Por qué NO deberías cobrar por hora y sí por proyecto

Cuando te vuelves suficientemente bueno en lo que haces, las tarifas por hora comenzarán a perjudicarte.

Por
Este artículo fue traducido de nuestra edición en inglés. Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Antes de convertirme en un escritor fantasma de tiempo completo, pasé 17 años como desarrollador web y de software independiente. También me apasionaba el modelo de cobrar por hora.

Depositphotos.com

¿Cuándo tiene sentido cobrar por horas?

El desarrollo de software es una bestia engañosa. Los desarrolladores generalmente están de acuerdo en que no existe un software libre de errores. Hace unos días, un solo error en la red Fastly, provocado por un usuario que cambió algunas configuraciones, hizo 'colapsar' internet derribando enormes sitios como CNN, Bloomberg y The Guardian, y afectando pilares de Internet como Reddit y Amazon.

Los errores ocurren. Y si una empresa solucionara todos los errores que aparecen sin costo alguno, dejaría de funcionar. ¿O no lo haría?

¿Cómo el modelo de cobro por hora incentiva el software libre de errores?

Al principio de mi carrera, leí un extenso documento técnico escrito por una empresa de software en Australia que promocionaba todas las razones por las que cobrar por horas tenía sentido. Este asunto de los errores fue una gran parte. Estuve de acuerdo de todo corazón.

Pero a medida que fui mejorando como programador, gran parte de ese documento dejó de tener sentido desde una perspectiva empresarial.

Imagina dos empresas:

  • La empresa A dice: "Los errores ocurren" y "Nadie quiere trabajar gratis".
  • La compañía B dice: "Nos arriesgaremos, aceptaremos un anticipo mensual en lugar de una tarifa por hora y arreglaremos cualquier error que surja, pase lo que pase. No nos pagará ni un centavo más ".

¿En quién confiarías para desarrollar un mejor software? Yo le daría mi dinero a la Compañía B.

El problema de cobrar por hora

Siempre que desarrollaba un software excelente sin errores, de repente me quedaba sin trabajo. Mis 'grandes meses' fueron cuando conseguía un nuevo proyecto o cuando había un montón de errores que corregir.

También había llegado a un punto en mi profesión en el que resolvía problemas para los clientes tres veces más rápido que cuando comencé como programador, lo que, a su vez, significaba que ganaba menos.

Eso simplemente no me sentó bien. ¿No debería ganar más por mejorar en lo que hago?

El problema finalmente se resolvió solo porque, después de años de trabajar para solucionarlo, finalmente pude despedirme del desarrollo de software y dedicarme de lleno a mi verdadera pasión: la escritura profesional.

También me despedí de cobrar por hora. 

Cobrar por proyecto es un ganar-ganar

Desde el primer día como escritor, cobré por proyecto. Acostumbrado a iniciar y detener un reloj, hice un seguimiento de cuánto tiempo me tomaba escribir una publicación de blog, un correo electrónico de marketing, un libro de ventas o una novela.

Luego, dividí esas horas por el precio que había cobrado e incliné la cabeza en desesperación por cuánto tiempo había demorado el proyecto o corrí hacia mi esposa celebrando cuánto había ganado por hora con ese cliente en particular.

Si me volvía más eficiente, dedicaba tiempo a aprender el negocio del cliente para poder realmente escribir con su voz y para su audiencia, la escritura se aceleraría y pronto podría empezar a ganar una tarifa por hora muy respetable. Pero si tomaba atajos y el cliente regresaba para hacer revisiones interminables, solo podría culparme a mí mismo por permitirme descuidar la calidad y, por tanto, perder muchas horas tratando de hacerlo bien.

Cobrar por proyecto me obligó a mejorar en lo que hacía. Y cuanto mejor me volvía, más ganaba.

Cómo cobrar precios fijos por grandes proyectos (y no acabar trabajando gratis)

Los grandes proyectos de software son difíciles de cotizar. El cliente ve las primeras versiones y de repente quiere que el software haga cien cosas más. Pasa todo el tiempo. Y no solo en el negocio del software.

En cuanto a la escritura, después de los primeros capítulos, los clientes a menudo obtienen una mejor visión de la forma que está tomando su libro y comienzan a tener nuevas ideas.

La solución a este problema es fácil: no cotizo el proyecto completo. Cobro por las fases del trabajo con un entregable al final de cada etapa. Cuando concluyo cada fase, podemos discutir nuevos requisitos y armar una nueva cotización.

Ah, y al comienzo del proyecto le doy a los clientes una cifra aproximada de lo que podría costarles en total todo el proyecto, para que estén preparados.

Sí, esto es mucho más difícil que cobrar por horas. Requiere la participación activa por parte del proveedor de servicios. Requiere hacer un esfuerzo extra para comprender completamente lo que necesita el cliente. A veces, incluso requiere una gran cantidad de trabajo no remunerado al principio, mientras reúnes todos los datos necesarios para cotizar adecuadamente el trabajo.

Pero, a diferencia de cobrar por hora, puedes compensar esto más tarde mejorando tú mismo, volviéndote más eficiente y realizando un trabajo de mejor calidad en menos tiempo.

 

Ingresa Ahora
R. Paulo Delgado

Escrito por

Entrepreneur Leadership Network Contributor

R. Paulo Delgado is a book coach and professional ghostwriter. Delgado's clients have included representatives of CNN and the World Trade Center. He has written over 35 books and works directly with literary agents to facilitate book deals for clients.