Los dos síndromes que impactan negativamente en nuestra vida profesional. ¡Identifícalos!

La Organización Mundial de la Salud advierte que el 75% de los trabajadores padece burnout, pero ¿sabías que también podrías padecer el Small Intestinal Bacterial Overgrowth, mejor conocido como SIBO?
Los dos síndromes que impactan negativamente en nuestra vida profesional. ¡Identifícalos!
Crédito: Envatoelements.com

Grow Your Business, Not Your Inbox

Stay informed and join our daily newsletter now!
6 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Desde que muchas personas comenzamos a hacer home office, algunas hemos tenido que priorizar las tareas laborales, al grado de comer mientras trabajamos en la computadora, o distorsionamos el control de los horarios para la ingesta de nuestros alimentos.

Pasamos por alto que desayunar antes de las 9:30 del día, comer entre la 1:00 y las 3:00 de la tarde y cenar entre las 8:00 y las 9:30 de la noche, son los horarios ideales y clave para que nuestro cuerpo y mente puedan tener un rendimiento.

Ahora, por ejemplo, debemos decidir entre ir a la cama a dormir o realizar actividades que antes solíamos disfrutar después de la jornada laboral. ¿Trabajamos para vivir o vivimos para trabajar?

De acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), México labora 20% más de horas, en comparación con China, Estados Unidos u otros países. Ante esto, nos queda claro que algunas empresas no respetan los horarios de los colaboradores que se desempeñan bajo esta modalidad virtual, lo cual genera altos niveles de estrés en el trabajo. 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que hablamos de estrés laboral cuando nos enfrentamos a situaciones que ponen a prueba nuestros conocimientos y habilidades de manera excesiva. Es decir, cuando nos encontramos bajo exigencias y presiones que rebasan nuestra capacidad de respuesta. Lo cual, indudablemente, afecta nuestro rendimiento en el trabajo y, por supuesto, en otras esferas de nuestra vida, como la mental, física, emocional, espiritual y financiera.

Cuando esta problemática no se gestiona de manera adecuada, es posible que se presente el síndrome de desgaste profesional, también conocido como burnout. En México, el 75% de la población lo padece, según un reporte de la OMS. Lo más grave es que afecta nuestra salud mental, física y emocional de manera negativa. Esto provoca un sinfín de enfermedades, como el Small Intestinal Bacterial Overgrowth, mejor conocido como SIBO.

¿Cómo se manifiesta el estrés en mi cuerpo?

Si bien los retos profesionales nos permiten mejorar habilidades y destrezas, lo cierto es que una sobrecarga de ellos nos puede provocar daños emocionales y físicos. Ambos factores se relacionan, afectando el estado de ánimo y, en consecuencia, reduciendo la productividad en las organizaciones hasta un 25%.

Pensemos en algún proyecto importante en el que estamos trabajando. Nuestro cerebro interpreta la situación como una señal de alerta y prepara al cuerpo para que le haga frente. Se libera cortisol, la hormona del estrés, para permitirnos estar más despiertos y sobrevivir ante tal eventualidad. ¡Ahora imaginemos el daño que esto nos provoca cuando sucede todos los días!

Lo anterior puede producir un crecimiento excesivo del número de bacterias que se encuentran en nuestro intestino delgado. El SIBO, por ejemplo, de acuerdo con un artículo de la revista Gastroenterol Hepatol (NY), se manifiesta como hinchazón, dolor o malestar abdominal, fatiga y debilidad.

¿Qué tanto impacta el SIBO en mi vida laboral?

Si lo padecemos nos ausentaremos del trabajo por algunos días o incluso meses. Esto se debe a que dicho síndrome implica la realización de múltiples estudios médicos antes de ser diagnosticado y atendido con el tratamiento correcto. Y si bien solo tiene lugar bajo altos niveles de estrés laboral, lo cierto es que podemos estar enfermos y no tener conocimiento de ello.

La cuestión es que no debemos esperar a que eso suceda; es importante prestar atención al cuidado de nuestra salud y la de todas las personas con las que trabajamos. De esta manera podemos evitar, por ejemplo, el 46% de ausentismo en nuestras organizaciones, provocado por el SIBO y otras enfermedades que se presentan cuando nuestro cuerpo es expuesto a una presión física, mental, y emocional excesiva.

Si carecemos de salud por causa de alguna enfermedad o del SIBO, como caso específico, las cinco esferas de nuestra vida se verán gravemente afectadas y desequilibradas, impactando negativamente en nuestra vida personal y laboral.


Cortesía: LIVE 13.5o

¿Qué están haciendo las organizaciones para reducir el estrés laboral?

Empresas como Nike y Procter & Gamble implementan, por ejemplo, programas de meditación de atención plena (mindfulness meditation) para mejorar la salud emocional, mental y física de sus colaboradores. De acuerdo con J. David Creswell, especialista en neurociencia de la salud y psiconeuroinmunología, si realizamos esta práctica habitualmente, lograremos un mejor procesamiento del estrés y un aumento considerable en nuestra capacidad de concentración.

Por su parte, LIVE 13.5°, la primera Consultora de Felicidad Organizacional en México y Latinoamérica, no se queda atrás y diseña e implementa diversos planes de acción para promover el cuidado de la salud en los equipos de trabajo. Asimismo, propone estrategias creativas para propiciar un ambiente laboral más productivo y positivo. ¿Quién no quiere trabajar y, de paso, ser feliz con lo que hace?

La mente y el cuerpo tienen una relación indisoluble: si una no está bien, el otro tampoco lo estará. En medio de la incertidumbre actual y el consecuente aumento del trabajo en casa, es imperante tener bienestar y equilibrio en las esferas emocional, mental, física, espiritual y financiera de nuestra vida. Lograrlo es un reto, pero los beneficios personales y organizacionales son notorios. ¡Atrévete a mejorar tu vida, la de tus colaboradores y, de paso, sé feliz!

Keep Reading

Latest on Entrepreneur