Se certificó como química farmacéutica, pero su sueño era contar historias. Hoy todo el mundo conoce su obra 'Sailor Moon'

Naoko Takeuchi estudió en la universidad "por si las dudas", pero jamás dejó sus verdaderos deseos.
Se certificó como química farmacéutica, pero su sueño era contar historias. Hoy todo el mundo conoce su obra 'Sailor Moon'
Crédito: Kodansha / Toei Animation / Studio DEEN / Netflix

Grow Your Business, Not Your Inbox

Stay informed and join our daily newsletter now!
Entrepreneur Staff
8 min read

Todos los que venimos de una sociedad tradicional, - latinoamericana o asiática, por ejemplo – sabemos que la presión por cumplir con ciertas expectativas familiares puede ser muy grande. A veces tenemos que dejar nuestros sueños un poco en pausa para darle gusto a nuestros seres queridos. No es lo ideal, pero sucede. 

Cuando pienso en esto, recuerdo a una de mis heroínas personales: la mangaka Naoko Takeuchi. Ella empezó en una industria terriblemente competitiva sin una formación real, pero esta semana Netflix estrenó mundialmente las películas de su obra más famosa: Sailor Moon.

Takeuchi nació el 15 de marzo de 1967 en la ciudad de Kofu en la prefectura de Yamanashi en Japón. Su sueño siempre fue contar historias, amaba la astronomía, fue una miko o sacerdotisa en un templo y se unió a clubes de manga en la escuela. 

Siempre quiso ser una mangaka, decidió estudiar Química en la Universidad de Kyorutsu por si las dudas y se convirtió en una farmacista licenciada. Afortunadamente no dejó de lado sus sueños y empezó a escribir y dibujar historias cortas a la par que estudiaba. De hecho, Takeuchi empezó en el mundo del manga sin ningún tipo de formación artística, pero como ella misma lo ha dicho, muy influenciada por el estilo de Leiji Matsumoto, creador de obras icónicas como Captain Harlock

En 1986, cuando apenas tenía 19 años, Naoko ganó dos veces el premio a Mejor Artista Revelación de la icónica revista de shoujo (manga para chicas) Nakayoshi y en septiembre de ese mismo año debutó con la historia Love Call en el especial del Nakayoshi Deluxe

Desde ese momento, Takeuchi sería dibujante regular de Nakayoshi con diversas historias sobre jovencitas que enfrentan obstáculos para estar con su amor verdadero. Su primera obra en esta etapa es Chocolate Christmas de 1988 con la que tuvo su primer tomo recopilatorio (tankoubon) con la icónica editorial Kodansha. 

Su siguientes grandes obras serían María en 1990, que trataba sobre una chica en un colegio privado que pelea mucho con un arrogante estudiante de un grado superior y The Cherry Project, donde una patinadora debe entrenar para poder competir de manera profesional junto con el amor de su vida. 

Fue en 1991 cuando Naoko vio catapultada su carera al publicar en la revista Run-Run (también de Kodansha) una historia corta llamada Codename Sailor V que relataba las aventuras de una estudiante de secundaria llamada Minako Aino que recibe la visita del gato mágico Artemis para pelear contra los villanos de un grupo llamado Dark Agency. 

Al principio Sailor V solo iba a ser una historia única, pero el éxito que obtuvo hizo que escribiera varios capítulos más que terminaron por recopilarse en varios tankoubons. 

Sin embargo, la obra definitiva de Takeuchi estaba por llegar. En 1992 la mangaka de apenas 25 años de edad tomó como base el concepto de Sailor V y decidió darle un tono más serio. Fue así como en febrero de ese año aparecería el primer capítulo de Bishojo Senshi Sailor Moon en la revista Nakayoshi

Imagen: Toei Animation / Studio DEEN / Netflix 

La historia gira alrededor de Usagi Tsukino, una chica de 14 años que va en segundo de secundaria, quien se transforma en una guerrera llamada Sailor Moon y cuyas amigas, las Sailor Guardians, deben luchar contra un enemigo que quiere apoderarse de la energía de la Tierra, encontrar el legendario Cristal de Plata y proteger a la Princesa de la Luna. Todo, mientras investigan si pueden o no confiar en su misterioso aliado Tuxedo Mask. 

