Cómo convertirte en una Mujer Alfa en los negocios: cuando aparte de recolectora se te antoja ser emprendedora

Este artículo es para la mujer que está pensando explorar el emprendimiento, que le falta un empujoncito para emprender o que no se siente suficientemente equipada para lanzar un negocio sola.
Cómo convertirte en una Mujer Alfa en los negocios: cuando aparte de recolectora se te antoja ser emprendedora
Crédito: Depositphotos.com

Grow Your Business, Not Your Inbox

Stay informed and join our daily newsletter now!
5 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Lanza afilada, instinto de supervivencia y buen ojo para identificar a la presa, eso era todo lo que hacía falta para no extinguirse hace miles de años, ¿suena como un buen macho alfa, verdad? Pues no necesariamente. Hablo de nuestra predecesora mujer cazadora que vivió hace 9 mil años en Latinoamérica y de la que podríamos aprender un poco más, ya sea que estés pensando en lanzar tu negocio o buscando una inspiración para hacer del mercado tu propio campo de caza.

Según la OCDE, las mujeres parecen menos propensas a correr el riesgo de crear su propia empresa que los hombres, a pesar de que en América Latina las empresas de mujeres tienen aproximadamente 82% más de probabilidades que las de los hombres de permanecer en funcionamiento 3,5 años después de su creación [HBR], felizmente las estadísticas están mejorando para México y Chile.

De mi paso por Start-Up Chile conocí admirables emprendedoras que no tuvieron problema de salir de la cueva a conquistar nuevos mercados sin dejar de recolectar de vez en cuando, te comparto la hoja de ruta con los cinco pasos que me ayudaron a despertar la cazadora en mí. 

1. Valora y pule tu arma secreta

Imagen: Depositphotos.com

El instinto, eso por lo que sabes casi inmediatamente si ese socio o cliente es el adecuado para ti. Es lo que te conecta con tu sabiduría, y ojalá los genes de nuestra predecesora, y de paso con el segmento con el mayor poder e influencia de compra en el mundo: nosotras.

2. Identifica tu Síndrome del Impostor

Imagen: Depositphotos.com

Lo que tuve que vencer para redactar este artículo y no me quedó más remedio que aplicar lo que me resultó en otros casos, hackearme a mí misma, ya sea buscando un partner que me dé accountability o poniéndome un premio apetitoso si es que lo terminaba. ¿Alguien dijo chocolates?

3. Sé Sasha Fierce cuando tu Beyoncé no quiera salir al escenario

Imagen: Depositphotos.com

¿Sasha Fierce? Hablo del alter ego de Beyoncé que ella misma se creó para experimentar públicamente nuevas formas de arte, sabía que no tenía que ser ella sino simplemente la sacaba cuando le era necesario, esto lo recomiendo especialmente si te consideras tímida o introvertida. ¿Sabías que Beyoncé confesó ser tímida y hermética? Y es probablemente una de las más grandes empresarias mujeres de la industria musical.

4. Piensa en tu manada

Imagen: Depositphotos.com

Como los buenos machos alfa, se dice que solo se puede llegar rápido pero no lejos, hablemos de tu liderazgo. Según Rick McIntyre como veterano estudioso de esta especie, el alfa “sabe lo que más conviene a su manada, da ejemplo, se siente a gusto, ejerce un efecto tranquilizador”. Tu equipo y tus clientes necesitan certidumbre y consistencia, tu mentalidad y bienestar emocional ayudarán a dar esa confianza que te abrirá las puertas a nuevas oportunidades, respóndete esto: si pudieras elegir, ¿trabajarías contigo misma? La respuesta está en ti.

5. Saborea la presa antes de siquiera cazarla

Imagen: Depositphotos.com

¿Cómo está tu pensamiento de abundancia? No obtienes lo que no deseas o pides, los números no mienten y por eso es muy importante identificar cuál es tu relación con el dinero: ¿Qué piensas sobre el dinero? ¿Sientes que lo atraes? ¿Se queda contigo o te cuesta que llegue a tus bolsillos? ¿El miedo a perderlo es más fuerte que la confianza de poder ganarlo? Si identificaste algún problema, no te preocupes que está en tus manos mejorarlo. Te lo digo desde mi experiencia: trabajé para desbloquearme y sentirme merecedora del dinero, ahora cuando salgo a cazar esa presa jugosa y atractiva tengo el inconsciente de mi lado y estoy en sincronía con esa energía poderosa que es la abundancia.

Si los negocios son una jungla de cemento, ahora tienes un punto de partida para moverte con más herramientas, competir aprovechando tus fortalezas y cumplir tus sueños emprendiendo.

Mi consejo final no es que seas una cazadora como una feroz Amazonas, sino que puedes convertirte en cazadora cuando lo necesites sin necesidad de convertirte en ella.

No pretendo que esta sea una oda a la mujer, sino un manifiesto de que puedes adaptarte si tomas consciencia de tu proceso, no siempre estarás sola, pero que ello tampoco sea un obstáculo para comenzar tu camino, sin prisa pero sin pausa.

Dicho esto, si lo que necesitabas era una razón ancestral o precedente para ir a coger tu lanza de caza, llegó tu momento de recolectar y cazar y ejercer esa ambidiestralidad ancestral: comenzar el día viendo impuestos, seguir con llamadas de venta y cerrar con entrevistas para ampliar el equipo, ¿no te gustaría ser tu propia arma secreta?

Keep Reading

Latest on Entrepreneur