Cuando despidieron a David Valencia, se quedó sin posibilidades económicas. Ahora vende anillos de compromiso hechos por artesanos

El emprendedor arrancó Vitanni con solo 7 mil pesos.
Cuando despidieron a David Valencia, se quedó sin posibilidades económicas. Ahora vende anillos de compromiso hechos por artesanos
Crédito: Cortesía Vitanni

Grow Your Business, Not Your Inbox

Stay informed and join our daily newsletter now!
9 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Cuando David Valencia fue despedido de su trabajo, se quedó sin posibilidades económicas. Así que con los 7 mil pesos que contaba decidió atreverse a lanzar un negocio propio. 

“A mí me gustaba mucho el nicho de los anillos de compromiso. Considero que pedir la mano es una experiencia memorable y única en la vida, y por ende, quería emprender de manera especial”, indicó Valencia, dueño y fundador de Vitanni

La empresa de David, - que comenzó hace tres años en Puebla-, es una marca mexicana especializada en anillos de compromiso artesanales. En un inicio, el emprendedor le comentó a su hermano Gabriel Valencia, -quien actualmente desempeña la labor como director de marketing en Vitanni-, sobre lo complicado que era entrar en una industria tan competida como la joyería. David decía que los gigantes joyeros tenían presupuestos de hasta millones y que no veía forma de rivalizar con estos titanes. 

“Ahora que estamos metidos en esta industria te puedo decir que lo ideal es rodearte de gente muy apasionada, ofrecer un valor real en el mercado y un producto diferenciado que en verdad tenga un trasfondo. Somos un equipo de jóvenes mexicanos que está tratando de hacerse un lugar en una industria multimillonaria que lleva cientos de años”, expresó el empresario. 

Vitanni tiene dos modelos de negocio. En primer lugar, están los anillos de elaboración artesanal personalizada, las cuales refieren a las piezas que el cliente selecciona por medio de fotografías manda a hacer al elegir los colores y piedras, por lo que cada pieza es única. En segunda instancia, está el vender las piezas que la joyería Vitanni realiza, la mayoría diseñadas por proveedores mexicanos. 

Vitanni hace que el servicio al cliente sea lo más especializado posible, pues se han fijado en otras empresas mexicanas que lo llevan a otro nivel. Buscan que el trato sea sumamente personalizado y estrecho con el cliente, cuando este mande un mensaje se le atiende de manera rápida y por expertos artesanos que vayan de acuerdo con las necesidades de cada consumidor.

“Desde seleccionar un estuche hasta elegir una presentación, se hace un bosquejo personalizado de tu pieza, se puede añadir una frase que quieras expresar. Asimismo, en el proceso de elección de tu anillo, la selección de las piedras preciosas - diamante, rubí, zafiro y esmeralda, así como de semipreciosas como el topacio-, y también alguien que esté asesorándote en el proceso para que sepas el estatus de tu producto. Se ha hecho único para el cliente, tenemos un departamento compuesto por seis personas completamente dedicadas al servicio al cliente”, aseguró el empresario. 

Dicho lo anterior, queda claro que no es una joyería tradicional por el proceso que llevan con cada uno de sus clientes, dado que en Vitanni cuentan con el experto que explica cada una de las partes del anillo, el como fue hecho, el material, sus características y todo el proceso del producto final a los clientes para que estos conozcan más acerca de su adquisición. 

Posteriormente, la gente comenzó a confiar en Vitanni. La marca inició ventas en centros comerciales para irse desarrollando. Conforme fue creciendo, David contrató a maestros artesanos para ejecutar los diseños, crear una cadena de valor mucho más sólida y a desarrollar a todo el equipo. 

“En el sector donde compramos, el centro joyero, el trabajo a veces es mal pagado pese a que son artesanos que dedican hasta 20 años para desarrollarse. Es muy importante poder darles trabajo”, afirmó Valencia. 

Imagen: Cortesía Vitanni

Anillos de compromiso: una experiencia única y memorable

Valencia sintió una gran atracción por el segmento de los anillos de compromiso, pero con una perspectiva fresca: que fueran bellos, pero asequibles. Sin embargo, cuando observaba las ofertas tradicionales del mercado nacional (que puede arrancar su precio en 2 mil pesos sin atractivo agregado), David no consideraba que la experiencia fuera “padre” y los veía poco atractivos debido a que no venían empacados de forma especial y presentable. 

