3 formas de ganar dinero y desarrollar tu negocio sin dejar tu trabajo

Iniciar un negocio requiere capital y tiempo. Estas estrategias pueden ayudarte a usar tu tiempo y recursos limitados para comenzar tu negocio mientras conservas la seguridad de tu horario de 9 a 5.

Por
Este artículo fue traducido de nuestra edición en inglés.

Una de las partes más difíciles para iniciar un negocio es, bueno, iniciar un negocio. Es posible que tengas una gran idea, un conjunto increíble de habilidades o una visión de un mercado emergente, pero a menos que tengas conexiones en lugares altos o fondos, puede ser increíblemente difícil dejar tu trabajo de tiempo completo y lanzarte a una empresa completamente nueva.

Pitchaya Makied/EyeEm | Getty Images

Una solución para este problema es intentar una franquicia. Sin embargo, si tienes una visión diferente en mente, lo mejor que puedes hacer es crecer lentamente tu negocio con el tiempo y el dinero que ya tienes.

Estas tres estrategias pueden ayudarte a maximizar tus recursos y orientar tu producto o servicio hacia la rentabilidad. De esa manera, cuando finalmente estés listo para hacer de tu pasatiempo a un negocio de tiempo completo, te sentirás más seguro.

1. Niégate a ofrecer tus talentos gratis

Con suerte, The Joker no es uno de tus modelos a seguir, ni en la vida ni en los negocios. En The Dark Knight, el payaso malvado (interpretado por Heath Ledger) comete innumerables delitos, incluidos asesinato, robo a un banco y, lo peor de todo desde el punto de vista financiero, quemar varios millones de dólares en un ataque de resentimiento. Pero The Joker tiene una sola línea en la película que todos los emprendedores harían bien en recordar: "Si eres bueno en algo, nunca lo hagas gratis".

Quizás en el pasado, hayas realizado pasantías no remuneradas para poner un nombre elegante en tu currículum o adquirir experiencia en una nueva industria. Pero, según el Departamento de Trabajo, las pasantías o el trabajo no remunerado solo son legales si el trabajador es considerado el principal beneficiario del trabajo. Algunas de las casillas necesarias que uno podría necesitar marcar para probar que el trabajador no remunerado es el verdadero beneficiario incluyen demostrar que “la pasantía brinda capacitación que sería similar a la que se impartiría en un entorno educativo” y “la pasantía está ligada al programa de educación formal del pasante".

Si ya dominas las habilidades esenciales para tu próximo negocio, por ejemplo, redacción publicitaria, consultoría empresarial o hablar en público, no lo hagas de forma gratuita. Solo te estás engañando a ti mismo con un cheque de pago que podría ayudarte a establecer tu negocio. Incluso podrías estar alejando a posibles inversores o clientes.

Es como la vieja anécdota sobre la lavadora de la venta de garaje: si la colocas afuera con un letrero que dice "GRATIS", la gente asumirá que está rota y no tiene valor, incluso si les dices lo contrario, y la ignorarán. Pero si le da un precio, digamos, 40 dólares, entonces la gente podría terminar peleando por un trato tan bueno.

Lo mismo ocurre con tu negocio potencial.

Convertir tu habilidad en un negocio requiere aprender a sacar provecho de tu conjunto de habilidades atrayendo clientes que paguen, lo que puede llevar algún tiempo. ¿Cuál es un precio óptimo para tus ofertas? ¿Cuál es el mercado objetivo? ¿Qué estrategia de marketing se dirige más a los nuevos clientes? ¿Cómo es su embudo de ventas óptimo? Responder estas preguntas puede ayudarte a convertir tu habilidad en un negocio real mucho más rápido que hacerle un favor a un amigo.

