Administrar una funeraria puede parecer un tabú, pero este empresario espera que Clubhouse le ayude a cambiar esa percepción

El bisabuelo de Antonio Green abrió James H. Cole Home for Funerals en Detroit en 1919, y muchos de sus principios fundacionales son tan importantes como siempre, incluso si el método de entrega ha cambiado.
Administrar una funeraria puede parecer un tabú, pero este empresario espera que Clubhouse le ayude a cambiar esa percepción
Crédito: Cortesía de Antonio Green (derecha)

Grow Your Business, Not Your Inbox

Stay informed and join our daily newsletter now!
5 min read
Este artículo fue traducido de nuestra edición en inglés.
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Esta serie de contenido especial es posible gracias a The HISTORY Channel®. Conoce las increíbles historias detrás de las marcas icónicas, los emprendedores y las rivalidades que impulsaron una innovaciones revolucionarias.

Antonio Green creció en el negocio de las funerarias, pero observó lo bien que trataba su familia a los vivos. Su abuelo dirigió el negocio durante años y, a menudo, les prestaba algo de dinero a las familias si no podían pagar un funeral. “Así fue como pudo hacer crecer el negocio”, dice Green. "Simplemente siendo un hombre del pueblo".

Hoy, Green tiene 38 años y une dos mundos: quiere aprender lecciones de la larga historia de su familia y al mismo tiempo hacer cambios para el futuro. El negocio de la familia de Green se llama James H. Cole Home for Funerals, y su bisabuelo lo abrió en Detroit en 1919. A pesar de que la empresa ha sobrevivido durante generaciones, Green sabe que no puede basarse solo en la historia, por lo que está buscando adoptar nuevas ideas y tecnologías mientras lleva a cabo su rol familiar como líder empresarial local.

"Tienes que ser consciente de lo que haces en público", dijo. "Porque la gente te admira, te des cuenta o no".

La madre de Green se hizo cargo de la funeraria en 1991 y él comenzó a trabajar a tiempo completo en 2006, después de años de ayudar. En ese entonces creó un sitio web, que dice que muchas funerarias no tenían. También creó un libro de visitas online y una página conmemorativa digital en el sitio, una práctica que se sintió nueva a mediados de la década de 2000 y luego se volvió importante durante la pandemia.

Actualmente, continúa explorando nuevas tecnologías, a pesar de pertenecer a una industria que no siempre está abierta al cambio. Por ejemplo, recientemente se unió a la app social basada en audio Clubhouse y quiere usarla para responder las preguntas de la gente sobre la industria. Esto podría, considera él, ayudar a que su trabajo sea más accesible.

"La industria es, no diría tabú, pero a veces la gente no quiere hablar de eso", dice Green. Quiere aprovechar el entorno abierto de Clubhouse, donde las personas se unen a salas virtuales y organizan charlas en vivo sobre diversos temas. La aplicación incluso podría ayudarlo a llegar a nuevos clientes o al menos educar al público sobre un negocio que no está en la mente de la gente.

"Creo que cuanta más información le pueda dar a la gente", dice, "mejores decisiones podrán tomar".

Pero Green sabe que la tecnología por sí sola no hará que una funeraria prospere. Se graduó de la escuela funeraria y pagó su cuota: limpiar, embalsamar y contestar teléfonos. Eso lo ayudó a comprender mejor las entrañas del negocio, de las que siempre está consciente. "Hay pequeñas cosas de las que no te das cuenta y que se tienen que hacer para que todo un servicio funerario funcione", dice.

Cuando se produjo la pandemia, el negocio estaba, como era de esperar, ajetreado.

“Definitivamente fue un desafío”, dice Green. Tuvo que administrar las órdenes ejecutivas provenientes del gobernador de Michigan sobre el equipo de sanitario y luego averiguar cómo comunicarse con los clientes de una manera segura. Encontró un nuevo uso para el sitio web que creó de la empresa, el cual se convirtió en una forma de educar al público sobre qué esperar en la funeraria.

Pero algunas cosas nunca cambian, como controlar las emociones de los clientes. Es difícil ayudar a las familias durante los funerales, especialmente porque los miembros pueden estar en diferentes etapas de duelo. Green dice que a menudo camina sobre la cuerda floja: quiere brindar suficiente información a la familia, pero no quiere abrumar a nadie. Piensa en ello como una cuestión de leer las emociones. Si puede hacer eso correctamente, entonces puede ayudar a alguien en uno de sus momentos más difíciles. Ese es el eterno objetivo de su negocio.

 

Keep Reading

Latest on Entrepreneur