Por qué es mala idea reducir el tiempo de permanencia en Buró de Crédito

La propuesta plantea reducir de 72 meses a 18 meses dicha permanencia, y la justificación reside en las dificultades que tienen los clientes para pagar, situación enaltecida por la pandemia que vivimos.
Por qué es mala idea reducir el tiempo de permanencia en Buró de Crédito
Crédito: Depositphotos.com

Grow Your Business, Not Your Inbox

Stay informed and join our daily newsletter now!
7 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Recientemente se reportó que una diputada de Morena está proponiendo reducir el tiempo de permanencia de clientes morosos en las sociedades de información crediticia o SIC (como Buró de Crédito (BC) y Círculo de Crédito (CC)) como medida para “reactivar la economía”. La propuesta plantea reducir de 72 meses a 18 meses dicha permanencia, y la justificación reside en las dificultades que tienen los clientes para pagar, situación enaltecida por la pandemia que vivimos.

Considero que esto es un error, al revertir el terreno ganado en el énfasis e importancia que las personas deben de tener con sus finanzas personales y en su historial crediticio; al castigar por la falta de información a los que han pagado correctamente privándolos de posibles mejores tasas y condiciones crediticias; y al perjudicar innovaciones en el otorgamiento de crédito más rápido, con mejores condiciones y a distancia, cuyo único input es la necesidad de información.

Creo que la propuesta de Ley es bien intencionada, y que, apelando por el supuesto interés de las personas, se presuma que mejorará el otorgamiento de crédito. Sin embargo, como fundador de Prestadero, la plataforma que utilizando información de las SIC logró ser la primera en otorgar créditos 100% en línea en México sin avales ni garantías, el hueco de información que esta propuesta generaría evitaría que pudiéramos otorgar créditos con mejores condiciones, perjudicando a la misma gente que esta propuesta busca ayudar.

La Ley actual, ya estipula a través de reglas de Banco de México en la Circular 27/2008, que los créditos de montos bajos se eliminarán del historial crediticio inclusive, en algunos casos, antes de lo que la propuesta de Ley propone.

Esta Ley, entonces, pretende restarles importancia a los adeudos de montos altos y podría generar una actitud perversa, al solicitar créditos de montos de hasta $2.64 millones, dejar de pagar, y esperar tan solo 18 meses para que el crédito se elimine de tu historial de manera impune (los créditos de montos mayores no se eliminan, y asumiría que la propuesta no considera la reducción de la permanencia en créditos mayores a 400 mil UDIS).

¿Y qué pasa con aquellos usuarios que los otorgantes de crédito premiamos por su buen comportamiento, y que inclusive no han dejado de pagar durante esta pandemia?  Los castigaremos por esa falta de información en forma pareja, ajustando por este riesgo adicional nuestras tasas hacia arriba.  

Por ejemplo, supongamos que solicitan crédito en Prestadero dos usuarios: Ana y Pedro. Supongamos que Ana y Pedro tienen exactamente el mismo historial crediticio, pero con una excepción: Ana tiene un adeudo que dejó de pagar hace 5 años. Por lo tanto, el crédito de Ana se aprueba con una tasa de 20% anual y el crédito de Pedro con una tasa de 10% anual, con base en su comportamiento crediticio. Ahora supongamos que la propuesta de Ley para reducir la permanencia de clientes morosos es aprobada, de tal forma que el crédito que Ana dejó de pagar hace 5 años es eliminado, por lo que los historiales de Ana y Pedro (que siempre pagó a tiempo) son idénticos. Debido al conocimiento de que los créditos negativos ya son visibles por mucho menor tiempo, Prestadero ajusta su modelo de riesgo, otorgando el crédito a Ana y Pedro a 15% anual. ¿Es justo que Pedro ahora no puede acceder a las mismas condiciones crediticias que antes cuando siempre pagó a tiempo? Claro que no. La propuesta de Ley asume que los otorgantes no haremos cambios a nuestros modelos de riesgo si es aprobada, pero eso no sucederá, y por lo tanto, los más afectados de aprobarse esta propuesta son los mejores pagadores.

Hay que recordar que no es la Sociedad de Información Crediticia quien te otorga el crédito, y que una persona esté reportada negativamente o no en Buró de Crédito no es un requisito sine que non de la obtención del mismo. Por esto, constantemente surgen empresas innovadoras que buscan maneras alternativas de realizar scoring de crédito, y que toman factores (como la presente pandemia) para determinar si la persona dejó de pagar por causa de fuerza mayor y no por falta de voluntad (lo cual puede inferirse de manera muy sencilla).

Inclusive Prestadero tiene un producto de crédito llamado Prestapal en el que no requieres tener buen historial de crédito, y ayudamos a reintegrarte con tu buen comportamiento de pago al sistema financiero. Pero para que existan estos productos necesitamos tener acceso a información. Deben ser este tipo de innovaciones la base del crecimiento del país y reactivación de la economía, no la exclusión o eliminación de información que inhabilita esta innovación. 

Los otorgantes, con un simple análisis del historial crediticio de una persona, podemos identificar si el crédito o los créditos dejaron de pagarse durante la evolución de la pandemia para determinar la probable causa de los retrasos. Inclusive, la propuesta de Ley podría solicitar a las SIC introducir una nueva clave de observación a los créditos que tuvieron retraso durante la pandemia, y así los otorgantes podríamos discernir con aún mayor facilidad (y tomar la decisión de no tomar en cuenta), los retrasos a causa del COVID-19.  Sin embargo, si eliminando la información por completo no le dan dicha opción al otorgante, entonces el modelo de riesgo será modificado para perjudicar a todos a rajatabla.

Otro de los potenciales efectos secundarios negativos de esta reforma de Ley, pudiera ser el incremento sustancial de procesos judiciales para recuperar la deuda, ya que, en caso de que el crédito esté en proceso judicial, no se elimina de tu historial (ni siquiera en seisdfgh años). Prestadero seguramente realizaría esta estrategia, entablando demandas masivas aún con clientes que tienen voluntad de pago, pero con créditos morosos para evitar la eliminación de los registros en su historial. Cuando se trata de créditos sin avales y sin garantías, el historial crediticio es tu mejor carta de presentación; pero si esa carta no se muestra completa, y la penalización por dejar de pagar en tu historial es nula o baja, entonces automáticamente le resta valor al historial de personas que siempre han pagado de manera puntual.

Cabe aclarar que no he tenido acceso a la propuesta de Ley, y sólo he identificado sus preceptos mediante entrevistas y reportajes, por lo que me reservo el derecho a modificar o atenuar este punto de vista si la Ley tiene pormenores que contraponen lo que aquí expongo (por ejemplo, que la reducción de la permanencia sea sólo sobre ciertos montos y/o que sea sólo sobre créditos vencidos durante el periodo de la pandemia).

Keep Reading

Latest on Entrepreneur