El fin de un sueño: Uber vende su división de coches autónomos y de taxis voladores

La plataforma de transporte privado prefiere concentrarse en los negocios que sí le están redituando: el transporte de pasajeros y la comida a domicilio.

Por

Ayer se anunció que Uber vendió oficialmente su división de coches autónomos a la empresa emergente Aurora. Ahora, la plataforma de transporte privado llegó a un acuerdo para que Joby Aviation adquiera Uber Elevate, su flotilla de taxis voladores.

Cortesía de Uber

Tras años de intentar que su negocio de taxis aéreos despegue, Uber finalmente optó por dejar el proyecto para concentrarse en lo que sí les ha funcionado: el transporte de pasajeros y el envío de comida a domicilio.

Según anunció Joby Aviation, el convenio implica una inversión de 75 millones de dólares por parte de Uber en la empresa, sumados a los 50 millones que invirtió en enero pasado. Además, la compañía de transporte aéreo podrá utilizar la app de Uber para que los clientes contraten sus taxis voladores. La idea es cooperar mutuamente para ofrecer servicios tanto terrestres como aéreos para los clientes de ambos servicios.

“Estamos entusiasmados de que su solución de movilidad transformadora esté disponible para los millones de clientes que confían en nuestra plataforma”, dijo Dara Khosrowshahi, director ejecutivo de Uber en un comunicado sobre el acuerdo con Joby.

 

Imagen: Joby Aviation

Joby Aviation es una empresa con sede en California que está desarrollando sus propios taxis VTOL (vehículos aéreos personales). Por ahora, la empresa tiene un vehículo aéreo totalmente eléctrico con capacidad para cuatro pasajeros y el piloto. Puede recorrer alrededor de 240 kilómetros a una velocidad de más de 300 km/h. Estiman que tendrán listo su servicio con los primeros VTOL volando para 2023.

A principios de esta semana, Uber vendió su división de vehículos autónomos a Aurora Innovation Inc. por 4 mil millones de dólares. Como parte del convenio, Uber hará una inversión de 400 millones de dólares en efectivo en la compañía, con lo que controlará el 26% de las acciones.

Ambas transacciones resultan un alivio para Uber, ya que tanto la división de coches autónomos como la de taxis voladores han requerido mucha inversión en estos años y representarían más fuga de capital antes de ver ganancias.

Mira también: Aptera, el auto eléctrico solar que no necesita recargarse y puedes apartar con 2 mil pesos

Ingresa Ahora