Si no estás seguro de por dónde empezar, la vicepresidenta ejecutiva y directora general de Essentials y SMB de Salesforce, Meredith Schmidt, escribió un excelente artículo para Entrepreneur sobre un proceso simple de cinco pasos que puedes utilizar para encontrar el precio adecuado para tus ofertas:

  1. Comprende el valor de tu producto o servicio. Schmidt dice que debes comenzar por hacerles una pregunta adicional a tus clientes. “Algo como: '¿Qué pensarías si cobramos X cantidad?' La segunda es una pregunta sin ayuda como: '¿Cuánto estarías dispuesto a pagar por esto?' Puedes reconciliar los dos conjuntos de respuestas para acercarte a un precio objetivo". 
  2. Investiga a la competencia. No tienes que copiar lo que hacen otras empresas de tu industria, pero pueden ayudarte a encontrar un precio que podría brindarte una ventaja competitiva en el mercado.
  3. Determina tus costos. Este puede ser obvio, pero si no sabes cuánto gastas en tu producto o servicio, no sabrás tu costo de equilibrio: el precio mínimo a cobrar por tu oferta para recuperar lo que has invertido.
  4. Crea un modelo de precios básico. Puedes que odies las matemáticas, pero hay una fórmula bastante sencilla que puedes usar. Primero, toma el precio de tu oferta y resta el costo que debes realizar. Luego, multiplica ese número por la cantidad de tus ventas y obtendrás tus ganancias.
  5. Pasar a los números de comportamiento. Schmidt te recuerda que los lectores van de izquierda a derecha y, por lo tanto, prestan más atención a los números de la extrema izquierda que a los de la derecha. Un artículo con un precio de 19 dólares puede parecer considerablemente menor en la mente de alguien que si tiene un precio de 20 dólares, pero es solo una diferencia en dólares. Estos números de comportamiento pueden ayudarte a vender más sin reducir considerablemente los precios.

Schmidt también señala que fijar el precio de tu negocio puede ser una ciencia inexacta: si cobras demasiado, podrías perder algunos clientes. Cobras muy poco y no ganarás tanto como podrías. La prueba y el error pueden ayudarte a encontrar el número correcto para ti, si estás dispuesto a intentarlo.

2. Utiliza modelos freemium y tiendas de terceros para completar tus ofertas

¿Y si tu idea de negocio es digital? Puede que no sea práctico esperar que los consumidores paguen por tu producto, sin ser visto en el sitio (juego de palabras), cuando hay tantas opciones gratuitas disponibles para ellos. Incluso las plataformas de suscripción más populares en los Estados Unidos, como The Athletic (1 dólar por semana durante los primeros seis meses) o The New York Times (1 dólar por semana durante el primer año), ofrecen pruebas de acceso con grandes descuentos.

A menos que tengas décadas de historia o decenas de millones en capital de riesgo, puede que no tenga sentido cobrar de inmediato. En tales casos, un modelo freemium puede ayudarte a monetizar tu plataforma digital sin asustar a los clientes potenciales.

¿No estás familiarizado con freemium? Harvard Business Review lo define de esta manera: “Los usuarios obtienen funciones básicas sin costo y pueden acceder a funciones más completas por una tarifa de suscripción. Si se te has conectado en LinkedIn, has compartido archivos a través de Dropbox, has visto programas de televisión a través de Hulu o has buscado un compañero en Match, has experimentado el modelo de primera mano. También funciona para empresas B2B; por ejemplo, Box, Splunk y Yammer ".

Uno de mis ejemplos favoritos es League of Legends de Riot Games, un juego en línea gratuito que genera miles de millones mediante compras opcionales.

O puedes crear oportunidades pagas adicionales, semi-relacionadas en tu sitio. Por ejemplo, Entrepreneur EUA no es una empresa de moda ni una empresa de tecnología, pero puedes comprar artículos y accesorios en nuestro sitio.

La mejor manera de hacer esto, si deseas evitar el dolor de cabeza de lidiar con la seguridad requerida para el comercio electrónico, podría ser capitalizar los sitios establecidos de terceros. El programa de afiliados de Amazon "ayuda a los creadores de contenido, editores y blogueros a monetizar su tráfico" al ganar "hasta un 10% en comisiones de asociados por compras y programas que califiquen". Puedes conectar tu sitio web a una tienda en línea como Shopify para que “los clientes puedan ingresar su URL personalizada en su navegador web para visitar su tienda en línea. Aún utiliza su proveedor de dominio externo para administrar la configuración de su dominio, pagar su dominio y renovarlo".

3. Trabajador autónomo

Si tu negocio se centra en un servicio, podrías considerar trabajar por cuenta propia como una forma de construir tu base de clientes y recibir pagos al mismo tiempo. Es casi como las pruebas con descuento de las que hablamos anteriormente en The New York Times, donde los clientes potenciales pueden probar lo que tiene para ofrecer sin comprometerse a largo plazo.

