Hay 5 componentes principales que hacen a un emprendedor ¿Cuántos tienes?

Los cinco elementos principales que definen el espíritu empresarial pueden ayudarte a determinar si es adecuado para ti.
Hay 5 componentes principales que hacen a un emprendedor ¿Cuántos tienes?
Crédito: Bloomberg | Getty Images

Grow Your Business, Not Your Inbox

Stay informed and join our daily newsletter now!
Entrepreneur Leadership Network Contributor
World's Leading Financial Scientist and Survivalist, Author, Speaker.
10 min read
Este artículo fue traducido de nuestra edición en inglés.
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

El espíritu empresarial es un tema que fascina a las personas más brillantes y ricas. Hay algo mágico en cómo un emprendedor talentoso puede cambiar el mundo. Pero, ¿quiénes son los emprendedores? ¿Qué los hace especiales? ¿Cuál es la definición de emprendedor? En este artículo, veremos los cinco elementos principales de un emprendedor.

Los elementos presentados servirán como una lista de verificación para determinar si calificas como emprendedor. Recuerda que incluso si superas el primer obstáculo y eres considerado un emprendedor, aún tendrás que jugar bien tus cartas para estar en el grupo de élite de “emprendedores exitosos”.

Entonces, ¿quién es un emprendedor? Comencemos con cómo definí originalmente al emprendedor en mi libro The Necessity of Finance hace muchos años: “Un emprendedor es un individuo que inicia y administra su propio negocio”. Esta definición captura la esencia general de un emprendedor, pero el tiempo me ha permitido afinar el término. Mi definición ligeramente actualizada es la siguiente: Un emprendedor es una persona que inicia, administra y es dueño de una empresa o una organización sin fines de lucro. Vamos a dividir esto en cinco partes principales, que servirán como una lista de verificación básica para determinar si eres emprendedor.

Un emprendedor es un individuo

El primer elemento de mi definición de emprendedor requiere que seas un individuo. Es decir, debes ser una persona viva. Esta es la calificación más fácil de cumplir: cualquiera que esté vivo hoy (más de siete mil millones de personas) ya ha recorrido una quinta parte del camino para convertirse en emprendedor. La esencia de un emprendedor es personal. Los grupos no pueden considerarse empresarios, solo los miembros individuales. Aunque comúnmente escuches el término “empresa emprendedora” o “grupo emprendedor”, son las personas dentro de cada grupo a las que realmente se hace referencia. Un emprendedor no es un equipo de fútbol, ​​un club de ajedrez o una corporación gigante; es simplemente una persona.

Ok, pasaste la primera prueba. ¡Sigamos para ver si aún calificas!

Un emprendedor debe iniciar su propia empresa

El segundo elemento de mi definición de emprendedor requiere que inicies tu propio negocio u organización sin fines de lucro. La esencia espiritual de un emprendedor exige una presencia creativa; debes crear un nuevo producto o servicio para venderlo al mundo, ya sea un invento único o tu versión de algo más que ya existe. Incluso si iniciaste un negocio con productos / servicios genéricos, por ejemplo, un restaurante de mariscos, es tu opinión lo que lo hace único. La combinación de las muchas partes de tu negocio (su ubicación, su cultura empresarial, su menú, su servicio al cliente, etc.) es lo que te da tu huella digital única.

Al iniciar un negocio, un emprendedor participa en una de las partes más difíciles de crear una marca exitosa: construir las bases. Es decir, los procesos de selección de productos / servicios combinados con la implementación del plan de inicio son los primeros pasos cruciales para la creación de riqueza. Si inicias una empresa sin saber realmente qué venderás y cómo lo harás, podría convertise en una receta para un desastre financiero.

Un emprendedor debe administrar su propia empresa

Para ser emprendedor, no solo debes iniciar tu propio negocio u organización sin fines de lucro, sino que también debe administrarlo. Hay muchas empresas públicas donde los propietarios pagan a los gerentes para que hagan el trabajo duro por ellos. En este caso, ni los propietarios (los accionistas) ni sus gerentes ejecutivos (por ejemplo, el CEO y el CFO) son empresarios. Una de las principales cosas que hacen que los emprendedores sean especiales es su extraordinaria capacidad para realizar tantas tareas diferentes en un corto período de tiempo. Este conjunto de habilidades solo se puede dominar a partir de la experiencia de administrar una empresa simultáneamente mientras te encuentras bajo la intensa presión de ser el propietario. Por lo tanto, cuando se separan los roles de administrador y propietario, los efectos evolutivos sobre el individuo son completamente diferentes.

Es importante comprender que tu trabajo como gerente es realizar las tareas necesarias para cumplir tus objetivos (éticamente, por supuesto). Un empresario típico podría hacer cualquiera, si no todas, de las siguientes tareas diversas en un período de 24 horas: contestar llamadas, barrer el piso, sacar la basura, enseñar a un nuevo empleado, aprender sobre un nuevo software de computadora, nómina semanal, cerrar negociar una cuenta importante, asistir a reuniones de nivel ejecutivo con nuevos proveedores, dar un discurso de la empresa y limpiar los pisos nuevamente antes de cerrar la tienda por la noche. Los emprendedores también deben hacer todas las tareas requeridas mientras se aseguran de que se paguen las facturas y se maximicen las ganancias.

