Estos emprendedores dejaron PayPal, Amazon y Mercado Libre para crear su propio neobanco

Una filosofía que pone primero al cliente y una amplia experiencia en la industria han impulsado a Oyster.
Estos emprendedores dejaron PayPal, Amazon y Mercado Libre para crear su propio neobanco
Crédito: Cortesía: Oyster

Grow Your Business, Not Your Inbox

Stay informed and join our daily newsletter now!
14 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Tener una carrera prominente no es garantía de que tu vida siga ese camino. El espíritu emprendedor puede aparecer justo cuando menos lo esperas y se convierte en el eje de tus decisiones, aunque en un principio no tuvieras ese perfil. Ese es el caso de Gabriel León, o Gabo (para los cuates) como le gusta que lo llamen. Él es un ingeniero cibernético que se ha dedicado a producir servicios financieros en diversas plataformas y empresas.

Con un perfil poco usual en el mundo de los negocios, Gabo es un fanático coleccionador de gorras, no anda de traje y corbata ni busca entrar en los rankings más populares de empresarios. En sus palabras, le cuesta ser así.

Sin embargo, su carrera profesional lo ha orillado a mezclarse y ser un experto en su área. Gabo empezó trabajando como consultor en Accenture en temas de servicios financieros. Allí conoció muchas de las instituciones bancarias en México y encontró su pasión. Después ingresó a Prosa, un switch que conecta a todos los bancos para el procesamiento de tarjetas de crédito y débito. “Me tocó lanzar alguna funcionalidad como meses sin intereses, la migración de la banda magnética de las tarjetas a los chips, entre otros”, explica Gabriel en entrevista exclusiva para Entrepreneur en Español.

Luego fue invitado a Mercado Libre para ser country manager para la plataforma de pagos (Mercado Pago). “En ese lugar hicimos un montón de cosas por primera vez, como aceptar pagos en tiendas de conveniencia, meses sin intereses en línea y procesamiento de pagos en tiempo real”.

Posteriormente se muda a PayPal, donde también desarrolla muchas funciones. Una empresa más grande, donde tuvo la oportunidad de conocer a su ahora socio en Oyster, Vilash Poovala. Él y Adolfo Babatz deciden crear Clip (que ahora están en camino a convertirse en unicornio). También lo invitan a participar en la empresa. “Me fui feliz pero un poco nervioso. Ya tenía a mis niñas, porque después de empresas tan grandes irme a la parte del emprendimiento era un poco aterrador. Pero, fue una experiencia muy bonita”, explica Gabo.

Pero allí no acaba. La lista de empresas que impactan sigue y no estaría completa sin el mítico y tan codiciado Amazon. Trabajó en el gigante del retail como gerente de producto por casi tres años y medio. Entonces, es cuando nos preguntamos, ¿por qué alguien haría un cambio tan drástico? Para él estaba claro: era hacer algo suyo, lograr algo diferente en su país y darle un giro a su vida. 

Actualmente, Gabriel León es el cofundador y CCO de Oyster. Él está a cargo de todos los proyectos estratégicos de la compañía como las alianzas, pero empezó en el área de operaciones. No obstante, el proceso no iba a ser tan fácil.

Imagen: Cortesía Oyster

El inicio de todo

Todo surge desde Clip. “Cuando los negocios venían y abrían su cuenta para empezar a aceptar otras formas de pago que no fuera el efectivo, nos dimos cuenta de que muchos de ellos usaban su tarjeta personal para recibir los pagos de sus ventas. En México no hay muy buena educación financiera y la gente mezcla mucho. Me ha tocado escuchar muchísimas historias de gente que ya tenía el dinero para la renta del negocio, pero luego pagó la colegiatura del hijo y ya no a completó para lo otro. Porque en la misma tarjeta la tienen para la vida personal y la del negocio”, comenta el emprendedor.

Desde 2015 que salió al mercado Clip, lo comprendieron, pero aún no existían las herramientas en el país para lanzar algo más sofisticado.

Aunque la trayectoria de Gabo suena impresionante, no es el único en Oyster que cuenta con un gran background. El CEO, Vilash Poovala, también fue participe de muchos de estos proyectos de vanguardia que han cambiado la banca en México.

“Después de que mi socio estuvo en Clip y PayPal, se fue a Alemania a desarrollar productos financieros en Europa para grandes bancos, pero siguió. Me llamó un día y me dijo ‘obtuve mucha información del mercado en México que es gigantesco, es del doble del de Europa del Este, en cuanto a números de negocios en fintechs y Pymes. Tuve la oportunidad de desarrollar una plataforma bancaria y me encantaría que hiciéramos algo’”.

