Nunca olvides la vez que Britney Spears se afeitó la cabeza y atacó a un fotógrafo con un paraguas

Esta nota habla sobre salud mental, no sobre mal comportamiento.

Por
Este artículo fue traducido de nuestra edición en inglés. Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Desde 2004 hasta 2007, Britney Spears estaba sufriendo una seria crisis nerviosa.

Christopher Polk | Getty Images

Durante ese período, se afeitó todo el cabello. Atacó a un paparazzo con un paraguas. Conducía de manera insegura con su bebé en su regazo. Ella rompió en llanto en una una entrevista al aire con Matt Lauer. Se metió en peleas públicas y fue hospitalizada varias veces.

Por eso, en 2008, cuando tenía 27 años, una curatela ordenada por un tribunal puso a su padre a cargo de sus libertades financieras y personales. Desde entonces, ha sido relegada a su hogar y a lugares específicos (particularmente en Las Vegas, donde ha sido una artista residente durante mucho tiempo), todo bajo una estrecha supervisión.

No se puede culpar a Britney Spears por sus conflictos. Era una mujer joven sometida a una enorme presión y estrés. Cientos de fotógrafos y reporteros la acosaron. Millones de fanáticos querían una parte de ella. Los asesores y otras personas con intereses económicos querían sacar dinero de ella.

La buena noticia es que parece que la Sra. Spears está bien encaminada hacia la recuperación. Echa un vistazo rápido a su cuenta de Instagram (sí, la sigo, así que por favor no me juzgues), y podrás ver a una mujer que se ve mucho más feliz, más saludable y contenta con su vida. Como todos sabemos a estas alturas, fue noticia esta semana al pedir que se levantara su conservaduría de su padre. Ahora le toca a los tribunales decidir su destino y espero que la decisión sea a su favor.

Pero la historia de Britney Spears no se trata de Britney Spears. Realmente se trata de otra cosa que es mucho más importante. Se trata de salud mental.

Los problemas de salud mental no solo son importantes por sí mismos en este país, sino que son la causa subyacente de muchos otros problemas de salud. Según la Alianza Nacional sobre Enfermedades Mentales, el 20.6% de los adultos (51.5 millones) en Estados Unidos experimentaron una enfermedad mental en 2019, y los efectos dominó son significativos. Según la organización, las personas con depresión tienen un 40% más de riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares y metabólicas que la población general, y el 18.4% de los adultos con enfermedades mentales también informaron haber tenido un trastorno por consumo de sustancias ese año. La tasa de desempleo es más alta entre los adultos que tienen una enfermedad mental (5.8%) en comparación con los que no la padecen (3.6%). Y el problema ha empeorado gracias a la pandemia.

La buena noticia es que los empleadores se están despertando. Un estudio publicado recientemente por The Hartford encontró que el 70% de los empleadores ahora reconocen la salud mental de los empleados como un problema importante en el lugar de trabajo, y el 52% de los empleadores dijo que los empleados con enfermedades mentales están experimentando problemas importantes o graves en el lugar de trabajo debido al abuso de sustancias o adicción.

Desafortunadamente, el 72% de esos empleadores dijeron que el estigma asociado con las enfermedades mentales impide que los trabajadores busquen ayuda. Cuando sus empleados sufren de cualquier forma de enfermedad mental, como depresión, ansiedad y trastorno bipolar, por nombrar algunos, su empresa sufre. Cuando no se sienten cómodos compartiendo su situación con personas que pueden ayudarlos, sufren.

¿Eres tú la causa de esto? ¿Eres como los fotógrafos, fanáticos, medios y asesores que acosaban a la joven Britney Spears? ¿Estás haciendo la vista gorda ante las demandas que estás haciendo a tus empleados, el estrés que les estás causando y la falta de recursos que les estás proporcionando? Podrías serlo. Muchos de mis clientes lo son. No es que lo hagan a propósito. Es solo que no se dan cuenta.

Bueno, si la historia de Britney Spears nos ha enseñado algo, es que ahora es el momento de consultar con su proveedor de seguros de salud y de beneficios. Pregúntales qué más puede hacer tu empresa para ayudar a los empleados que puedan estar sufriendo de cualquier forma de enfermedad mental, independientemente de su gravedad. Echa un vistazo a su entorno y reevalúa las demandas que estás haciendo. Considera nuevos beneficios como el tiempo libre flexible y la contratación de profesionales de la salud mental.

Todo esto será bueno para tu fuerza laboral. Y lo que es bueno para tu fuerza laboral es bueno para tu empresa.

Así que nunca olvidemos la vez que Britney Spears se afeitó la cabeza y atacó a un fotógrafo con un paraguas. ¿Por qué? Porque si algo positivo ha salido de su batalla de más de una década, es que ha conseguido muchos más empleadores como yo ser más conscientes de cómo los problemas graves de salud mental pueden afectar a nuestras organizaciones.

Ingresa Ahora
Gene Marks

Escrito por

Entrepreneur Leadership Network VIP

Gene Marks is a CPA and owner of The Marks Group PC, a ten-person technology and financial consulting firm located near Philadelphia founded in 1994.