Financiamiento de cuentas por cobrar, una opción para las empresas en tiempos de COVID-19

Mientras una buena liquidez es un arma vital ante la crisis, el acceso a capital de trabajo se hace cada vez más complejo; el financiamiento de cuentas por cobrar destaca como una solución a este reto.
Financiamiento de cuentas por cobrar, una opción para las empresas en tiempos de COVID-19
Crédito: William Iven vía Unsplash

Entrepreneur's New Year’s Guide

Let the business resources in our guide inspire you and help you achieve your goals in 2021.
5 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Por: Edmundo Montaño, director general de Drip Capital México

  • ¿Cómo pueden hacer las empresas para mejorar sus finanzas? La respuesta inmediata es el financiamiento. Sin embargo, surge otro reto. 

A pesar de que la reapertura económica se ha puesto en marcha, la incertidumbre, así como el alcance y la duración de la crisis, aún son una interrogante para las empresas del país y del mundo. 

Ante esto, consultoras y especialistas hacen hincapié en que la mejor manera de prepararse para hacerle frente, es comprender cuáles son sus riesgos y vulnerabilidad desde un punto de vista operacional y financiero. Con esto en mente, un eficaz nivel de liquidez y estrategias relacionadas al manejo de flujos de efectivo, destacan como los principales consejos de los expertos.

Pero, mientras que, en el último trimestre de 2020, la inversión, consumo y exportaciones en México reportan las caídas más fuertes en los registros del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), la pregunta natural es ¿Cómo pueden hacer las empresas para mejorar sus finanzas?

La respuesta inmediata es el financiamiento. Sin embargo, surge otro reto. 

Foto: Micheile Henderson vía Unsplash

Las condiciones tanto de acceso como solicitud de créditos durante los últimos trimestres del año también se han visto afectadas significativamente: no solo es que las empresas demanden menos créditos por la preocupación de no poder cumplir con la obligación de una deuda, sino que los bancos e instituciones financieras se han vuelto más estrictos en las condiciones y estándares de aprobación. 

Lo anterior no quiere decir que el financiamiento quede completamente descartado, pues aún existen otras maneras de financiar sus operaciones sin adquirir más deuda. Disminuir los días de inventario, renegociar términos de pago con clientes y proveedores, son algunas de las opciones, pero una de las más destacadas por las posibilidades que ofrece es el financiamiento de cuentas por cobrar.

¿Cómo funciona el financiamiento de cuentas por cobrar?

Como su nombre lo dice, es una forma de financiar tu operación al recurrir a tus cuentas por cobrar, es decir, los pagos de facturas de las cuales ya has realizado una venta, pero están en un plazo de crédito que ofreciste a tus clientes (usualmente de entre 60 o hasta 90 días).

Mientras que los créditos usualmente te piden un colateral en garantía e implican un apalancamiento financiero (en otras palabras, deuda), este esquema es una transacción comercial, a través de la cual “vendes” tus facturas por cobrar a un tercero (llamado factor, el cual consiste en una empresa especializada en financiamiento, o instituciones de banca de desarrollo), de este modo recibes el efectivo pactado por adelantado.

También conocido como descuento de facturas o factoraje, este tipo de financiamiento ha sido considerado como una opción atractiva para financiar la operación de las empresas mexicanas por organismos como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID Invest).

Así funciona usualmente una transacción de financiamiento de cuentas por cobrar:

Imagen:  Drip Capital. 

Otra de sus grandes ventajas es que tiene mínimas implicaciones fiscales y contables: la principal diferencia, en cuanto a documentos de corte fiscal o de facturación, será la emisión de los complementos de pago de acuerdo con el anexo 20 de facturación electrónica.

El capital de trabajo que adquieres entra directamente como efectivo y en tu hoja de balance se refleja en tus activos, por lo que es una manera de inyectar liquidez y tener un mejor flujo de efectivo.

En cuanto a costos, el factor suele cobrar una tasa de factoraje (factoring fees), más intereses. Por ejemplo, si tu empresa solicitara financiamiento para una factura con un valor de 50 mil dólares, recibirías un adelanto de 40 mil dólares y el cargo aproximado, basado en los días financiados (para este ejemplo serán de 60 días) y la aprobación de crédito (1.0% para efectos de este caso) el costo sería de mil dólares.

Los siguientes meses aún tendrán muchos retos para las empresas mexicanas, por lo que priorizar estrategias que les ayuden a tener hojas de balance más sanas y capital de trabajo de fácil acceso es un arma vital ante la crisis. El financiamiento es un primer paso para lograrlo mientras descubrimos cómo será la “nueva normalidad” post-pandemia.

Keep Reading

Latest on Entrepreneur