En ese instante, Gabriel estaba trabajando y se acababa de lanzar la tarjeta de Banorte por Amazon, la cual recuerda el emprendedor que en cuestión de meses ya tenían muchísimas cuentas. “Los negocios en México no están bien atendidos por la banca tradicional, ellos se interesan por los grandes corporativos o por los consumidores porque te cobran intereses altísimos. Las Pymes están como abandonadas. Dije: este es el momento correcto”. 

Así que empezaron a trabajar a finales de 2018, armaron su pitch y fueron a conseguir inversores. “Afortunadamente, tuvimos la suerte de levantar 14 millones de dólares en una sola ronda, que hasta ese momento, tuvo el récord de levantamiento más alto de una startup en Latinoamérica”.

Imagen: Cortesía Oyster

Construyeron todo poco a poco desde cero. Desarrollaron su propia plataforma que de acuerdo con Gabo, tiene estándares súper sofisticados de seguridad europeos, que permite darle a los clientes una confianza a otro nivel. “Por ejemplo, estamos encriptando toda la información por registro. Es decir, la información no está toda junta en un mismo archivo”, explica.

Luego empezaron a validar cuáles eran los problemas principales a los que se enfrentan las Pymes en el país. Ellos no copiaron algún modelo extranjero y lo trajeron a México, porque los problemas no son los mismos. En palabras del CCO: “lo que hicimos fue ver qué era lo que estaban sufriendo los negocios para manejar sus finanzas”.

El problema de sacar una cuenta

Aún teniendo contactos en la banca tradicional debido a su experiencia profesional, ellos no se tuvieron que parar en una sucursal, sin embargo, eso no quiere decir, que el proceso fuera más rápido o fácil para tener su cuenta empresarial. En eso se tardaron dos meses y para tener una tarjeta de débito que se pudiera usar y hacer efectivo lo que tenían guardado, demoraron 20 meses, con un banco grande.

Así ellos validaron la idea en carne propia de a qué se enfrentan las Pymes en México. Empezaron con el lanzamiento de una tarjeta de débito para empresas y actualmente, ya cuentan con distintos productos que ofrecen a sus clientes.

“No puede ser que un negocio se tarde hasta seis meses en abrir una cuenta de banco, cuando según el Inegi muchas de las pequeñas y medianas empresas quiebran en ese tiempo de abrir operaciones. Lo que nosotros hicimos fue simplificar esos procesos. Es complejo en general por cuestiones de la regulación y la validación de los documentos, pero muy amigable para el usuario”, explica Gabriel. “Queremos que se enfoquen en su negocio, no en temas administrativos”.

Cómo pasar a ser emprendedor

Muchas veces, aunque tengas todo el conocimiento de tu industria eso no te garantiza que seas un buen emprendedor o tengas las cosas resueltas. Gabo, ya se había movido e incursionado en el mundo del emprendimiento cuando se mudó de PayPal a Clic, “en ese momento si fue un terror. Piensas '¿qué tal que no funciona?’ Pero, allí aprendimos muchas cosas. Como emprendedor, a diferencia de las grandes instituciones, te topas con pared una y otra y otra vez. Tienes que desarrollar demasiada tolerancia a la frustración, porque cuando parece que dices ‘hoy sí me voy a dormir, todo salió bien’, pasa algo”, comenta el cofundador.

“La primera vez que te enfrentas a esto te da un poco de miedo, pero la segunda ya sabes que esto así es”. El emprendedor explica que tienes que enfocarte y arreglar las cosas desde su origen.

La escuela por el cliente

Con la trayectoria de Gabo, él ha aprendido innumerables habilidades, sin embargo, él hace hincapié en una en especial; la obsesión por el cliente de Amazon. “Después de haber experimentado la escuela de la empresa, tu vida no vuelve a ser la misma. Su cultura es súper dura”, lo explica. “Te vuelves mucho más conciso y objetivo, y todo eso que aprendimos lo estamos aplicando ahora. Ha sido más sencillo definir procesos, lo medimos a través de números. Amazon me marcó para siempre. En Oyster ya no tenemos adjetivos solo data”. 

“En está ocasión tenemos más control, experiencia e idea de lo que estamos haciendo”.

Qué se siente ver tu producto en las calles

Sin importar la industria a la que pertenezcas, ver crecer tu negocio y saber que estás haciendo algo bien es gratificante para cualquier emprendedor. Gabo le contó a Entrepreneur en Español una experiencia. “Me pasó que estaba en un negocio y la persona que estaba por pagar sacó su tarjeta Oyster. Me dieron ganas de abrazarlo y decirle que yo lo invitaba”, narró entre risas. “Le dije que sentía una gran emoción por verla, porque yo soy el fundador. Me respondió que estaba padrísimo y tú empiezas a sentir ese engagement con la gente”.

