Por qué todo emprendedor debería tomar una ducha de 8 horas cada semana

Programar tiempo creativo de emprendedor es importante. Tómate un tiempo para dejar de administrar tu negocio y concentrarte en generar nuevas ideas.

Por
Este artículo fue traducido de nuestra edición en inglés. Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

¿Cuándo tienes las ideas más creativas para tu negocio? Sospecho que no es durante tu ajetreado día de trabajo normal o en medio de una reunión con un cliente. Lo más probable es que sea cuando estás solo, relajado y permites que tu mente divague.

Spencer Davis vía Unsplash.com

¿Cuántas ideas increíbles o momentos '¡aja!' has tenido mientras te duchabas? Sin distracciones ni listas de tareas pendientes, las ideas creativas fluyen cuando se ducha sin pensar. El psicólogo Scott Barry Kaufman, autor de 'Wired to Create', descubrió que el 72 por ciento de nosotros tenemos nuestras mejores ideas en la ducha.

Como emprendedor, quiero seguir generando ideas, mejoras e innovaciones creativas. Descubrí que mis días estaban llenos de reuniones, resolución de problemas y tareas del día a día. A pesar de mis mejores intenciones de hacerme un tiempo creativo, nunca pareció materializarse. Mis mejores ideas creativas me llegaron por la mañana mientras me duchaba, pero las olvidé rápidamente cuando me senté en mi escritorio para la primera reunión.

En mi frustración por el escurridizo tiempo creativo, me reí entre dientes pensando que simplemente necesitaba tomar una ducha durante toda la jornada laboral. A pesar de que eso sonaba ridículo, descubrí cómo darme el espacio y el tiempo que necesitaba para concentrarme en el negocio, y no solo en dirigirlo. Y así es como surgieron mis miércoles creativos.

Pero estoy demasiado ocupado ...

Mi primer pensamiento fue que, dado que apenas podía mantenerme al día con mi apretada agenda de reuniones, ¿cómo demonios podría meter cinco días hábiles en cuatro días? Seguramente, perdería los plazos, o perdería oportunidades de nuevos clientes, o defraudaría a mis subordinados directos. Simplemente no parecía factible. Apenas tenía tiempo entre reuniones para tomar un trago de agua, entonces, ¿cómo podría eliminar un día de trabajo de mi agenda?

Lo que se programa, se hace. Agendo todo en mi calendario para asegurarme de no permitir que mis prioridades más altas se vean superadas por interrupciones. Incluso programo tiempo con mi familia, hago ejercicio en mi bicicleta Peloton, almuerzo con amigos, etc. De lo que me di cuenta, fue de que no había agendado tiempo para mis propias necesidades, lo que incluía fomentar mis dones de emprendedor.

Me di cuenta de que la creatividad precede a la innovación. Para innovar continuamente y hacer crecer mi negocio, necesito darme tiempo para crear nuevas ideas, procesos y direcciones. Hacer lo mismo una y otra vez producirá inevitablemente los mismos resultados. Le debo a mis empleados y clientes priorizar el tiempo creativo para que la innovación siga.

Con esta convicción, le pedí a mi asistente ejecutiva que reorganizara mi calendario para liberar los miércoles y, la semana siguiente, tuve mi primer miércoles creativo en mi calendario. Para mi sorpresa inicial, todas mis responsabilidades se condensaron en cuatro días sin perder ningún plazo u obligación.

Imagen: Carmen Laezza vía Unsplash.com

Ideas frescas y un enfoque mejorado

Una vez que tuve agendado el Día Creativo recurrente en mi calendario, mi mente comenzó a dar vueltas con ideas de cómo pasaría mi día y descubrí que mi entusiasmo me ayudó a ser más eficiente antes de ese día.

Como emprendedor, mi mente siempre está creando nuevas ideas y me siento más relajado sabiendo que tengo un día para dedicarlo a hacer lo que mejor hago. A lo largo de la semana, a medida que se me ocurren ideas, en lugar de permitir que la idea compita con las responsabilidades que tenía ese día, la apunto. Luego, el miércoles creativo, dedico parte del día a darle a esa idea el tiempo que merece para crecer.

Una de las mejores partes de mi día creativo es que puedo estar completamente presente en el momento y he descubierto que a lo largo de la semana, mis reuniones tienen más propósito. Sabiendo que tengo un día para darle a mis ideas el tiempo que necesitan para desarrollarse, ya no trato de hacer malabares con pensamientos contrapuestos.

A veces, colaboraría con algunos de mis líderes durante mi día creativo, y desarrollarímos nuevos procesos innovadores o formas de sistematizar mejor nuestros desafíos de negocios.

Como hombre de familia, mi día creativo deja espacio para mi esposa y mis hijos. De vez en cuando, llevo a mis hijos a un almuerzo sorpresa o programo una salida familiar. Tener un hogar feliz hace que los días laborales sean mejores.

Mis días creativos me permiten establecer nuevas conexiones comerciales y mejorar las relaciones actuales. Disfruto programar cafés virtuales con mis contactos para saber qué está funcionando en su negocio, incubar ideas y, en general, animarnos unos a otros.

Entonces, como emprendedor, ¿por qué no permitirse el lujo de una ducha de ocho horas a la semana? Considera fomentar al emprendedor creativo en serie como una inversión para tu crecimiento y el de tu negocio.

Ingresa Ahora
Jason Hennessey

Escrito por

Entrepreneur Leadership Network Contributor

Jason Hennessey is an internationally-recognized SEO expert, speaker and serial entrepreneur whose ethos of “educate and empower” has earned him a reputation for excellence in digital marketing.