Como puedes ver, convertirse en empresario para un gerente es análogo a la gran transformación que hace una oruga mientras se convierte en mariposa. A través de este extraño proceso multitarea junto con la presión aparentemente infinita de las consecuencias financieras extremas, un gerente puede transformarse en un líder endurecido. Con tanto que hacer en poco tiempo, este definitivamente no es un trabajo para el empleado promedio.

Un emprendedor debe ser dueño de su propia empresa

Muchas definiciones de la palabra "emprendedor" a menudo encuentran una manera de introducir la palabra "riesgo" en ella. Aunque el espíritu empresarial ciertamente conlleva un alto riesgo, es redundante definir si incluye alguna variación de la palabra "propiedad". Si eres dueño de tu empresa u organización sin fines de lucro, ya has asumido los niveles de riesgo más altos. En última instancia, si la entidad falla en cualquier capacidad, los propietarios pagarán el precio más alto. Esto generalmente puede resultar en enormes pérdidas monetarias, comenzando con la inversión inicial de la organización.

Un propietario también puede ser personalmente responsable de las deudas impagas de la empresa. Además, las demandas causadas por la negligencia de un empleado también pueden exponer el patrimonio personal de un propietario. Por otro lado, el dueño de una empresa también puede llevarse todo el crédito y las recompensas si la misma tiene éxito.

En resumen, todos los caminos de una empresa conducen a su propietario, para bien o para mal. Si quieres convertirte en empresario, debes estar preparado para afrontar todos los riesgos que inevitablemente conlleva esa responsabilidad. Como dice el Principio 94 del libro The Most Important Lessons in Economics and Finance: "Cuanto más riesgo corras, más puedes perder o ganar".

Tu emprendimiento debe ser una empresa o una organización sin fines de lucro

La empresa que inicies, administres y poseas debe ser una compañía o una organización sin fines de lucro para que puedas ser clasificado como emprendedor. En general, los emprendedores se asocian comúnmente con las empresas, por lo que solo lo agregué a mi definición original citada anteriormente. Mi definición actualizada de emprendedor incluye organizaciones sin fines de lucro porque también siguen la misma mecánica que una empresa; sin embargo, la diferencia clave es dónde se canaliza la riqueza. Las ganancias de una empresa eventualmente se dirigen a sus propietarios, mientras que las ganancias de una organización sin fines de lucro se dirigen a alguna otra causa (por ejemplo, para ayudar a niños con cáncer).

Conclusiones

No es necesario leer la revista Entrepreneur para ser emprendedor (aunque probablemente deberías hacerlo); sin embargo, debes cumplir los cinco criterios mencionados en este artículo. Los cinco elementos principales anteriores de la definición de emprendedor pueden servir como una lista de verificación para determinar la pertenencia a uno de los grupos más importantes de nuestro sistema económico. Sin emprendedores, nunca se inventarían nuevos productos y servicios ni se llevarían al mercado para que todos los consumidores los compren (suponiendo que tengan el dinero para comprarlos).

Si acabas de enterarte de que eres un emprendedor en función de las calificaciones enumeradas anteriormente, acepta mis felicitaciones. Sin duda, deberías sentirte especial, ya que es un honor formar parte de este club excepcional. Sin embargo, las estadísticas muestran que la mayoría de los emprendedores fracasan, generalmente durante los primeros años. En consecuencia, calificar solo como emprendedor es solo el primero de muchos pasos largos y dolorosos para llegar a la categoría de élite de “emprendedores exitosos”.

Algunos ejemplos de personas en los siglos XX y XXI que se han ganado el derecho a ser considerados "emprendedores exitosos" incluyen los siguientes (en orden alfabético por nombre): Barbara Corcoran, Bill Gates, Charles Merrill, Charles Schwab, Curtis “50 Cents ”Jackson, Dave Ramsey, Daymond John, Elon Musk, Gary Vaynerchuk, Henry Ford, Jack Canfield, Jeff Bezos, Kevin O'Leary, Lori Greiner, Mark Cuban, Oprah Winfrey, Robert Herjavec, Robert Kiyosaki, Sam Walton, Steve Jobs, Steve Harrison, Tony Robbins, Walt Disney y Warren Buffett.

Si quieres estar entre el pequeño porcentaje de emprendedores de élite que rompieron todas las barreras y maximizaron por completo el potencial de una empresa, debes estar preparado para comprometerte con el estudio de las finanzas, que es la ciencia que enseña sobre negocios y emprendimiento (así como muchos otros temas relacionados con la riqueza). La integración del conocimiento financiero con la experiencia empresarial bruta podría ser la combinación ganadora que necesitas.

Keep Reading

Latest on Entrepreneur