4 rasgos de líderes que pueden llevar a su equipo a sobrevivir cualquier cosa

En tiempos de crisis, lidera como el explorador antártico Ernest Shackleton.

Por
Este artículo fue traducido de nuestra edición en inglés. Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

En momentos que nunca pueden predecirse, los líderes deben guiar a aquellos a quienes sirven a través de desafíos y crisis. Si hay algo que el COVID-19 nos ha enseñado, es que no tenemos el control de todo y los líderes más grandes son aquellos que pueden brindar esperanza, dirección y un dar un empujón hacia adelante.

George Rinhart | Getty Images

El futuro es incierto e impredecible, pero nuestro presente es tumultuoso, caótico e incluso potencialmente mortal. ¿Cómo lideran los líderes en esos momentos?

Sir Ernest Shackleton ofrece un gran ejemplo. De 1914 a 1916, Shackleton dirigió una expedición en un intento por convertirse en el primero en cruzar la Antártida con vida. Antes de eso, había formado parte de dos expediciones, ambas fracasaron. Este intento, sin embargo, resultó ser tanto el mayor fracaso de Shackleton como su mayor logro. Incluso antes de llegar a la costa, el barco de Shackleton estuvo congelado en el mar durante 10 meses. Para empeorar las cosas, el barco fue aplastado por el océano, lo que obligó a los hombres a acampar en el hielo durante cuatro meses helados y oscuros. Shackleton, sin embargo, los mantuvo con vida, los condujo a tierra y, con otros cinco hombres, navegó ochocientas millas para encontrar la ayuda que tan desesperadamente necesitaban. A pesar de que no pudo cruzar la Antártida, Shackleton garantizó la seguridad de los 27 hombres durante el lapso de su cuarentena antártica de dos años.

Todos hemos escuchado el término "gestión de crisis". Shackleton mostró no solo rasgos y habilidades excepcionales para manejar a las personas y sus emociones durante una crisis, sino que también dirigió a su equipo con esperanza, hacia el crecimiento, la unidad y, en última instancia, la vida.

Aproximadamente un siglo después, los líderes de empresas y organizaciones pueden aprender de este capitán. Aquí hay cuatro rasgos de carácter atemporales y que salvan vidas que Shackleton compartió con muchos otros grandes líderes en tiempos de crisis.

Optimismo contagioso

Al leer historias como Shackleton's Way de Margot Morrell y Stephanie Capparell, que describen los efectos de Shackleton en las personas que lo rodeban, es evidente que Shackleton era un hombre carismático y optimista. A pesar de las imágenes que encuentras en Google, Shackleton parece haber sido un personaje con los pies en la tierra, amante de la diversión y atractivo.

A uno de los miembros de su tripulación, que brindó muchas risas y música al grupo, después le dijeron que lo contrataron porque Shackleton pensó que se veía divertido. Aunque nunca debemos contratar o reclutar a alguien únicamente en función de su apariencia física, obtenemos una idea de las prioridades de Shackleton. Vemos que la química, más que la competencia, juega un factor importante en un gran equipo.

Por mucho que los líderes deberían centrarse en desarrollar habilidades como la proyección de visiones y las conversaciones cruciales, puede que no sea una mala idea aprender a cantar con los demás, incluso cuando no se pueda, y brindar no solo esperanza sino optimismo.

Mantenerse tranquilo

Sin embargo, ser optimista no conduce a cambios, transformaciones o resultados. Shackleton no tenía un optimismo ingenuo. Él conocía muy bien la realidad de su situación, pero mantuvo una serena compostura. En tiempos de crisis, los líderes deben mantener la razón y el fundamento, incluso cuando es tentador ceder a sus ansiedades y miedos. No importa la gravedad de la situación, los grandes líderes son una fuente de fortaleza y estabilidad para su equipo.

Morrell y Capparell citan a su compañero de tripulación Michael H. Dale, quien dijo que Shackleton "nunca dio la más mínima señal, sin importar lo mal que se pusieran las cosas, de que no iba a sobrevivir".

Organización igualitaria

Cuando tenía poco más de 20 años, trabajé como ayudante de camarero en un restaurante elegante. Una de las cosas que siempre recordé de ese lugar fue cómo primero tenía que trabajar un turno en todos los demás roles si trabajaba como servidor.

En el barco de Shackleton, todos eran iguales. Ya fuera un simple tripulante o un médico, se esperaba que, cuando fuera necesario, fregara los suelos o condujera el barco. Shackleton cumplió con estas reglas: al dividir a la tripulación en equipos más pequeños, Shackleton siempre incluía a las personas más difíciles en el suyo. Incluso eligió literas y dormir en la misma cabina que los demás.

En determinadas situaciones (por ejemplo, deportes), puede ser conveniente apilar un equipo. Si el objetivo es que todos trabajen juntos y sobrevivan, puede ser más prudente organizarse y distribuirse de manera uniforme.

Humilde compasión

Aunque Shackleton fue llamado "el jefe", se describe que se tomaba su tiempo para escuchar a los demás. Al pasar a un miembro de la tripulación por un pasillo, los detenía y les preguntaba sobre sus vidas y cualquier detalle que recordara.

Durante una gélida noche, Shackleton notó que uno de sus hombres parecía estar sufriendo más que los demás. En lugar de castrar al hombre frente a todos, Shackleton optó por pedir más sidra de manzana caliente para él y para todos. Si bien muchos de los hombres terminaron bebiendo más sidra de manzana caliente de la que necesitaban, Shackleton mostró compasión hacia su compañero.

En Shackleton's Way, se cita a Shackleton diciendo: "(Las comidas) eran faros brillantes en esos días fríos y tormentosos... El resplandor de calidez y comodidad producidos por la comida y la bebida nos hizo optimistas a todos".

Liderazgo atemporal

A medida que todos llevamos nuestras vidas y nuestros respectivos equipos a través de tiempos de incertidumbre sin precedentes, todos podemos mirar a Ernest Shackleton como un ejemplo de cuatro rasgos importantes para el liderazgo en crisis:

  • Deja de lado los objetivos y las métricas por un momento y comparte una risa o tal vez incluso una canción.
  • Estar presente con tu gente, brindándoles una presencia fresca, tranquila y serena.
  • Sacrifica tu orgullo y preferencias.
  • Mira las necesidades y el dolor de los demás.

¿No podrían todas las personas en nuestras vidas usar un poco más de optimismo? ¿Compañerismo unido? ¿Una taza extra de sidra de manzana caliente?

Ingresa Ahora
Ryan Lui

Escrito por

Entrepreneur Leadership Network Contributor

Ryan Lui is a performance coach who helps business leaders increase their focus, move forward and go faster towards fulfilling their goals. He understands that worthy goals require work and a high-performing person.