9 dudas de emprendimiento femenino y sus respuestas

Ana Victoria García resuelve las preguntas que siempre quisiste hacerle para alcanzar el éxito.

Por
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

El emprendimiento está presente dentro de los propósitos profesionales y personales, pero diversos factores pueden interponerse a la hora de iniciar la aventura y cohibir el liderazgo femenino; aunque con base en el análisis del Global Entrepreneurship Monitor (GEM), cuando las mujeres emprenden, lo hacen con mayor éxito que los hombres. 

Depositphotos.com

“Los cuestionamientos estarán presentes en nuestras vidas en todo momento, pero es necesario regresar a la raíz de esas preguntas para comprender su pertinencia o saber si solo son ideas preconcebidas ante las que tenemos que quitarnos el miedo y verlas como umbrales que nos aguardan una nueva perspectiva para entender mejor el panorama y sumar valor constantemente”, explicó Ana Victoria García, fundadora de Victoria147, quien además, profundizó en nueve dudas de emprendimiento femenino y nos compartió sus respuestas. 

Ana Victoria García, fundadora de Victoria147 / Imagen: Diego Fierce / Entrepreneur en Español

1. ¿Qué necesito para comenzar a emprender?

La pasión y la paciencia son dos grandes retos en el emprendimiento, sobre todo porque pueden llegar a contradecirse. 

Uno de los grandes cuestionamientos que suelen enfrentar las mujeres emprendedoras es estimar el inicio de su proyecto en función de cuánto tiempo tardarán en obtener resultados, pero la realidad es que no existe un promedio de días o meses, ni para dar el primer paso, ni para ver resultados. Lo importante es mantener la mente enfocada, estudiar el modelo de negocio y la estructura financiera. 

2. ¿Podré comenzar a emprender sola?

El rodearte de talento, te hace más fuerte. La pregunta de las emprendedoras a si es mejor emprender en compañía que en individual, siempre lleva a la misma respuesta: ¡Sí, es mejor tener un socio! 

Ya sea que el equipo se conforme por familiares, amigas o socios, integrar un equipo siempre será un gran inicio. De acuerdo con Anna Wintour, editora en jefe de la edición estadounidense de la revista Vogue desde 1988, mencionó en su Masterclass para YouTube que no cree en los equipos unilaterales, ya que alguien que no sea retado ante sus decisiones, es como un sordo que jamás podrá disfrutar de la música. Así que apóyate en cuantos más puedas y suma fuerzas. 

3. ¿Realmente necesito una estrategia antes de emprender?

La estrategia es la herramienta para el futuro. El Plan de Negocios está en función de tu emprendimiento. Los libros enunciarán diversos fundamentos, pero la esencia recae en tratar de calcular el rumbo de tus decisiones con miras claras de a dónde ir y cómo prepararte para el camino. Es decir, la estrategia es un conjunto de acciones y decisiones relacionadas entre sí para ayudarte a llegar a la meta.  

4. ¿Por qué me da miedo emprender?

El camino es tan sencillo como tú lo veas. Nadie estamos exentos de atravesar una crisis o enfrentar un reto. El COVID-19 es prueba definitiva de ello, pero tomémoslo como ejemplo de un parteaguas que llevó a muchísimas personas a buscar una nueva manera de actuar. 

El miedo a emprender parte del desconocimiento de tus capacidades y del ecosistema, la respuesta más efectiva es darle batalla a través del conocimiento y la educación. Para ello, invierte en profesionalizarte y el miedo desaparecerá. Por ejemplo, conócete mejor, reconoce qué te mueve o qué es lo que quiere lograr con tu emprendimiento. En Victoria147 diseñamos el curso especializado Desde Cero, para prepárate a dar el primer paso en el camino del emprendimiento. 

5. ¿Y si ya se me fue la oportunidad?

Las oportunidades son constantes. Se suele decir mucho que, si dejas pasar una oportunidad, quizás no vuelva nunca más. Desde mi experiencia diré que esto no es del todo cierto. Las oportunidades se generan ante nosotras una y otra vez. Se presentan con un nombre diferente, un empaque distinto y un nuevo costo, pero son constantes. 

Ante ello es importante analizar cada oportunidad, porque pueden ser puertas al éxito o riesgos innecesarios.  

6. ¿Qué pasa si me equivoco?

Las fallas son las nuevas formas de aprender. Pensemos en ese refrán popular que habla sobre aprender más de las caídas que de los aplausos. ¡Más claro ni el agua! Deja atrás el miedo a la crítica y abre los brazos para conocer todo lo interesante que existe a tu alrededor.  

Las fallas son las nuevas formas de aprender / Imagen: Depositphotos.com

Las fallas son las nuevas formas de aprender / Imagen: Depositphotos.com

7. ¿Cómo calculo la inversión, el gasto, el retorno y hasta mi sueldo?

Haz de los números tus amigos. Uno de los pies cojos que muchas mujeres emprendedoras suelen arrastrar es el no entender las finanzas de su proyecto. La respuesta está en abrir los libros, sumar, restar y calcular la utilidad. Para llegar a números negros, es necesario construir un camino amarillo en el que cada adoquín sea tu conocimiento financiero y así evita que no se presente alguna terrible bruja mala del oeste disfrazada de déficit.

8. ¿El cliente siempre tiene la razón?

Tomar en cuenta otras voces. Asegurar que el cliente siempre tiene la razón significa que ante cualquier objeción, opinión, queja, reclamo o sugerencia que haga un usuario nunca debe discutirse, ni ponerse en tela de juicio. La respuesta es todo lo contrario. 

Si bien darle la razón siempre al cliente refuerza su confianza y logra mantenerse la relación con él, ¿Qué pasa cuando las solicitudes del cliente no guardan coherencia? La clave para responder a esta pregunta es ver la situación desde una perspectiva diferente: el cliente sí puede equivocarse en lo que piensa, pero nunca en lo que siente. Para resolver esto bríndale una comunicación efectiva. Es decir, escúchalo atentamente, ofrécele alternativas y cuando hayan llegado a un acuerdo, brinda un extra por aquellas molestias que se pudieron presentar, pero siempre prefiere un cliente contento que uno disgustado.

9. ¿Qué necesito para arrancar un emprendimiento global?

El otro lado del mundo está más cerca de lo que crees, pero la idea es caminar con pasos firmes. En este punto lo más importante es plantearse objetivos a corto, mediano y largo plazo, para así actuar con preparación, observación y reajuste constante. 

Para que una marca se vuelva global se necesitan múltiples decisiones, que tiene que ver con entender el terreno de cada país que va desde su viabilidad hasta su legislación, invertir y, lo más importante, calcular la utilidad del emprendimiento. 

Ingresa Ahora