Estos emprendedores tuvieron que cambiar su modelo de negocio en plena pandemia. Así lo lograron con éxito.

Pivotar no es fácil, ¿qué pasa cuando tienes que cambiar tu modelo de negocio para poder crecer? Mubit nos cuenta cómo lo hizo.
Estos emprendedores tuvieron que cambiar su modelo de negocio en plena pandemia. Así lo lograron con éxito.
Crédito: Cortesía de Mubit

Grow Your Business, Not Your Inbox

Stay informed and join our daily newsletter now!
7 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Dicen por ahí que no debes dar un paso atrás ni siquiera para agarrar impulso. Sin embargo, en el mundo de los negocios existe el concepto ‘pivotar’ (o ‘pivot’, en inglés), que contradice aquel dicho para bien. Pivotar es cambiar tu modelo de negocio original, modificar y optimizar las actividades claves de tu empresa para lograr mayor rentabilidad y tener un crecimiento más sostenible y eficiente.

No es extraño que muchos emprendedores lleguen a un punto en el que se hace necesario pivotar. A veces, un negocio crece muy rápido y las ventas se estancan, entonces es hora de hacer cambios profundos para seguir.

En otros casos, después de un tiempo operando, el emprendedor se da cuenta de que la idea en realidad no es tan rentable o presenta desafíos que no puede enfrentar, y toca replantear.

Eso fue justo lo que pasó con Mubit, una startup mexicana que en sus inicios fue llamada ‘el Airbnb del almacenamiento’, pero tuvo que cambiar radicalmente su modelo de negocio para poder crecer.

¿Cómo funcionaba Mubit antes?

La empresa originaria de Guadalajara, Jalisco, comenzó como una plataforma para conectar a personas que necesitaban un lugar para almacenar cosas, con propietarios de espacios disponibles: bodegas, locales, oficinas, cocheras o algún cuarto vacío dentro de la casa.

En entrevista para Entrepreneur en Español, Pablo Palomar, fundador y director general de Mubit, relató los obstáculos que hicieron insostenible el modelo original.

“Primero, los números no daban, así de sencillo. Lo que ganábamos era una comisión pequeña del 15%, y las rentas eran bastante económicas. Entonces los costos de operación y los gastos crecían, pero no las ganancias”, explicó Palomar.

“Por otro lado, las casas y las oficinas no están hechas para guardar cosas. Tampoco teníamos control sobre los espacios de almacenamiento ni sobre lo que los clientes guardaban”, agregó.

Bajo ese esquema, tuvieron muchos problemas para garantizar que los clientes encontraran espacios adecuados para almacenar sus objetos.

“La gente busca tener sus cosas en zonas específicas y no quieren pagar por un espacio más grande del que necesitan, ni más chico, porque no caben sus cosas”, señala el fundador de Mubit. “Puede ser muy complicado, sobre todo el tema de seguridad: tanto la gente que guarda cosas ajenas se preocupa, y también quien almacena sus cosas en el lugar de alguien más. Eso genera un poco de fricción”.

En diciembre de 2019, Pablo aceptó que las cosas no estaban saliendo como esperaba, y empezó a planificar el cambio de modelo de negocio.

Reiniciar un negocio en plena pandemia

“Empezamos desde cero otra vez, porque toda la página ya no nos servía para nada”, comentó Palomar. El nuevo esquema de Mubit se implementó de lleno en enero de 2020, sin saber que se avecinaba la pandemia de Covid-19.

“Con todo y que fue un año difícil tuvimos buen crecimiento. Desde el primer mes vimos un cambio drástico en facturación y ventas, porque además ayudamos a mucha gente en la pandemia”, cuenta el empresario.

