5 pasos para hacerte cargo de tu carrera

Lo que está dentro de su poder de control son tus propias decisiones. A través de elecciones deliberadas y reflexivas, puedes (y debes) hacerte cargo de tu propia carrera.
5 pasos para hacerte cargo de tu carrera
Crédito: Depositphotos.com

Entrepreneur's New Year’s Guide

Let the business resources in our guide inspire you and help you achieve your goals in 2021.
Entrepreneur Staff
8 min read

Por: Sarah Danzl, Directora Global de Comunicación en Degreed 

  • Acepta las oportunidades imperfectas. 
  • Sigue aprendiendo y desarrollando habilidades. 
  • Crea “tu marca personal”. 
  • Crea una red de personas.
  • Sé realista, paciente y perseverante. 

Construir una carrera es una tarea complicada. Los altibajos son inevitables, ya que están influenciados por la economía, los empleadores y las decisiones que tomamos en el camino. La economía no es algo que podamos controlar y, aunque se puede influir esto no siempre es posible. Lo que está dentro de tu poder de control son tus propias decisiones. 

A través de elecciones deliberadas y reflexivas, puedes (y debes) hacerte cargo de tu propia carrera de las formas más significativas e impactantes. Cuando lo logres, es más probable que puedas controlar tu propio futuro. Para eso, debes concentrarte en cinco aspectos:

Piensa a largo plazo: acepta las oportunidades imperfectas

Como la mayoría, he tenido varios empleadores y me he desempeñado en distintas posiciones. Me encanta mi trabajo actual, pero encontrar y conseguir este trabajo de ensueño no sucedió por casualidad. Por un lado, tenía que visualizarme en un rol como este mucho antes de pensar que era alcanzable. 

Imagen: Depositphotos.com

Al principio de mi carrera, tenía el dilema acerca de lo que sentía, en ese momento, era un gran cambio en mi carrera. Estaba trabajando en marketing para una organización sin fines de lucro en la que realmente creía y tenía un gerente que se había arriesgado por mí. La oportunidad estaba en un campo nuevo, en un nivel más bajo de la escala, en el sector corporativo. 

Pero entonces sucedió algo que puso mi dilema en un contexto que instantáneamente me aclaró todo. Mi papá me preguntó de qué manera el trabajo que estaba considerando contribuiría a mi capacidad para conseguir mi próximo trabajo y, finalmente, “el trabajo de mis sueños”. Acertadamente, comencé a considerar las oportunidades buenas, pero imperfectas, como valiosos peldaños.

Sigue aprendiendo y desarrollando habilidades: acepta el avance

Desarrollar tus conocimientos es una de las mayores claves del éxito. No solo es algo inteligente, sino también necesario. Para bien o para mal, las habilidades que aprendemos en la escuela o al principio de nuestra carrera suelen perder su importancia unos pocos años después.

La buena noticia es que es más fácil que nunca mantenerse al día con las habilidades que necesitas para tener éxito, sin importar cuáles sean tus objetivos profesionales. Cada vez más empleadores ofrecen a los empleados oportunidades de aprendizaje online. Fuera del trabajo, en internet abundan los mismos tipos de contenido de aprendizaje y muchos son gratuitos. Identifica las habilidades que tienes y las que necesitas y después ¡Adéntrate en ellas!

Y ten esto en cuenta: una cosa es explorar nuevas habilidades, pero otra es aprenderlas de verdad, incorporarlas en tus actividades cotidianas. Para llegar a ser realmente competente, debes aplicar nuevas habilidades en el mundo real. Puedes hacerlo asumiendo nuevos proyectos, participando como voluntario en tu comunidad y asesorando o enseñando a otras personas interesadas en obtener las mismas capacidades. Y si tu empleador te brinda estas u otras oportunidades de desarrollo, no dudes en hacerte presente y aprovecharlas.

Cada paso que das para aprender y desarrollarte te prepara para tu próximo gran paso profesional. Mantén la mente abierta siempre y ten la disposición de correr riesgos.

Controla tu comportamiento social: crea “tu marca personal”

La forma en que eliges mostrarte profesionalmente es muy personal. También puede depender en gran medida de tu línea de trabajo. Independientemente de la imagen que presentes, date cuenta de que estás creando una marca personal que indica tu valor a los posibles empleadores.

