¿Qué tienen en común Frida Kahlo y Oprah Winfrey con las mujeres de éxito?

¿Qué hemos hecho las mujeres ante este panorama? Adaptarnos y emprender.

Por
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Depositphotos.com

La pintora mexicana Frida Kahlo, cuyos cuadros se venden en millones de dólares en subastas de todo el mundo; la escritora J.K. Rowling, autora de Harry Potter; Oprah Winfrey, personalidad y magnate de los medios en Estados Unidos; Malala Youssef, activista defensora de los derechos de las mujeres y Premio Nobel de la Paz en 2014, tienen algo en común: todas son mujeres resilientes que lograron darle un giro positivo a su vida frente a la adversidad.

La resiliencia, ese ánimo que nos mantiene a flote día a día y nos permite salir avante ante los retos a los que nos enfrenta la vida, es el arma que portan las mujeres emprendedoras estos días en que hemos sorteado toda clase de desafíos como la pérdida de empleos, la ansiedad y el miedo a que nuestros seres queridos enfermen por COVID-19. La “otra pandemia”, le llama el neurocientífico argentino Facundo Manes.

Los datos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) son abrumadores. La crisis económica causada por la pandemia de coronavirus dejó sin empleo a 13.1 millones de mujeres en Latinoamérica y el Caribe. Muchos negocios cerraron sus puertas, sobre todo, empresas dedicadas a ofrecer servicios y en las que trabajaban cerca del 50% de la fuerza laboral femenina.

El 2020 fue un año complicado para todos y más para las mujeres que trabajan. Hasta antes de la pandemia, se habían detectado avances en temas de igualdad laboral. Aunque de forma tímida comenzaba a sentirse un cambio positivo para las mujeres. Pero llegó el  COVID-19 y la desigualdad de género se hizo patente sobretodo en América Latina y el Caribe, poniendo a prueba las fragilidades existentes en el tejido social.

Un estudio del World Bank detectó que las mujeres, tradicionalmente responsables de atender a niños y ancianos, también quedaron a cargo de asistir a los enfermos durante la epidemia. Con múltiples responsabilidades, algunas tuvimos que asumir una carga adicional de trabajo a medida que cerraban las escuelas y se extendían las cuarentenas. Muchas otras redujeron horarios de trabajo o de plano, optaron por dejar el mercado laboral. 

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), reportó que la pandemia generó un retroceso de más de una década en los niveles de participación laboral de la mujer en la región.  En 2018, el 52% de las mujeres participaba en el mercado laboral de la región, frente al 77% de los hombres. En el 2020, ocurrió un descenso de 6 puntos porcentuales. Solo 46% de las mujeres trabajaban, frente al 69% de hombres.  

¿Qué hemos hecho las mujeres ante este panorama? Adaptarnos y emprender. Ser resilientes y buscar oportunidades ante la nueva realidad que nos tocó vivir. Incluso en los escenarios más complicados, el emprendimiento femenino es un motor que nos impulsa. Y más para nosotras las mujeres latinas que nunca aceptamos un no como respuesta.

¿Qué hemos hecho las mujeres ante esta pandemia? Adaptarnos y emprender / Imagen: Depositphotos.com

Según el informe Global Entrepreneurship Monitor (GEM), América Latina es la región con el mayor porcentaje de emprendimiento femenino del mundo. En México, estos días hemos conocido a las “nenis”, mujeres que se hicieron de fama al ofrecer con ingenio, productos y servicios a través de las redes sociales: desde pasteles, hasta joyería de diseño o ropa confeccionada. Y si en un principio el término surgió como una mofa hacia ellas, muy pronto la palabra “neni” -que viene de nena-  fue motivo de orgullo para mamás, hijas, amigas y hermanas que durante la pandemia se animaron a emprender. 

El Mastercard Index of Women Entrepreneurs (MIWE) es un reporte que revela anualmente los pros y contras que enfrentan los negocios liderados por mujeres en 58 economías del mundo. En esta edición, los datos del MIWE muestran cómo muchas mujeres están buscando su camino de emprendimiento: 42% de ellas mudaron este año sus modelos de negocio al universo online, mientras que 37% están desarrollando negocios nuevos que respondan a las necesidades del lugar y del momento, y 34% identificaron nuevas oportunidades de negocio durante la pandemia.

Este mismo estudio señala que en la región latinoamericana, Colombia es el mejor país para ser emprendedora pues muestra un alto movimiento impulsado por la necesidad y una abundante representación de mujeres líderes de negocio. Le siguen Chile, Argentina, Brasil, México, Uruguay, Costa Rica, Perú y Ecuador.

Para saber más: Clases gratis de Google para mujeres emprendedoras: Aquí todas las fechas

Un proverbio japonés dice: “Si te caes 7 veces, levántate 8”. Y ese es el ánimo que mueve a las emprendedoras, líderes de sus propios destinos, ejemplo y modelo para hijas, sobrinas, familiares, amigas y vecinas, quienes nos inspiran y que con sus acciones diarias nos demuestran que los objetivos se alcanzan con trabajo constante y teniendo claridad en sus metas, que rendirse no es una opción y que si fallamos una vez lo volvemos a intentar tres veces más.

Celebremos el valor de estas mujeres, quienes armadas con resiliencia y creatividad, se animan a crear nuevas oportunidades para todos.

Ingresa Ahora