Consejos que debes poner en práctica si vas a pedir un préstamo en línea en esta época

Distintas fuentes han reportado un crecimiento en las solicitudes de crédito personal, y no es para menos, pues muchos bancos han anunciado el final de las prórrogas en los pagos que se solicitaron hace cuatro meses.
Consejos que debes poner en práctica si vas a pedir un préstamo en línea en esta época
Crédito: Depositphotos.com

Grow Your Business, Not Your Inbox

Stay informed and join our daily newsletter now!
10 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.
  • Trata de informarte lo más que puedas acerca del funcionamiento de los préstamos y de todas las condiciones que implican, sobre todo sobre cómo funciona el interés.
  • Como estamos hablando de préstamos personales en línea, las personas deben tener extra-cuidado y leer toda la letra pequeña. 

Estamos en un momento en el que millones de mexicanos buscan un préstamo en línea y, debido a esto, otros millones han caído en fraudes y condiciones usureras. No pasa desapercibida la ironía que significa que algunos opten por aprovecharse cuando, precisamente, lo que más se necesita es ayuda.

El camino más seguro es, en definitiva, aprender a protegerse y conocer los derechos que le corresponden a una persona que adquiere un préstamo.

Distintas fuentes han reportado un crecimiento en las solicitudes de crédito personal, y no es para menos, pues muchos bancos han anunciado el final de las prórrogas en los pagos que se solicitaron hace cuatro meses, cuando la mayoría de las personas tenían la esperanza de que la pandemia por COVID-19 se acabara en un mes.

Pero esto no pasó. Así que, en caso de necesitarlo, aquí tenemos algunos pasos y precauciones que se deben tener en cuenta antes de acceder a un préstamo por internet.

Foto: Steve Johnson vía Unsplash

Primero que todo, aprende el ABC de los préstamos

Trata de informarte lo más que puedas acerca del funcionamiento de los préstamos y de todas las condiciones que implican, sobre todo sobre cómo funciona el interés. Para que no te sientas perdido, estudia estos términos.

  • El destino del préstamo: los préstamos son como los colores; hay para todo tipo y todo fin. El destino de un préstamo hipotecario es una propiedad inmueble, mientras que el de un préstamo personal, como su nombre lo dice, es para uso personal y se puede utilizar en lo que una persona quiera sin rendirle cuentas al banco. 

  • El riesgo que asume el banco: dependiente del destino del préstamo será el riesgo que asume el banco de recuperar su dinero. Si es para una casa, el riesgo es más bajo, pues el banco siempre puede recuperar el bien y venderlo, por lo tanto, cobrarán una tasa de interés más baja. Si es un préstamo personal, el banco asume un riesgo más grande, pues no podrá recuperar el bien que la persona compró, y por eso el banco cobrará una tasa de interés mayor.

  • La tabla de amortización: es un documento que le entrega el banco al cliente que ha sacado un préstamo. En esta tabla viene detallado cada pago que el cliente tendrá que hacer a lo largo del plazo del crédito, asumiendo que nunca entre en mora. Hay personas que se ponen muy nerviosas porque creen que el banco podrá modificar las mensualidades a su antojo, pero no es cierto que puedan, pues para eso te entregan la tabla.

  • Plazo: la cantidad de tiempo en el que pagarás tu crédito.

  • Anualidad, seguros y comisiones: son todos los gastos extra que pagarás junto con tu crédito. Por lo general se incluye un seguro por desempleo y muerte. También es posible que el banco te cobre una anualidad y una comisión de entrada.

  • CAT: es lo más importante, pues es el porcentaje total sobre el monto del crédito que el banco te cobrará. El CAT informa el costo completo del crédito incluyendo la tasa de interés y todos los gastos asociados del préstamo, como de los que hablamos en el punto anterior.

  • Lo que pasará si no pagas a tiempo: a esto se le llama “las consecuencias” y cualquier persona debe tenerlas claras antes de firmar un contrato de préstamo. En los bancos, estas consecuencias comprenden ser reportado a las centrales de información de crédito como Buró y Círculo de crédito y, más adelante, que la deuda sea vendida a un despacho de cobranza que insistirá hasta recuperar el dinero, llegar a un arreglo o instaurar una demanda; pero esto último solo pasa en las últimas instancias.

Ahora, como estamos hablando de préstamos personales en línea, las personas deben tener extra-cuidado y leer toda la letra pequeña, pues no todas las instituciones están verificadas por el gobierno y es posible que no jueguen con las mismas reglas que una institución financiera. Instituciones de dudosa reputación, pero que piden pocos requisitos para un préstamo, podrían acosar a las personas si no pagan a tiempo, utilizar técnicas de presión ilegales o cambiar las condiciones así el cliente sea cumplido con sus pagos. También podrían cobrar tasas de interés usureras, aprovechando la necesidad y la urgencia de las personas.

