A los 21 años se fue de mochilero para encontrarse a sí mismo y terminó fundando una de las mayores startups sustentables de Latinoamérica

Él pasó de mochilero a emprendedor tras dejar la universidad para recorrer el mundo buscando su verdadero 'yo', pero lo que encontró fue el camino al éxito en los negocios sustentables.
A los 21 años se fue de mochilero para encontrarse a sí mismo y terminó fundando una de las mayores startups sustentables de Latinoamérica
Crédito: Cortesía Denda México.

Grow Your Business, Not Your Inbox

Stay informed and join our daily newsletter now!
9 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Hay muchos caminos para llegar al emprendimiento y a veces los encontramos en el lugar más inesperado, cuando ni siquiera estamos buscando. Eso le ocurrió al emprendedor Dirk Van Nievelt, cofundador de Denda, la tienda online de productos sustentables más importante de Chile y ahora con presencia en México. Su travesía comenzó a los 21 años, cuando se fue de mochilero buscando el sentido de la vida, pero en vez de eso encontró su pasión por los negocios.

“En 1998 me fui a Asia, pero no a hacer negocios, sino a buscar mi camino espiritual. Estudiaba el tercer o cuarto año de Ingeniería en la Universidad Católica de Chile. Entonces, decidí pausar mis estudios, agarré mi mochila y me fui a buscar a los grandes maestros de artes marciales de Asia”, relata Dirk con nostalgia.

El ahora empresario de ecommerce cuenta que recorrió toda China, India, el Tíbet y prácticamente el continente entero, explorando todas las religiones posibles, desde el budismo hasta el taoísmo.

“Estuve viviendo en monasterios y ahí aprendí perfectamente el idioma chino, hablando con los monjes. Me fui paseando por todas las religiones buscando el sentido de la vida sólo con una mochila, no había internet ni celulares”, continúa.

La búsqueda del chileno duró 10 años, durante los cuales tuvo que buscar formas para ganarse la vida y seguir viajando.

“Para financiarme aprendí a hacer manufactura y exportaciones. Compraba cosas en India o en China, y las mandaba a Chile en un contenedor. Me ganaba de 20 a 30 mil dólares por carga y eso me alcanzaba para vivir unos dos años. Estuve de 1998 a 2008 manteniéndome sin hacer negocios, sin pensar que iba a ser emprendedor”, cuenta Van Nievelt.

De la búsqueda espiritual a la verdad científica y de ahí al emprendimiento

“En 2008 me sentí un poco desilusionado porque no encontré las verdades que estaba buscando. Entonces conocí la obra de Carl Sagan y me cambió la vida, porque vi que el camino más certero es la ciencia. Y para llegar a la ciencia tengo que ser emprendedor, para poder investigar estas verdades que no encontré en el lado espiritual”, explica el cofundador de Denda.

Ese mismo año, Dirk aprovechó lo que había aprendido en el camino y montó un negocio de manufactura en China. Hasta el día de hoy, su empresa fabrica productos de todo tipo, principalmente insumos médicos, y tiene “más de 200 clientes en Chile y factura como 15 millones de dólares al año”.

Del otro lado del mundo, en su natal Chile, el empresario Felipe Parragué lanza en 2016 Denda, una tienda online de productos sustentables. Tres años después, el empresario y actual CEO de Denda invitó a Dirk a ser socio de la compañía, aportando su amplia experiencia en manufactura e importaciones.

“En 2019 conozco a Felipe y me invita a su proyecto porque yo tengo una habilidad especial que es manufacturar productos propios. Me dijo, ‘necesito alguien que sea mi cofundador, que sea experto en manufactura para ir por el camino correcto, tanto en certificaciones como en productos que no existen’. Y así llegué a Denda, la cual estamos buscando cambiar los hábitos de consumo de las personas”, recuerda el ahora empresario. “Felipe cambió mi cabeza y hoy en día trato de manufacturar todo lo que pueda sustentable”.

Felipe Parregué y Dirk Van Nievelt, cofundadores de Denda, la tienda online de productos sustentables más grande de Chile que ya está en México. Imagen: Cortesía Denda México. 

La experiencia de Dirk Van Nievelt viajando como mochilero por Asia sentó las bases del empresario en que se convirtió.

“(Viajar) me dio los idiomas, me dio conocimiento de las culturas. Yo me manejo en Asia como nadie. He comprado el mejor algodón del mundo en Bugarach, Uzbekistán. Recorrí todo Asia conociendo distintas maneras de pensar y hoy puedo manufacturar lo que sea en cualquier lugar del mundo”, afirma el entusiasta chileno.