La colaboradora emprendedora Julia McCoy es la fundadora de Express Writers y ha escrito un par de artículos en nuestro sitio sobre cómo puedes comenzar a trabajar independientemente como redactor publicitario. Si bien es posible que tengas un conjunto de habilidades diferentes, muchos de tus conocimientos se pueden aplicar a una amplia gama de servicios.

McCoy dice que hay cinco pasos básicos que puedes seguir:

  1. Encuentra tu nicho. Podrías pensar que lanzar una red amplia es tu mejor opción, pero McCoy señala que dentro de tu campo, "los escritores de autoridad reciben un pago de hasta 1 dólar por palabra mientras construyen un nombre duradero en su industria". Y aunque un dólar por palabra puede no parecer mucho, considera el hecho de que los escritores prolíficos pueden producir fácilmente varios miles de palabras en un solo día.
  2. Decide qué habilidades duras y blandas son esenciales. En una pieza separada, McCoy describe tres habilidades duras, que son más técnicas, que uno podría necesitar para convertirse en un excelente redactor independiente, que incluyen SEO y estrategia de contenido. Pero tus clientes serán personas, por lo que es igualmente importante desarrollar más habilidades interpersonales y blandas como la empatía o la curiosidad.
  3. Construye tu portafolio. ¿Qué tienes ya para ofrecer como prueba de tu valía? ¿Puedes dirigir a las personas a un sitio web bien diseñado con testimonios de clientes?
  4. Pitch para proyectos. McCoy recomienda Upwork y Fiverr para aquellos que recién comienzan a trabajar como autónomos. Pero, si ya tienes algunos clientes potenciales, puedes intentar comunicarte con ellos directamente.
  5. Enjuaga y repite. Así como una empresa siempre está iterando, también debería hacerlo en tu proceso de autónomo. Más proyectos significa una mejor cartera, un nicho mejor definido y más lecciones. Sigue utilizando cada paso del proceso para hacer crecer tu red y tu reputación.

La autora de Entrepreneur Press, Laura Briggs, escribió un libro titulado, "Inicie su propio negocio de escritura independiente: la guía completa para comenzar y escalar desde cero". En un extracto publicado en nuestro sitio, Briggs analizó cómo puedes establecer tus tarifas como trabajador independiente. Por ejemplo, si eres un escritor freelance, ¿deberías cobrar por hora, por página, por proyecto o de alguna otra manera? Al final, depende de cada profesional independiente, pero Briggs dice que debes considerar varios aspectos antes de decidir qué es lo mejor para ti.

Por ejemplo, si trabajas más rápido que tus competidores, puedes devaluar tu trabajo ofreciendo un precio por hora. Pero, si trabajas en un proyecto artístico, debes tener en cuenta las revisiones del precio del proyecto.

Simplemente manténlo simple. Explica quién eres tú, resume por qué eres la persona adecuada para ayudar a un cliente con su proyecto y ofrece detalles sobre tu trabajo.

Cómo ganar dinero y desarrollar tu negocio sin dejar tu trabajo tradicional

¿Tratando de construir tu negocio sin renunciar a tu horario de 9 a 5? No te preocupes. Incluso si las ideas anteriores no funcionan, aún tienes opciones. Puedes intentar publicar sobre ti y tus actividades en sitios como Gofundme, Kofi o Patreon. Podrías intentar vender tus productos hechos a mano en Etsy. Puedes construir una audiencia dedicando tu tiempo a una lista de correo electrónico o una plataforma de redes sociales, o establecer contactos con personas que pueden ayudarte a hacer realidad tu sueño.

Pero si no tienes el tiempo o el dinero para dejar tu trabajo, intenta al menos hacer algo para desarrollar tu negocio todos los días, incluso si es solo por unos minutos. Como dice el viejo refrán, a menudo sobrestimamos lo que podemos hacer en un día, pero subestimamos lo que podemos lograr en un año.

Ingresa Ahora
Matthew McCreary

Escrito por

Entrepreneur Staff

Matthew McCreary is the associate editor for contributed content at Entrepreneur.com.