentos el aspecto más CRÍTICO para ti es tener una actitud positiva y proactiva y cuidar mucho el tipo de pensamiento que generas porque puede hacerte tomar decisiones apresuradas e incorrectas. Aquí te dejo algunas recomendaciones y opciones que te pueden ayudar:

  1. Medita
  2. Haz ejercicios mentales positivos
  3. Haz oración (dependiendo de tu religión)
  4. Elige que tipo de información quieres consumir en las redes sociales; no te sobre satures con información del coronavirus. 
  5. APRENDE A DISFRUTAR DE LOS RETOS

Aplica la regla 80 por ciento

Por otro lado, es muy importante que en estos momentos pases el 80% de tu tiempo en pensar cómo puedes generar ventas con nuevos productos y servicios o nuevos canales de distribución. Lo que la mayoría de los dueños de Pymes hacen en situaciones de crisis es precisamente lo contrario: pasan el 80% de su tiempo pensando cómo van a recortar costos y gastos, pero eso no es lo que realmente te va a ayudar a salir adelante en estos momentos de tantos retos. Dedica la mayoría de tu tiempo a generar nuevos ingresos.

¿Cómo haces esto?  

1. Establece por lo menos tres juntas: Reuniones a la semana de 30 minutos a 1 hora de duración para hacer un ejercicio de lluvia de ideas sobre cómo generar ingresos de inmediato. Tienes que hacer juntas separadas, en una sólo será para ideas de nuevos productos o servicios y otra junta será para ideas de nuevos canales de distribución para comercializar tu producto o servicio.  
¿Cuál va a ser el formato de estas junta? 

A. Los primeros 20 a 30 minutos las personas comparten sus ideas. No se juzgan las ideas, sólo se escriben.

B. Después, hay que calificar la lista de ideas de acuerdo con tres criterios poniendo una calificación del 1 al 3 a cada criterio de cada idea para sacar un total de puntos, siendo 3 la calificación mayor. Estos son los criterios para calificar las ideas: 

I. Que generen ingresos lo más pronto posible.
II. Que sea lo más fácil de poner en funcionamiento.
III. Que requiera la menor inversión posible. 

C. Dependiendo de la calificación de acuerdo con los criterios que se mencionaron, se define que ideas se van a poner en marcha, tiempo límite y responsables. 

D. Ejecutar la idea.

2. A continuación, te comparto una serie de preguntas CLAVE que puedes hacerte una y otra vez tú como dueño de tu empresa y también compartir con tu equipo. Estas preguntas puedes hacerlas en otra junta diferente a la de las juntas para nuevos productos y/o servicios y a la de nuevos canales de comercialización / distribución: 

  • ¿Cómo afecta actualmente a mi empresa la situación del COVID-19 en mis ventas?
  • ¿Qué podría comenzar a hacer diferente e incluso aprovechar la situación de manera positiva para buscar nuevas formas de vender y entregar mi producto / servicio?
  • ¿Cómo puedo comenzar a platicar con mis clientes para saber qué productos y servicios podría ofrecerle en estos momentos para ayudarlos?
  • ¿Cuál es la necesidad básica que nuestra empresa satisface a nuestros clientes?
  • ¿Qué cambió con la situación del COVID-19 para nuestros clientes, una lista de 5-10 cosas que hayan cambiado o pregúntales directamente a tus clientes?
  • ¿Qué no ha cambiado para nuestros clientes con la situación actual, qué necesidad siguen teniendo que podría yo satisfacer de manera distinta a la que lo he hecho hasta ahora?
  • ¿Qué otros problemas mis clientes están experimentando que no tienen que ver con mis productos o servicios que yo pueda ayudarlos a resolver?
  • ¿Cómo puedo seguir relevante con mis clientes y mantener la relación en estas épocas, para cuando se reactive la actividad?

Es muy importante que establezcas estas juntas semanales a partir de ahora en adelante, 2-3 juntas a la semana. En ocasiones quizá no surjan muchas ideas, pero no te desesperes, el cerebro funciona de manera muy peculiar, algunas veces las personas tendrán buenas ideas otras no. Lo importante es que hagas estas juntas, este ejercicio, cada semana.

Por último, te recomiendo que no participes en el juego de “esperar” y “sobrevivir” mientras todo vuelve a la “normalidad”. Es un juego defensivo muy peligroso y riesgoso ya que nadie sabe con certeza cuándo las cosas volverán a la “normalidad” y cuándo eso suceda cuánto tiempo tardará la actividad económica a restablecerse. Juega a la ofensiva: nuevos productos, servicios, formas de comercializar, etc. De esta forma, cuando las cosas regresen a la “normalidad”, el único problema que tendrás es decidir si sigues con tu modelo nuevo de negocios y el anterior o con ambos. 

Y recuerda cuidar mucho tu actitud mental.

Keep Reading

Latest on Entrepreneur