“Eso me lo dio aquella primera búsqueda, de partir con una mochila sin miedo a cualquier parte y abrir mi mente a todo. Respeto todas las religiones que estudié, todas las culturas, creo en un ser humano global y sin diferencias de raza, ni sexo, 100% inclusivo. Estos son los valores que aplicamos en Denda y esa es la magia que hay en el fondo”, concluye.

Denda, el ecommerce de productos sustentables a domicilio que quiere conquistar Latinoamérica

La empresa de Felipe Parragué y Dirk Van Nievelt nació en Chile en 2016, con la premisa de vender solo productos sustentables certificados. Denda llegó a México en 2018, de la mano del capital venture ENGIE Factory, primer inversionista de Denda que inyectó más de 2 millones de dólares para su expansión.

“En Chile ya tenemos más de 3,000 productos sustentables para que reemplacen tu carrito de supermercado por una canasta sustentable. Denda México ya tiene más de 1,000 productos sustentables. Además, los repartimos en cajas y bolsas reutilizadas, prioritariamente a través de delivery ecofriendly. Por ejemplo, en México trabajamos con ‘99 Minutos’, que usa electromovilidad. Tratamos de que todo el proceso, dentro de lo posible, sea sustentable”, explica Dirk.

Sin embargo, la empresa también colabora con Rappi México, no sólo para las entregas a domicilio, pues también se pueden hacer compras de productos Denda desde la propia app.  

Para aparecer en el catálogo de Denda, los productos deben contar por lo menos con una certificación que los haga sustentables y amigables con el planeta, por ejemplo: cruelty free (libres de crueldad animal), biodegradables, compostables, ecofriendly, orgánicos o FCC (de bosque sustentable), entre otras.

En ese sentido, Denda es muy escrupulosa con los artículos que selecciona, ya que entre el 90 y el 95% son de producidos localmente. “Nuestros proveedores son empresas certificadas y así vamos haciendo una curaduría de los productos que ingresan a Denda”, puntualizó Dirk. El 5 a 10% restante son productos traídos del extranjero, pero desarrollados por la empresa.

“Apoyamos mucho la manufactura local, nosotros no queremos hacer productos que reemplacen a los locales. En Chile compramos solo productos chilenos, en México compramos solo productos mexicanos”, destaca. “Funcionamos también como un lugar de encuentro de todos los proveedores sustentables”.

¿Qué puedes comprar en Denda?

Con categorías como aire libre, alimentación, hogar, infantil, mascotas, moda, salud y belleza, y smart living, Denda puede sustituir buena parte de los productos contaminantes que se utilizan actualmente en los hogares.

En su tienda online puedes encontrar todo para iniciar una vida ecofriendly: maquillaje que no contamina, productos de limpieza personal y del hogar biodegradables, filtros de agua ecológicos, bolsas compostables, toallas sanitarias y pañales biodegradables, toallitas de bebé de fibra de bambú, preservativos sin parabenos, proteínas veganas, composteras domésticas y más.

La compra a través de su página web (por ahora no cuentan con app móvil) es tan fácil como en cualquier tienda online. Si pides los productos desde su portal te llegarán en 2 a 3 días con servicio de 99 Minutos. Si compras a través de Rappi, cuyo catálogo Denda es bastante reducido, el pedido estará en tu puerta en unos 30 minutos.

La buena noticia para productores, clientes e inversionistas, es que Denda tiene planes de expansión muy ambiciosos.

“Estamos en camino a hacer Denda global, queremos llegar a Silicon Valley. Estamos levantando rondas de inversión con Engie, Sudamerik y con dos venture capital de los más grandes de Chile para expandirnos más en el mercado y hacer más productos sustentables. Estamos buscando inversionistas de impacto que crean en un futuro distinto”, señaló Van Nievelt.

La idea de los socios fundadores es llegar a Perú y Colombia, para sumarlos a la estructura que ya tienen en México y Chile. Entonces, captarían la producción sustentable de esos países para ofertarla entre éstos. “Cuando tengamos un catálogo con 4 o 5 países latinoamericanos, con todos esos productos sustentables de cada uno, queremos ir a Estados Unidos y a Asia, para descontaminar China e India con productos latinoamericanos”.

No cabe duda de que los viajes de Dirk Van Nievelt fueron cruciales para convertirse en un emprendedor con visión global. Ahora sabe que, por lo menos en términos comerciales y de negocios, el mundo es más pequeño y accesible de lo que imaginamos.

Keep Reading

Latest on Entrepreneur