Actualmente cuentan con miles de clientes, pero esa no es la métrica más importante para la empresa sino ver el impacto que tienen en ellos y en sus negocios. “La participación está siendo muy relevante con nosotros. Es ver que la gente ya nos recomienda, que ya hay comentarios positivos porque ya vivieron la experiencia. Es mucho más importante para nosotros resolver la problemática”.

“El crecimiento se va a dar solo. He escuchado a muchos emprendedores que dicen, ‘quiero ganar mi primer millón de dólares’, pues resuélvele el problema a un millón de clientes y va a ser súper fácil”, explica el CCO.

¿De verdad es un nuevo neobanco?

Oyster es un neobanco, una especie de banco digital (no es un banco porque no tienen una licencia bancaria tal cual), es una fintech, una empresa de tecnología financiera que ofrece productos similares a un banco tradicional. Regulados por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores con un tipo de licencia diferente, que les permite manejar el dinero de los usuarios de manera segura.

Buscan tener otras iniciativas que van mucho más allá de lo que un banco tradicional ofrece para dar una solución integral para la parte financiera del negocio. “La cuenta resuelve un problema, pero hay otros que nadie más brinda y eso es lo que nosotros estamos explorando y cómo podemos solucionarlo”, comenta Gabo.

Oyster que empezó con Gabo León y Vilash Poovala, hoy ya son cerca de 100 personas trabajando en la compañía a nivel global en Nepal, India, Estados Unidos y México. Son una compañía de Silicon Valley, nacieron en Estados Unidos pero, por el momento, solo enfocada al mercado mexicano. Están tratando de consolidarse y tener una plataforma muy robusta y fuerte. Claro con planes de expansión hacia Latinoamérica en los próximos años.

En el país Azteca existen muchas empresas que se dedican a esta industria, sin embargo, el cofundador de Oyster hace la diferencia en que ellos no van por los consumidores en sí, sino por el emprendedor que tiene su negocio. Está enfocado exclusivamente a Pymes en contraste de sus competidores.

“Hemos visto que aunque la gente tenga más de 35 tarjetas de neobancos, no las usan. Entonces si tienes siete millones de clientes, pero nadie las usa no te sirve de nada. No obstante, nosotros crecemos a triple dígito mes a mes, es decir, cada vez manejamos más dinero de la gente y eso habla de la confianza que ellos tienen para estar con nosotros, de que están encontrando una solución a los problemas que tienen”.

“Si nosotros ayudamos a los negocios a crecer, los negocios van a crecer con nosotros”.

“Te puedo garantizar que vamos a tener 20 problemas en lo que resta del año, algunos por errores nuestros o de nuestros aliados, pero no estamos aquí para culpar a nadie, estamos aquí para solucionar, cómo tenemos el menor impacto con nuestros clientes, cómo los compensamos si es que resultan afectados, que se den cuenta de que no son un número más sino que son parte de la comunidad que estamos creando”.

Imagen: Cortesía Oyster

Cuando le pregunté a Gabo ¿qué le dirías a tus potenciales clientes? Me sorprendió su inusual respuesta. Él declara que la compañía tiene una obsesión por el cliente, incluso cuando llega haber problemas él personalmente se pone en contacto con ellos para poder solucionarlo, cosa que muy pocas empresas hacen.

“Hay muchos clientes que se han enfrentado a problemas y los busco directamente. Esto somos nosotros. La plataforma no sirve sin clientes y si ellos no se sienten protegidos y respaldados por su institución financiera, no van a confiar su dinero en nosotros”.     

Los consejos financieros de Gabo

1. Separa completamente tus cuentas empresariales y personales

Si es necesario, asígnate un sueldo y maneja tus finanzas en cuentas distintas para que no haya complicaciones.

2. Enfócate en lo prioritario

La situación está complicada y es difícil pensar en expandirse, pero sí de consolidarse y asegurar la supervivencia del negocio.

3. Las herramientas correctas

Busca la mejor solución, los productos financieros que son realmente necesarios de acuerdo con tú tipo de negocio. No es igual para todos. Algunos necesitan una tarjeta de débito otros un crédito.

“La situación que está viviendo el mundo nos está dando la oportunidad de ayudar a muchos negocios. Cuando empiezas a ver los resultados y que realmente aportaste algo para las demás personas se siente padre”.

 

 

Keep Reading

Latest on Entrepreneur