Pablo recuerda que cuando iniciaron los confinamientos, muchos estudiantes volvieron a sus ciudades de origen, pero no podían llevarse todas sus cosas. “En vez de pagar un departamento, pagas una renta mucho más barata con nosotros”, apunta. “Igual con las oficinas que cerraron, en vez de pagar 40 o 50 mil pesos de un local o una oficina, pues acá pagas una renta de 5, 8 o 10 mil pesos”.

El empresario afirma que la emergencia sanitaria ayudó mucho a su empresa. “Fue una necesidad que quedó en el mercado, nos ayudó a nosotros y sobre todo a los clientes para bajar los gastos y costos que tenían”.

Misma marca, diferente concepto

“Antes, si tenías un espacio, una bodega, una oficina, lo podías rentar con nosotros, tipo un Airbnb para guardar cosas. Ese esquema ya desapareció, ya no tenemos nada que ver con ese modelo de negocio”, explica Palomar, quien es abogado de profesión y decidió seguir su sueño como emprendedor.

Ahora, Mubit ofrece un servicio integral de almacenamiento y recolección que, desde su perspectiva, resulta mucho más conveniente para los clientes.

En vez de ser intermediarios en la renta de espacios particulares, la empresa adquirió una enorme bodega propia para guardar todo tipo de objetos. Esta se ubica en Guadalajara, Jalisco, por lo que las operaciones de Mubit pasaron de abarcar todo el territorio mexicano, a ser solo locales. Si bien, esto puede verse como un retroceso, el fundador afirma que ha resultado mucho más redituable y ahora ve mayores posibilidades de crecimiento.

La operación de Mubit dio un giro radical, si bien mantienen la contratación online, ahora ofrecen ir al domicilio por las cosas que se van a almacenar. Su equipo de profesionales se encarga de hacer un inventario digital con fotos, emplayar los objetos y trasladarlos con todo cuidado a la bodega. Ahí permanecerán en un espacio asignado, con seguridad 24/7 para garantizar su integridad.

Crédito: Cortesía de Mubit

En ese momento, se crea una cuenta para cada cliente en su página web, desde la que pueden controlar el inventario, pagos y facturación. Además, si el cliente necesita sacar algo, solo tiene que hacer la orden desde su cuenta y la empresa lleva los artículos solicitados al domicilio que se indique, en la fecha y hora especificadas.    

Así, el cliente ya no tiene que salir a buscar una bodega, preocuparse por emplayar las cosas ni transportarlas por su cuenta.

Los pagos se pueden hacer de forma mensual, ya sea por transferencia electrónica, depósito en sucursal o en cualquier Oxxo, o bien, como un cargo domiciliado recurrente a la tarjeta de crédito o débito.

Pablo destaca que otra ventaja es que el cliente solo paga por el espacio que ocupa, ni más ni menos. “Por decir, si tienes 10 camas guardadas y pagas 3,000 pesos al mes y luego decides sacar 5 camas y ahora ocupas la mitad del espacio, el siguiente mes vas a pagar una renta mucho menor”, detalló.

Presente y futuro de Mubit

Con el cambio, la empresa reporta un crecimiento promedio de 17% mensual en facturación. Actualmente tienen más de 150 clientes activos y unos 20,000 artículos guardados en su bodega, con capacidad de 4,000 metros cúbicos.

En marzo pasado, Mubit fue una de las siete empresas latinoamericanas seleccionadas por la firma de inversión 500 Startups para su programa de aceleración. Este consiste en una inyección de capital de 60,000 dólares y un curso de 16 semanas.

Pablo Palomar confía en que una próxima ronda de financiamiento les ayude a expandirse a otras ciudades. Él proyecta abrir su siguiente bodega “para finales de 2022”, aunque todavía no decide en qué ciudad del país se ubicará.

“El mayor reto es crecer más rápido y acelerar todos los objetivos que tenemos. Realmente fue un ‘pivot’ de un modelo de negocio que no generaba a uno que parece ser muy rentable y con un alto crecimiento”, concluye el empresario.

Keep Reading

Latest on Entrepreneur