“Lo más importante de Usagi Tsukino es que ella lucha por lo que quiere y lo consigue. Tiene amigas que valen oro, están unidas y juntas cumplen sus metas. Sailor Moon me enseñó que las mujeres podemos lograr lo que queramos”, dijo Patricia Acevedo, directora y actriz de doblaje quien ha prestado su voz a Sailor Moon por 25 años. 

Creo que son pocas las personas que no hayan escuchado de Sailor Moon (al menos en Asia, Europa y por supuesto, América Latina). No es que sea la obra definitiva del anime, pero sin duda entretiene. Naoko Takeuchi trajo un aire fresco al shoujo manga que se había estancado en historias de amor de jovencitas desvalidas en los años 70 y 80 y les dio todo el peso del protagonismo y la acción. Este cambió de enfoque fue del gusto del público pues multiplicó las ventas de Nakayoshi.

Sailor Moon arrasó en Japón y luego con el resto del mundo, consagrando a Takeuchi como una de las mejores mangakas de los años 90. El manga fue publicado desde febrero de 1992 hasta 1997 y recopilado en 18 volúmenes. 

Como es habitual cuando un manga tiene éxito, poco después surgió la serie animada. El 7 de marzo de 1992 apareció el primer capítulo de televisión producido por el legendario estudio Toei Animation y emitido por la televisora TV Asashi. El anime de 200 capítulos fue responsable de la divulgación de Sailor Moon fuera de Japón pues llegó al resto del mundo incluso antes que el manga. A Latinoamérica llegó a través del programa Caritele de TV Azteca con un doblaje que sorpresivamente respetó los temas LGBT más controversiales de la historia que fueron incluso censurados en Estados Unidos. 

Sailor Moon creó una industria de miles de millones de dólares auspiciados por los juguetes de Bandai, figuras coleccionables, juguetes, películas, obras de teatro, figuras de acción, maquillaje y demás tipos de promoción comercial. 

Seis años y 18 volúmenes fueron suficientes para que Naoko Takeuchi decidiera poner punto final a la historia de Sailor Moon. Pero 25 años después se lanzó un remake de la serie animada y un par de películas que serán transmitidas en todo el mundo por Netflix con las voces originales de cada idioma. 

Esta nueva versión de la serie se prestrenó el 30 de junio de 2014 (curiosamente, la fecha de cumpleaños de Usagi Tsukino) para luego empezar a emitirse el primer y tercer sábado de cada mes a partir del 5 de julio de 2014 a través del sitio de streaming Niconico con subtítulos en 12 idiomas.  

“Ser parte de Sailor Moon me ha dado varias satisfacciones y retos. He tocado a varias personas gracias a Sailor ChibiMoon”, señala Cristina Hernández, actriz de doblaje mexicana que da vida a Small Lady.

En enero de 2017 se anunció que el arco Dream, correspondiente a la cuarta temporada de la serie de 1992. Fue así que Netflix anunció el 27 de abril de este año la adquisición de los derechos de transmisión Pretty Guardian Sailor Moon Eternal: The Movie Part 1 y Part 2 para su fuera de Japón el 3 de junio de 2021. 

Los filmes, que se estrenaron en enero y febrero de este año en Japón, representan las primeras películas de Sailor Moon en ver la luz en 26 años. En ellas se narrará las adversidades que Usagi y Chibi-Usa tienen que enfrentar para derrotar al Dead Moon Circus y salvar al Pegaso de los sueños. 

No hay muchas citas de Tekuchi porque la mangaka no gusta de dar entrevistas muy seguido, pero hay una en específico que se encuentra en una revista de los años 90 que me inspira mucho: 

“Siempre que leo cartas de fans de algún lugar lejano, lloro lágrimas de alegría. Me llena el corazón y me hace decir: A partir de mañana viviré mi vida al máximo”. 

Más de 30 años de trayectoria y una obra conocida en todo el mundo parecen avalar esta filosofía. 

Keep Reading

Latest on Entrepreneur