Quitan a Banksy derechos de autor sobre sus obras para hacer tarjetas de felicitación

Banksy perdió los derechos de varias de sus obras por negarse a revelar su identidad. Ahora, las imágenes que creó para criticar al sistema serán vendidas como postales de cumpleaños y similares.

Por
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

El artista callejero Banksy es, sin duda, la figura más enigmática e icónica del street art contemporáneo. Sus obras, tan disruptivas como él mismo, se pueden ver plasmadas en muros de todo el mundo. Parte de su encanto es que aparecen de pronto, sin avisar, sin pedir permiso y sin saber exactamente quién es el creador detrás de ellas.

Depositphotos.com

Sin embargo, el halo de misterio que hace famoso a Banksy ahora sirve como argumento para que autoridades europeas le impidan reclamar los derechos de autor sobre varias de sus obras más famosas. Ahora, las imágenes que el artista creó para criticar el stablishment serán usadas para decorar tarjetas de felicitación.

Según reporta The Telegraph, la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea decidió quitarle a Banksy los derechos intelectuales de dos de sus imágenes más famosas: 'Girl with an Umbrella' (Londres, 2004) y 'Radar Rat' (Nueva Orleans, 2008).

El argumento del organismo es que el anonimato del artista "le impide poder proteger este arte bajo las leyes de derechos de autor sin identificarse". Es decir, que al no existir un nombre oficial detrás del pseudónimo, no se le puede dar legalmente el crédito de las obras.

También señalan que Banksy estaba actuando “de mala fe" y que “se apartó de los principios aceptados de comportamientos éticos o prácticas comerciales honestas".

En un giro irónico del destino, la Oficina de Propiedad Intelectual falló en favor de Full Color Black, una empresa de tarjetas de felicitación del Reino Unido que recrea las obras del artista anónimo con fines comerciales. Al parecer, la compañía convenció al tribunal de que desechara los trademarks (los derechos de marcas comerciales) que el artista había reclamado en las dos piezas.

Banksy ya había perdido los derechos de otras obras

En septiembre de 2020, Banksy perdió los derechos de autor de la que es quizá su imagen más representativa: ‘Flower Thrower’.

Poco después, la oficina hizo lo mismo con ‘Laugh now but one day we’ll be in charge’, donde aparece uno o varios monos sosteniendo carteles con consignas, y con ‘Bomb Huger’, que muestra a una niña abrazando un torpedo.

En su libro de 2007, ‘Wall and Piece’, Banksy aseguró que “los derechos de autor son para los perdedores”. De hecho, es bien sabido que, en general, el trabajo del artista anónimo es de uso libre, sin embargo, afirma que tal declaración no es pretexto para despojarlo de sus derechos de propiedad intelectual y comercializar su arte sin su autorización, algo que ha prohibido expresamente.

“Eres bienvenido para utilizar las imágenes de Banksy para entretenimiento personal y no comercial. Imprímelos en un color que combine con tus cortinas, haz una tarjeta para tu abuela, envíalos como si fueran tu propia tarea”, se lee en el sitio web del artista callejero.

“Pero ni Banksy ni Pest Control otorgan licencias de las imágenes del artista a terceros. No utilices las imágenes de Banksy para ningún propósito comercial, incluido lanzar cualquier tipo de mercancía o engañar a las personas para que piensen que el artista hizo algo o lo respalda cuando no es así. Decir que ‘Banksy escribió que los derechos de autor son para perdedores en su libro’ no te da rienda suelta para tergiversar al artista y cometer fraude. Lo revisamos”, puntualizan.

Banksy vs. el capitalismo

Conociendo su controversial forma de proceder, lo más probable es que muy pronto Banksy sorprenda al mundo con su reacción ante el caso.

En octubre de 2018, la casa Sotheby’s subastó por 1.3 millones de dólares la pieza ‘Girl with Baloon’, una de las más conocidas del misterioso artista. Ante el asombro de todos, minutos después de que el martillo diera por concluida la venta, el lienzo se deslizó por una trituradora que estaba escondida en el marco.

La autodestrucción del cuadro se interpretó como una declaración por parte del artista que representaría la imposibilidad de poseer su trabajo a cambio de dinero.

¿Cuál será la respuesta de Banksy ahora que el arte que creó para desafiar a la sociedad se venderá en forma de tarjetas de felicitación? Tratándose de él, podemos esperar algo tan radical como su propio estilo.

Ingresa Ahora