Este multimillonario de bienes raíces invertirá 100 millones de dólares para reemplazar Facebook

Con el Project Liberty, el multimillonario Frank McCourt, antiguo dueño de Los Dodgers de Los Angeles, quiere acabar con la hegemonía de Facebook sobre los datos sociales de los internautas.

Por
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

El multimillonario de bienes raíces Frank McCourt está decidido a reemplazar Facebook e invertirá alrededor de 100 millones de dólares para lograrlo. El exdueño del equipo de béisbol Los Angeles Dodgers, ha creado el Project Liberty con el cual pretende quitarle poder a la red social de Mark Zuckerberg y otras apps dominantes respecto a los datos de conexiones sociales de los internautas.

NurPhoto | Getty Images

La idea de McCourt es construir una base de datos de acceso público de las conexiones sociales de las personas, reporta Bloomberg. Esto permitiría a los usuarios tener control sobre sus registros y moverlos entre distintas redes sociales, en vez de estar limitados a unas cuantas aplicaciones dominantes.

El proyecto Liberty nace como una respuesta al miedo que causa el poder que algunas grandes empresas, en especial Facebook, han acumulado durante la última década. La red social de Zuckerberg, ahora ligada a Instagram, WhatsApp y otras, posee los datos de todas las conexiones sociales entre sus usuarios, lo que le da una enorme ventaja sobre la competencia.

"Nunca pensé que estaría cuestionando la seguridad de nuestros sistemas subyacentes, a saber, la democracia y el capitalismo", dijo McCourt en un comunicado. “Vivimos bajo una vigilancia constante, y lo que está sucediendo con esta acumulación masiva de riqueza y poder en manos de unos pocos es increíblemente desestabilizador. Amenaza al capitalismo porque el capitalismo necesita tener alguna forma de justicia para sobrevivir”.

¿Cómo funcionaría la nueva base de datos digitales de redes sociales?

Proyect Liberty usaría la tecnología de blockchain para construir una nueva infraestructura llamada ‘Protocolo de Redes Sociales Descentralizadas’ (DSNP, por sus siglas en ingés).

Cuando se trata de criptomonedas, el blockchain almacena información sobre los tokens en billeteras digitales. En el caso del DSNP, haría lo mismo con las conexiones sociales.

La idea original es de Braxton Woodham, cofundador del servicio comida a domicilio Sun Basket y ex director de tecnología de Fandango, el sitio web de boletos de cine. Un buen día le confió sus pensamientos a McCourt, quien de inmediato se interesó y lo contrató para construir el protocolo del ahora llamado Project Liberty.

Además, el empresario inmobiliario se comprometió a invertir 75 millones de dólares en un instituto de la Universidad de Georgetown en Washington, D.C., y en Sciences Po en París, para investigar tecnología que sirva al bien común. Los otros 25 millones se destinarán a impulsar a los empresarios a crear servicios que utilicen el DSNP.

Frank McCourt no es el único que quiere descentralizar la información

Otros empresarios y gobiernos están tratando de reestructurar las redes sociales con nuevas leyes, regulaciones o tecnologías, presionando a Facebook para que reevalúe su modelo de negocio.

Tal es el caso de Jack Dorsey, CEO de Twitter, quien ha estado impulsando el proyecto Bluesky, también basado en blockchain. Luego de que su red social vetara al expresidente Donald Trump, señaló que esta tecnología reduciría los riesgos de que las empresas privadas tomen decisiones por los usuarios.

“La razón por la que tengo tanta pasión por el Bitcoin se debe en gran parte al modelo que demuestra: una tecnología de internet fundamental que no está controlada ni influenciada por ningún individuo o entidad en particular”, tuiteó Dorsey el 13 de enero. “Esto es lo que internet quiere ser, y con el tiempo, será más".

Muchos críticos han señalado que el nivel de poder que tienen las empresas de redes sociales les ha permitido ejercer un comportamiento abusivo con sus usuarios, argumentando su responsabilidad de moderar los contenidos.

En ese sentido, McCourt y Woodham afirman que si los datos quedan almacenados en el blockchain, se desalentaría el mal comportamiento en redes sociales, ya que las personas estarían ligadas a sus publicaciones para siempre.

“El resultado final será una economía de datos abierta e inclusiva donde los individuos poseen, controlan y obtienen un mayor valor social y económico de su información personal" dice el comunicado de prensa.

“¿Qué tienen realmente que perder los usuarios de las redes sociales? Mira el pozo negro que se ha creado", dijo McCourt. "Mira la realidad en la que se ha convertido internet", concluye.

Ingresa Ahora