Los retos para la eLogística que dejó el 2020 en LATAM

Si bien la pandemia detuvo algunas operaciones comerciales, el e-commerce se disparó en cantidades impensables antes de 2020, lo que representa una gran oportunidad para la logística electrónica.

Por

El gran tema del 2020 fue, sin duda, el COVID-19. La pandemia no sólo modificó conductas de tipo social y laboral, sino también transformó los negocios, sobre todo los que tienen relación con la logística. Gracias a la pandemia, el e-commerce ha aumentado su demanda en porcentajes muy significativos, provocando un reto para las cadenas de suministros y servicios de entrega a domicilio.

Depositphotos.com

La cuarentena y la imposibilidad de salir de casa, generó nuevos hábitos de consumo, los cuales han afectado la velocidad de entrega, la demanda y la planificación de abastecimiento. No obstante, el mercado Latinoamericano, con casos como el de Pibox, ha mirado la pandemia como una excelente oportunidad de crecimiento, el cual depende en gran parte del desarrollo de la eLogística.

De hecho, la aplicación de logística Pibox, generó en este periodo más de 2 millones de envíos en los cuatro países en donde opera (Colombia, México, Perú y Brasil), posicionándose como el jugador logístico con más crecimiento del último año. Bajo estos datos, la empresa espera, además, crecer en un 300% en los próximos meses para afianzarse en el sector logístico de la región. 

Logística electrónica, la organización para potenciar el e-commerce

La eLogística o logística electrónica se refiere a cada uno de los procesos de estrategia y organización digital que conforman un e-commerce, desde la gestión de compra hasta el transporte logístico, pasando por los inventarios, almacenamiento y venta del producto. Esto para ofrecer al cliente una experiencia de usuario no sólo efectiva, sino completamente satisfactoria abarcando todas las exigencias del comercio virtual.

Gracias a la logística electrónica, los e-commerce adquieren métodos más efectivos para optimizar sus procedimientos, especialmente las entregas de productos, ya que esto involucra más servicios, así como un mayor manejo de la información en tiempo real con la finalidad de estar atento a cada uno de los pasos en la cadena de suministros. Para ello, la eLogística se vale de la tecnología más avanzada y adaptada del momento.

Panorama logístico en América Latina

“Las plataformas digitales de logística, no solo reducen los costos de operación, sino también facilitan el encuentro entre el cliente y la empresa, disminuyendo los tiempos de entrega y mejorando la comunicación”, cuenta Daniel Rodríguez, CEO de Pibox. De hecho, la Organización Mundial de Comercio (OMC) prevé que estas plataformas podrían aumentar el comercio de bienes en 2 puntos porcentuales en comparación con un escenario base.

Por si fuera poco, en enero pasado el Foro Económico Mundial anticipaba que la demanda de entregas de última milla crecería 78% a nivel mundial para 2030. No obstante, es casi un hecho que esta suma sea mucho mayor debido a la pandemia y al momento que vivimos, donde LATAM se presenta como uno de los principales mercados en desarrollo.

Ventajas de la aplicación de la eLogística

“La gran ventaja de la aplicación de la logística electrónica es un aumento en la productividad del proceso logístico, esto gracias a la conjunción de la tecnología más actual que incluye herramientas como Análisis de datos, Big Data, IoT, Open Data, conectividad en tiempo real, Realidad aumentada y Realidad virtual”, contó Rodríguez. 

La eLogística puede ayudar a mejorar las operaciones comerciales y minoristas en América Latina. Del mismo modo, al digitalizar u optimizar procesos de compra y entrega, las empresas podrían alcanzar una reducción de hasta el 25% de costos de envío principalmente. Lo cual representa cantidades importantes, pues en Latinoamérica la logística de envío significa el 15% del costo de un producto, casi el doble que Europa y Estados Unidos.



Foto: Cortesía Pibox

Principales retos de la logística en el futuro

Tanto en el futuro inmediato como en el que se extiende a los siguientes años, el sector logístico tiene aún grandes retos por delante:

  •  Facilitar devoluciones: aprovechar los servicios de logística inversa, reenvío y reventa que ofrecen los operadores logísticos.
  • Adaptarse a la “logística verde”: ya no basta con ser empresas socialmente responsables, sino que deben buscar métodos que no contaminen o afecten el medio ambiente, así como utilizar la mayor cantidad de recursos orgánicos.
  • Profesionales actualizados: hoy en día es necesario que los involucrados en una cadena logística deban actualizarse constantemente para implementar novedosas estrategias y no retrasarse en procedimientos.

“Si bien la pandemia detuvo algunas operaciones comerciales, el e-commerce se disparó en cantidades impensables antes de 2020, lo que representa una gran oportunidad para explotar el mercado Latinoamericano, el cual se encuentra listo para adaptarse a las nuevas tecnologías a través de la logística electrónica para mejorar cada uno de sus procesos y poder potenciarse a nivel mundial tal como se merece”, concluyó el CEO de Pibox.

Ingresa Ahora