Liderar con el ejemplo: 7 formas en las que puedes ser un mal ejemplo para tus empleados

Un líder marca el tono de la organización, pero los jefes no son infalibles.
Liderar con el ejemplo: 7 formas en las que puedes ser un mal ejemplo para tus empleados
Crédito: Depositphotos.com

Grow Your Business, Not Your Inbox

Stay informed and join our daily newsletter now!
6 min read
Este artículo fue traducido de nuestra edición en inglés.
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

La navaja de Ockham es un principio que establece que, en igualdad de condiciones, la respuesta correcta a la mayoría de los problemas es la más simple y directa. Curiosamente, en la vida y en los negocios, la gente elige lo contrario, ya que subestima el poder de la simplicidad.

Recuerdo que mi profesor de inglés me preguntó en la escuela secundaria si podíamos resumir los 10 mandamientos con una sola declaración. Las personas que respondieron primero dieron algunas respuestas complicadas que no le satisfacían, así que siguió buscando. Cuando finalmente se metió conmigo, le dije: "Haz con los demás lo que te hubieras hecho a ti mismo". Resultó que tenía razón.

Aplicando la misma lógica al liderazgo, ¿cuál sería la única oración que captura la esencia del liderazgo? Te daré unos segundos para que lo pienses. ¿Tienes una respuesta? Te daré una pista. Es algo que hemos escuchado en numerosas ocasiones a lo largo de nuestra vida.

La respuesta: predicar con el ejemplo. Eso es.

Si el líder llega a tiempo, los empleados llegarán a tiempo. Lo contrario también es cierto. El líder es quien marca el tono de la organización. En cualquier organización, todos los ojos están puestos en el líder. La gente sigue a los líderes. Así como seguirán los ejemplos positivos de un líder, también seguirán las acciones y actitudes negativas de un líder.

Echemos un vistazo a siete errores que puede estar cometiendo como líder y que están perjudicando a su organización.

1. Quejarse

A nadie le gusta la negatividad, especialmente cuando proviene del liderazgo. Los empleados buscan a los líderes en busca de inspiración, orientación, consejo y esperanza. Dale Carnegie lo resume mejor en su libro Cómo ganar amigos e influir en las personas. "Cualquier tonto puede criticar, condenar y quejarse, y la mayoría de los tontos lo hacen", escribe Carnegie. "Pero se necesita carácter y autocontrol para ser comprensivo y perdonador".

2. No aprender el arte de la crítica

Los errores ocurren, desde la sala de correo hasta la sala de juntas. Viene con el territorio. La forma en que los tratamos determina nuestra madurez como líder. La crítica destructiva solo desmoralizará a su equipo, incluso si se hace a puerta cerrada. En cambio, los líderes deben aprender el fino arte de hacer críticas constructivas. Reconozca sus fortalezas y cómo los empleados pueden mejorar.

El elogio y el reconocimiento son cosas que todos anhelan. Los líderes exitosos aprovechan ese deseo al ofrecer comentarios que no solo son útiles, sino también transformadores.

3. No escuchar

Henry Ford sabía que escuchar es una de las habilidades más valiosas que posee un líder. En su tablero, tenía numerosas personas que no estaban de acuerdo con él. No quería un montón de Yes Men, sino personas que desafiarían su pensamiento.

Escuchar es una habilidad que a menudo muchos pasan por alto. Aquellos líderes que no escuchan, no serán líderes por mucho tiempo.

4. Falta de visión

Los negocios están repletos de historias de empresas que no pudieron ver los vientos cambiantes. Blockbuster se negó a dejar ir su fuente de ingresos y fue presa de Netflix. Yahoo subestimó el poder del motor de búsqueda de Google. Kodak creó la cámara digital, pero se quedó con la película y pagó el precio. La innovación siempre está a la vuelta de la esquina.

Los líderes deben mantener sus oídos en el suelo y actuar con rapidez cuando escuchen los retumbos en la distancia.

5. Indecisión

Como líder, uno debe desarrollar la capacidad de tomar decisiones rápidamente. La indecisión es un asesino de la productividad para los equipos que a menudo tienen tanto en su plato que una demora en su canalización puede causar todo tipo de atascos. La decisión les dice a sus empleados que existe un plan y que sabemos qué hacer. Incluso si resulta ser un curso de acción incorrecto, al actuar de forma incorrecta, aprenderá a corregir el curso rápidamente. Sin embargo, sin acción, la gente se paraliza, sin saber cómo proceder.

6. No estudiar

Los grandes líderes entienden el poder de los libros. En palabras de Walt Disney, "Hay más tesoros en los libros que en todo el botín de los piratas en Treasure Island". Empiezan el día llenando sus mentes de conocimiento. Leen artículos y libros tanto dentro como fuera de su campo. Conocen la regla de oro de aprender "basura dentro de basura". Alimentan su mente con ideas e inspiración. Adoptan la mentalidad adecuada, incluso antes de irse al trabajo.

7. Eludir la rendición de cuentas

Este es un asesino absoluto. Como líder, la responsabilidad se detiene contigo. Si no está dispuesto a aceptar la responsabilidad de los errores cometidos en su organización, establece un estándar peligroso.

Una vez que hayas llegado a la cima, debes asegurarte de no dejar que los malos hábitos se establezcan. A pesar de la simplicidad de los errores antes mencionados, dominarlos lleva toda una vida.

Keep Reading

Latest on Entrepreneur