“La experiencia no era buena para todos los consumidores, sino solamente para aquellos que pudieran pagar grandes cantidades de dinero por un anillo”, puntualizó. 

Fue en este principio que David basó el modelo de Vitanni: la pedida de mano debe ser especial para cualquiera por lo que la presentación debe de ser bonita, decente y decorosa, aunque el anillo fuera de bajo costo.

Una de las finalidades de esta firma es el brindar recomendaciones y herramientas a las parejas para sus relaciones personales. En este caso, el hecho de contraer matrimonio y comprometerse, ha sido la manera en la que Vitanni se comunica con ellos y les expresa ese mensaje importante. La marca busca establecer una conexión y un lazo con las parejas, no solamente el quererles vender, sino agregarles valor a sus vidas.

Asimismo, el hacerles ver a las parejas el círculo virtuoso que se hace en el proceso de fabricación de cada anillo que les interese, para que ellos se den cuenta de su valor tanto intrínseco como extrínseco. 

“Habitualmente queremos agregar valor a la gente a través de consejos y empezar a hacer master clases de recomendaciones para las parejas, desde que se conocen hasta que estén juntos, cuando desarrollen problemas. Ayudar por medio de sugerencias, sin costo, a las parejas que se acerquen a la marca para conocer más”, mencionó Valencia.

Equipo de Vitanni / Imagen: Cortesía Vitanni

Adaptarse y apoyarse en las herramientas digitales es un paso importante

Pese a su crecimiento constante y estable, la pandemia complicó mucho la situación, por ende, Vitanni tuvo que adaptarse al contexto que se está viviendo a través de la especialización de su personal y apostando por los medios digitales. 

“Desde el comienzo fue un crecimiento sano, constantemente vendíamos más piezas, invertíamos en publicidad y contratábamos a más gente. Pero con la pandemia, se hizo bastante difícil. Tuvimos que analizar cuidadosamente lo que íbamos a hacer. Éramos cinco personas en ese entonces y teníamos que sacar para pagar los sueldos”, dijo Valencia al recordar que, con las restricciones sanitarias, su flujo de caja “iba muy al día”. 

La solución la encontraron al vender por Facebook, anunciar su página e invertir más publicidad en Google Ads. 

“Muchas joyerías establecidas que llevan operando desde hace 50 años o más, pero dejaron de atender estas áreas digitales y se centraron en otros aspectos. El que nosotros nos hayamos enfocado en adoptar estrategias digitales nos ha ayudado bastante”, agregó el empresario.

Teniendo en mente lo anterior, Vitanni tiene el objetivo a corto plazo de hacer la experiencia de los anillos de compromiso como única, el poder entregar un producto impecable, una razón para que tanto la persona que lo regale y la que lo reciba estén emocionados y lo presuman con sus seres queridos. 

“Mi consejo para las personas que quieren iniciar o tienen un negocio es que incursionen y se involucren en lo digital. Por ejemplo, el hacer su página de Facebook, Instagram y tratar de platicar cual es la razón de la marca, cual es su factor diferenciador para que les compren a ellos, tener un acercamiento y diálogo con sus clientes, esto último hace que los usuarios estén próximos a ti y más en tiempos complicados como los que estamos viviendo, en ciertas industrias que han sido fuertemente golpeadas por la pandemia”, sugiere Valencia. 

Vitanni tiene el propósito a mediano y largo plazo de poder ayudar a la gente y parejas para aconsejar, apoyarlos y dar ideas sobre ese proceso tan importante. Lo que quieren es ver parejas unidas, decididas a comenzar una nueva historia y recorrer el camino juntos, es su sueño y compromiso. 

 “Siempre que exista pasión real y presencia en un emprendimiento, es garantía que funcionará. Lo digo nosotros siendo unos ‘bebés’ en una industria multimillonaria, que lo que sugeriría a cualquier emprendedor es el no tener miedo a la industria a la que va a entrar, a pesar de que haya monstruos y empresas de cientos de años, que no teman empezar de cero, porque cabe la posibilidad de convertirse en una de las empresas más reconocidas mundialmente”, concluyó Valencia.  

Keep Reading

Latest on Entrepreneur