Creo que siempre es mejor mantener el control de tu imagen, y puedes hacerlo de dos formas clave. Primero, refina tu presencia en las redes sociales. Puede resultar tentador pensar en ciertos tipos de redes sociales, como Facebook, como un lugar para explayarte con tus amigos y familiares. También lo es pensar que nadie se dará cuenta de que, en Twitter, ese nombre secreto y aleatorio es en realidad tu usuario.

La realidad es esta: hay posibilidades de que un posible empleador intente ver lo que publicaste. Elige imágenes y palabras que sean acordes a tus objetivos profesionales. Y si insistes en publicar contenido que pueda resultar perjudicial, verifica que tu configuración esté segura y que tus cuentas tengan la máxima privacidad posible. Recuerda que no hay garantía de que esto te salve.

LinkedIn es otra historia. Su propósito principal es actuar como una red profesional, por lo que realmente no hay excusa para ir más allá y publicar contenido fuera de lo aceptable dentro de la industria elegida. LinkedIn también es posiblemente el mejor punto para establecer tu marca profesional online y puedes hacerlo de varias formas. Para empezar, publica una foto de perfil y mantén actualizado tu perfil. Los usuarios que tienen foto de perfil en LinkedIn pueden obtener hasta 21 veces más visualizaciones que aquellos que no. Y las páginas de perfil con un título y un resumen atractivos pueden impulsar tu marca personal y ayudarte a dar una primera impresión excelente. 

Tu marca también existe fuera de internet en la forma en que te comportas con tus compañeros y líderes. Destaca al ser confiable, amigable y con buena actitud para trabajar. Cumple lo que prometes. Sigue adelante y haz jugadas clave.

Crea una red de personas: se trata de ponerse en contacto

La palabra “networking” puede tener una connotación negativa si se evocan imágenes de oportunistas aduladores que están al acecho en eventos profesionales, tratando de entrar en contacto con todas las personas “adecuadas”. Por supuesto, es importante conocer personas que puedan ayudarte a salir adelante. Pero la creación de redes implica mucho más que saludar a medio mundo en eventos sociales.

Imagen: Gabriel Benois vía Unsplash

Si se hace correctamente, el networking se trata tanto de ayudar a los demás como de ayudarte a ti mismo. Con más de 700 millones de miembros de todo el mundo que trabajan en casi todas las industrias imaginables, LinkedIn es un gran lugar para comenzar a conectarse con otros. Vale la pena unirse a grupos sobre temas que te interesan, buscar tutores o simplemente hacer preguntas a expertos, y ofrecer ayuda a otros.

También puedes, y debes, establecer contactos en tu lugar de trabajo actual. Al hacerlo, establecerás contactos clave con personas que pueden ayudarte a dar los siguientes pasos en su carrera.

Sé realista, paciente y perseverante

No sé quién necesite escuchar esto, pero lo más probable es que no ocupes el puesto de vicepresidente en tu segundo trabajo después de la universidad. Lo más probable es que no obtengas un salario millonario a los dos años de haberte incorporado a una empresa. Pero eso no significa que no debas soñar en grande. 

Y necesitas dar pasos inteligentes y firmes hacia cada objetivo. No te limites, especialmente cuando las cosas se pongan difíciles. Vas a recibir comentarios negativos. A alguien no le va a gustar lo que escribiste o cómo presentaste algo. Pero conviértelo en una oportunidad. Permite que te afecte por un momento, pero luego úsalo como aliciente para mejorar una y otra vez. Haz todo lo posible para no tomarte los contratiempos de manera personal. Si ves el rechazo de manera constructiva, en realidad puede reforzar tu autoestima. 

Por último, no te sientas “demasiado importante” para determinadas tareas. A veces, primero tienes que trabajar en las trincheras para ganarte las medallas. Y yo diría que eso nos hace bien tanto física como mentalmente. No te subestimes. No sabrás qué es posible hasta que lo intentes. Y, si fracasas, no sientas que siempre será así en el futuro. Sigue siendo positivo y aprendiendo, nunca te rindas.

Keep Reading

Latest on Entrepreneur