Cómo preparar tu empresa para una recesión económica

Aún no se han descubierto todas las implicaciones de la pandemia, pero hay indicios de que nos encaminamos hacia una recesión considerable.
Cómo preparar tu empresa para una recesión económica
Crédito: Depositphotos.com/ Entrepreneur en Español

Grow Your Business, Not Your Inbox

Stay informed and join our daily newsletter now!
Entrepreneur Leadership Network Writer
Entrepreneur, Investor, Analyst
11 min read
Este artículo fue traducido de nuestra edición en inglés.
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

El COVID-19 ha tenido un impacto devastador en toda la economía. Antes de esta pandemia, los economistas advertían de una posible recesión en 2021. A pesar de esto, muchos dueños de negocios aún no estaban al tanto y siguen preocupados por cómo mantener sus puertas abiertas.

Desafortunadamente, parece que estaremos luchando con estos problemas económicos durante los próximos meses. Según un comunicado del Foro Económico Mundial (FMI), las perspectivas de crecimiento mundial en 2020 son negativas y pasará al menos otro año hasta que comencemos a ver una recuperación.

Aquí exploraremos algunos consejos y sugerencias para ayudar a que tu negocio sea a prueba de recesiones para que pueda capear la tormenta que se avecina.

Señales de recesión

Aún no se han vislumbrado todas las implicaciones económicas que tendrá el COVID-19, pero hay algunas señales de advertencia de que nos dirigimos a una recesión grave. Aquí están algunos ejemplos:

  • Un aumento dramático del desempleo: hay millones de trabajadores actualmente en licencia y se anticipa que estos pueden contribuir a un aumento dramático del desempleo. Un rápido aumento de las tasas de desempleo es una señal segura de que se avecina una recesión.
  • Los consumidores pierden la confianza: cuando los consumidores se sienten bien, gastan más, pero a medida que disminuye la confianza en la economía, los hábitos de gasto se endurecen. Cuando el gasto del consumidor se ralentiza, es un indicador normal de la llegada de una recesión.
  • Los trabajadores no renuncian: como propietario de un negocio, puedes desarrollar un sexto sentido para cuando tienes un empleado descontento que se está preparando para renunciar. Cuando la economía es buena, es más probable que los trabajadores se vayan y renuncien, ya que confían en que podrán encontrar otro trabajo. Sin embargo, a medida que la confianza en la economía comienza a caer, la mayoría de los trabajadores seguirán con sus trabajos porque temen no encontrar algo nuevo. Por ejemplo, esta tendencia se monitorea en Estados Unidos con la Encuesta sobre Vacantes y Rotación Laboral del Departamento de Trabajo. Estos datos se publican cada trimestre y se prevé que las cifras de septiembre para el segundo trimestre muestren una tasa de abandono más baja en comparación con el año pasado.
  • Caen las ventas de automóviles nuevos: después de una casa, es probable que un automóvil sea tu compra más importante. Si bien es posible que necesites un automóvil para moverte, no necesitas un automóvil nuevo. Durante los tiempos económicos fuertes, hay más ventas de automóviles nuevos, pero a medida que se acerca la recesión, las ventas de automóviles nuevos caen.
  • Tasas de interés erráticas: cuando las tasas de interés se comportan de manera errática, es un indicador clave de una recesión inminente. Normalmente, puedes darte cuenta que una nota a 10 años paga un interés más alto que una factura a tres meses. Sin embargo, a medida que se acerca una recesión, hay una curva de rendimiento invertida, que se produce cuando los rendimientos a largo plazo ofrecen una tasa de interés más baja.
  • Menos oportunidades para los trabajadores temporales: a medida que la economía entra en recesión, es más difícil para los trabajadores temporales encontrar trabajo. Las oportunidades para los trabajadores temporales tienden a estar más disponibles cuando las empresas luchan por satisfacer la demanda y necesitan ayuda adicional. A medida que la economía se deteriora y la demanda se contrae, las empresas ya no necesitan personal temporal.

Entonces, ¿qué pasos puedes tomar para que tu empresa capee esta tormenta?

1. Crea una previsión de flujo de caja trimestral

Una de las mejores formas de asegurarte de que tu empresa pueda capear los flujos y reflujos de la economía es tener un plan viable. Debes tener un conocimiento completo de dónde proviene tu efectivo y cómo se gasta.

Aunque en tiempos difíciles puede ser complicado ver más allá de esta semana, un pronóstico de flujo de caja trimestral es crucial para visualizar el futuro.

Este plan te permitirá contabilizar todo el dinero y hacer ajustes cuando sea necesario. Podrás utilizar esta información para actuar estratégicamente en lugar de reaccionar cuando algo sucede. También puedes revisar tu plan cada semana para mantener el rumbo.

Un pronóstico de flujo de caja trimestral es crucial para visualizar el futuro / Imagen: Depositphotos.com

2. Planifica para diferentes escenarios

El futuro nunca es seguro, pero puedes prepararte para la incertidumbre con la planificación de escenarios. Trata de considerar diferentes visiones para el futuro de tu empresa. Esto te ayudará a repensar las posibilidades y comprender los resultados que la mantendrán en el camino hacia el éxito.

Trata de considerar tu plan original, un escenario probable y el peor de los casos. Cuando trabajes en cada uno de estos escenarios, puedes considerar soluciones en las que quizás no habías ya pensado para reaccionar ante una situación estresante.

