Legalización de la marihuana en México, ¿en dónde estamos realmente?

Lo que hoy se está discutiendo también fue impulsado mediante mecanismos legales en donde se argumentó que la prohibición al libre consumo de cannabis es una falta al derecho de libre desarrollo de la personalidad.
Legalización de la marihuana en México, ¿en dónde estamos realmente?
Crédito: Depositphotos.com

Grow Your Business, Not Your Inbox

Stay informed and join our daily newsletter now!
5 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

"¡Legalización del Cannabis en México!" Esta es una frase que las últimas semanas hemos escuchado de diferentes maneras en todos los medios, redes sociales y televisión. Sin embargo, ¿cuál es la realidad? ¿En dónde estamos? 

Para responder a estas preguntas es fundamental volver al inicio del rompimiento a la prohibición en el país. Antes que nada, hay que recordar que, en 2017 el congreso aprobó reformas a la Ley General de Salud y el Código Penal Federal para abrir paso al uso médico y científico del Cannabis. Sin embargo, por cuestiones meramente políticas, dicha legislación se ha quedado sin reglamentar. Derivado de este vacío legal, los familiares de los pacientes han seguido luchando por su derecho, incluso llegando hasta la Suprema Corte de Justicia de la Nación, donde a través de amparos lograron que la corte exigiera a la Secretaría de Salud el reglamento. En pocas palabras, el cannabis para uso medicinal ya es legal, pero se han incumplido los diferentes plazos para emitir las reglas, lo cual es una pena ya que atenta directamente contra la accesibilidad y precio de los medicamentos hechos a base de cannabis que hoy difícilmente se pueden conseguir legalmente.  

Por otro lado, lo que hoy se está discutiendo también fue impulsado mediante mecanismos legales en donde se argumentó que la prohibición al libre consumo de cannabis es una falta al derecho de libre desarrollo de la personalidad generando así una jurisprudencia de ley que obligó al Senado de la República a iniciar un proceso legislativo que involucra los siguientes pasos: 

  1. Creación de iniciativa o proyecto de ley en el Senado de la República
  2. Análisis de iniciativa y creación de dictamen en Comisiones Revisoras del Senado de la República
  3. Discusión y votación del dictamen en el Pleno del Senado de la República
  4. Análisis de proyecto de ley y creación de dictamen en las Comisiones Revisoras de la Cámara de Diputados (AQUÍ ESTAMOS HOY)
  5. Discusión y votación del dictamen, en el Pleno de la Cámara de Diputados
  6. Promulgación por el Ejecutivo
  7. Publicación en el Diario Oficial de la Federación

Desde el momento de la creación de este proyecto de ley se contempló extender los alcances de este documento, con el objetivo de aprovechar y regular no solo el uso adulto si no también el uso de investigación y el uso industrial.

Hoy nos encontramos en espera de que comiencen el proceso en la Cámara de Diputados, este es de suma importancia ya que de sufrir observaciones por parte de los Diputados el proyecto de ley deberá volver al Senado de la República para su validación antes de continuar su ruta al Poder Ejecutivo, lo que podría provocar un retraso y un posible incumplimiento del plazo marcado por la Suprema Corte de Justicia de la Nación del día 15 de diciembre para legislar sobre el tema. 

La Suprema Corte de Justicia de la Nación fijó como fecha límite para la legislación el 15 de diciembre / Imagen: Depositphotos.com

En este proyecto de ley se contempla la creación del “Instituto Mexicano de Regulación y Control del Cannabis” el cual se encargará de dictar y vigilar las normas de los diferentes usos. Dentro del uso adulto se incluye; el autocultivo sin necesidad de registro ni permisos de 6 a máximo 8 plantas por vivienda, las asociaciones de consumo de cannabis psicoactivo que permitirán hasta 20 socios con 4 plantas por cada uno al año y para efectos de la creación del mercado de uso adulto, se prevén licencias de cultivo, transformación y comercialización del cannabis psicoactivo, excluyendo la importación o exportación de psicoactivos para uso adulto. 

No están claros aún los alcances y límites del uso de investigación y el industrial, no se establece una clara distinción entre el cannabis de uso industrial para consumo humano (segmento wellness, productos de CBD hasta el 1% de THC) y el cannabis de uso industrial para la creación de plásticos, biocombustibles, papel, entre otros. 

Este momento histórico representa el inicio de una nueva industria y lo que se tiene hoy no es algo perfecto, pero vale la pena resaltar que es un gran paso en el camino de la política de regulación de drogas, definitivamente un momento histórico para México ya que de aprobarse nos convertiremos en el tercer país a nivel mundial en legalizar todos los usos del cannabis. Lo que trae consigo un sin fin de oportunidades de negocio que no solo radicarán en su uso recreativo, medicinal o wellness, sino que abre el espectro de cosas que se pueden hacer con el cannabis industrial fuera del consumo humano, vale la pena seguir de cerca el desarrollo de dichas oportunidades. 

Keep Reading

Latest on Entrepreneur