¿En qué hay que fijarse al tomar un préstamo por internet?

Foto: Depositphotos.com 

1. En los intereses

Es necesario comparar para no aceptar una tasa de interés que raye en la usura, es decir, en una tasa de interés demasiado alta e injusta. Para hacer esto debes acceder a un simulador de crédito personal que compare varias opciones, para que te des una idea de las tasas y que sepas que estarás pagando lo justo.

Si todos los bancos cobran un interés del 1,5% en promedio mensual, y otra institución te está cobrando 7%, claramente se están aprovechando.

De cualquier forma, la usura es penalizada en México, por lo que, si una empresa está cobrando intereses por encima de lo normal con la excusa de que no tienen en cuenta el historial o que hacen el trámite en el mismo día, se puede reportar a las autoridades.

Hay bastantes instituciones de crédito legales dispuestas a prestar dinero a personas con mal historial, por lo que no hay que descansar hasta encontrar un préstamo a la medida.

2. En que el prestamista sea legal

Es decir, que esté certificado por La Comisión Nacional Bancaria y de Valores y la CONDUSEF. Revisa en sus páginas que estén debidamente registrados para prestar dinero y captar intereses, así te asegurarás de que todo se haga como es debido.

Se debe tener en cuenta que no porque una empresa tenga una página web que se vea bien, quiere decir que sea legal. No te dejes engañar por una buena fachada.

  • Revisa la identidad y el registro legítimo del otorgante de crédito, que cumplan, en el caso de las Sociedades Financieras Populares (Sofipos), con los requerimientos de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) www.cnbv.gob.mx, y en el caso de las Sociedades Financieras de Objeto Múltiple No Reguladas (Sofomes ENR), verifica que cumpla con todos los registros que pide la Condusef www.condusef.gob.mx.

  • La antigüedad de la empresa y las opiniones de otros clientes también dicen mucho de una empresa, asegúrate de verificarlas.

  • No entregues tu información en cualquier formulario de internet. Observa que la página sea segura, averigua su política de manejo de datos y fíjate en que tenga el candado en la parte de arriba. Los datos que entregues en páginas inseguras pueden servir para que pidan préstamos fraudulentos en tu nombre.

  • Si haces parte de grupos cerrados en redes sociales, no temas preguntar acerca de la opinión de otras personas sobre las páginas en las que planeas pedir un préstamo.

  • No entregues dinero a ninguna empresa de préstamos a cambio de recibir uno más rápido o de mayor cantidad. Algunas empresas te pedirán dinero a cambio de estudiar tu situación, pero esto siempre es mentira, es posible que pagues y que no vuelvas a ver tu dinero.

  • Lee todo el contrato de crédito antes de firmarlo, sobre todo si es con una empresa que no conoces. Revisa el monto del crédito, el plazo, los intereses, las comisiones. Examina exhaustivamente la tabla de amortización y, sobre todo, revisa las condiciones por pagos con mora. Hay algunas instituciones legales pero que tratarán de cambiar las condiciones en caso de que te demores tan poco como un día en pagar. Es posible que hasta cambien la tasa de interés y el plazo. Mantente alerta.

  • Si consigues un préstamo en un sitio en el exterior, verifica que se rija bajo leyes mexicanas y que esté registrado en México.

  • Visita el buró de entidades financieras (www.buro.gob.mx) para que verifiques las calificaciones que han dado otros usuarios, si la autoridad ha detectado cláusulas abusivas en sus contratos o si tienen multas relacionadas con sus servicios

Después de verificar estos requisitos, una persona puede lanzarse a tomar un crédito con confianza.

En el blog Bancompara hemos hablado de algunos sitios en los que es confiable pedir un préstamo por internet, por si quieres ahorrarte un poco de tiempo, pero, aún así, siempre revisa el contrato de crédito final antes de firmar.

También, toda persona que esté pensando en tomar un préstamo personal por internet debe comparar tasas y CATs, pues no es momento de perder dinero en malas condiciones.

Por último, es muy buena práctica revisar las razones por las cuales se necesita un préstamo, y cuestionarlas dos veces. Si será para solventar una mala racha o aprovechar una excelente oportunidad de inversión, entonces será una buena decisión, mientras que, si es para cubrir un lujo o un gusto personal, tal vez no sea el mejor momento para hacerlo, sobre todo si la situación laboral tambalea a causa del COVID-19.

Revisa detenidamente tus finanzas, compara y toma la mejor decisión.

¡Mucha suerte!

Keep Reading

Latest on Entrepreneur