3. Investiga tus opciones de liquidez

La liquidez es un aspecto crucial de cualquier negocio. A pesar de que muchas empresas siguen trabajando desde casa, necesitas liquidez para poder pagar a tus empleados, facturas y gastos para mantener las puertas abiertas.

Hay muchas opciones para crear liquidez a partir de soluciones financieras alternativas, utilizando activos comerciales para ofrecer una participación parcial a los inversores de capital privado. Además, actualmente existen programas gubernamentales desarrollados como respuesta a la pandemia que también pueden ayudarte.

4. Mantén la comunicación con tu banco

El año pasado, más de 22 mil empresas se declararon en quiebra. Es probable que esa cifra aumente drásticamente en 2020. Sin embargo, en muchos de estos casos, las empresas no pudieron mantener la comunicación con sus prestamistas.

El paso más importante para ayudar a que tu empresa sea a prueba de recesión es comunicarse de manera proactiva con su banco. Establecer una conversación con tu banco demostrará la confiabilidad de tu negocio.

Puedes analizar tu calificación de riesgo comercial, qué préstamos se han rebajado y otras áreas que podrían afectar tu negocio. Esto te ayudará a comprender cómo se tratará su negocio en el futuro.

5. Sigue en contacto con tus proveedores

En las condiciones actuales, es difícil determinar cuándo todo volverá a la "normalidad", por lo que debes mantenerte en contacto con tus proveedores. Esta es la mejor manera de asegurarse de que tu flujo de caja no se vea comprometido.

Por ejemplo, al comienzo de la pandemia, las marcas de moda estadounidenses y europeas cancelaron pedidos por valor de 1,500 millones de dólares. Esto tiene un efecto dominó, ya que estas empresas pueden tener dificultades para pagar a sus propios proveedores.

Verifica dónde pueden estar los riesgos para tu flujo de caja. Deberá revisar sus contratos, hablar con sus clientes y tomar decisiones desde este punto. Con una comprensión completa del panorama general, puedes crear un plan para garantizar un flujo de caja positivo.

 

Verifica dónde pueden estar los riesgos para tu flujo de caja / Imagen: Depositphotos.com

6. Cuida tus relaciones con los clientes

Tus clientes son tu fuente de ingresos más importante. Si bien perder clientes nunca es bueno, puede ser particularmente peligroso durante una recesión. Por lo tanto, debes hacer que tus clientes sean tu prioridad.

Concéntrate en brindar un servicio al cliente excepcional, que ofrecerá una mejor oportunidad de retener a sus clientes y atraer nuevos negocios. Adapta tus productos y servicios, ofrece incentivos y evalúa tus procesos de posventa para asegurarte de que sus clientes sigan siendo leales.

7. Concéntrate en lo que haces mejor

Mientras te preparas para capear una recesión, no te alejes de tus fortalezas. Aunque la diversificación puede ser algo bueno, agregar nuevos productos y servicios para probar algo no será una protección adecuada contra una recesión económica.

La experimentación puede crear vulnerabilidad, desviando la atención de lo que realmente haces mejor. En su lugar, trata de concentrarte en lo que tu empresa hace bien y trabaja para hacerlo aún mejor. Esto creará una base estable para cualquier cambio económico.

8. Obtén una ventaja sobre tu competencia

No todas las empresas pueden superar una recesión, por lo que debes asegurarte de que tu empresa sea la que pueda hacerlo. Es importante ganar ventaja sobre la competencia. Puedes comenzar investigando tu industria. Mira en qué áreas la competencia te supera y dónde puedes mejorar tu negocio. Si bien esto puede llevar mucho tiempo, esta investigación podría salvar a tu empresa a largo plazo.

Puedes utilizar esta información para implementar estrategias sólidas, ofrecer productos o servicios que la competencia no ofrece e ir más allá de las expectativas del cliente. Esto ayudará a tu empresa a adelantarse a la competencia en su mercado objetivo.

9. No descuides tu marketing

Aunque puede resultar tentador simplificar tus costos durante una recesión, no descuides tus esfuerzos de marketing. De hecho, durante una recesión económica, su marketing es aún más crucial.

Si bien otras empresas pueden reducir su marketing, puede aprovechar esta oportunidad para diferenciarte y aumentar el conocimiento de tu marca. Desde mejorar tu redacción hasta explorar nuevas estrategias de marketing, puedes aumentar la participación de la audiencia y aumentar las ventas.

Haz una lluvia de ideas para maximizar tu inversión en marketing y explotar tu ventaja competitiva. Esto ayudará a retener la lealtad del cliente y mantendrá su contabilidad en números negros.

10. Considera nuevas formas de capitalizar los servicios de entrega

La pandemia ha obligado a muchas empresas a reconsiderar sus servicios. Vale la pena considerar nuevas formas de capitalizar esto. Desde activos digitales como la enseñanza o el coaching hasta las ofertas virtuales, piensa en los servicios que tu empresa puede proporcionar.

Las formas creativas y únicas de apoyar a tus clientes ayudarán a mantener tu negocio en sus mentes.

 

La pandemia ha obligado a muchas empresas a reconsiderar sus servicios / Imagen: Depositphotos.com

Si bien aún no hemos descubierto todas las implicaciones financieras de la pandemia, es esencial comenzar a hacer que tu negocio sea a prueba de una recesión. Aunque no hay nada que garantice que las empresas puedan superar una recesión difícil, la planificación estratégica ofrecerá una oportunidad de lucha para capear la tormenta potencial.

 

Keep Reading

Latest on Entrepreneur