Por qué Ashton Kutcher dice que 'el dinero es una droga'

La mayoría de las personas no aprenden conocimientos financieros. En su exitoso programa Going From Broke, Ashton Kutcher y el director ejecutivo de Chegg, Dan Rosensweig, lo enseñan de manera dramática.

Por
Este artículo fue traducido de nuestra edición en inglés. Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Ashton Kutcher recuerda haber comenzado la universidad, obtener una tarjeta de crédito y luego gastar descuidadamente. "Asumí que algún día, de alguna manera, iba a poder pagar esto", dice.

Michael Kovac | Getty Images

Eso se debe a que a él, como a la mayoría de las personas, nunca le enseñaron los conceptos básicos de la educación financiera, incluido cómo gastar, ahorrar y administrar las deudas. Es por eso que los estadounidenses de hoy tienen una cantidad asombrosa de deuda: la deuda colectiva de los consumidores de Estados Unidos (EU) es de 14.9 billones de dólares y la deuda promedio de las tarjetas de crédito de los hogares es de 5,315 dólares.

“La verdad es que, si no hubiera sido por mi extraordinaria suerte, probablemente hubiera estado en la misma situación que muchas de estas personas”, dice Kutcher, quien, por supuesto, ha disfrutado de exitosas carreras de actuación e inversión.

En parte, es por eso que se ha apasionado por ayudar a la gente a arreglar sus vidas financieras, y por qué es productor ejecutivo del exitoso programa Going From Broke. El show presenta intervenciones financieras dramáticas, donde el presentador Dan Rosensweig, director ejecutivo de la empresa de tecnología educativa Chegg, organiza intervenciones financieras con jóvenes que están profundamente endeudados y que luchan por controlarlas.

Kutcher y Rosensweig esperan que la gente mire y luego reconsidere su relación con el dinero. “Si podemos hacer que las personas comprendan, aprecien y respeten las finanzas personales, Estados Unidos estará en un lugar mucho mejor”, dice Rosensweig.

En esta conversación, Kutcher y Rosensweig discuten el programa, los mayores malentendidos que la gente tiene sobre su dinero y cómo pueden comenzar a recuperar el control.

Dan Rosensweig, CEO of Chegg. Imagen: Cortesía de Chegg.

A muchos estadounidenses no se les enseña educación financiera, pero en tu experiencia, ¿cuántos son conscientes de que no son buenos para administrar sus finanzas?

KUTCHER: Lo más abrumador que encontramos es que las personas no han aprendido los fundamentos de la administración financiera de ninguna institución, y eso les frustra y les molesta. Pero, tampoco lo aprendieron de sus padres. Nadie está enseñando estas simples reglas fundamentales del bienestar financiero personal, a menos que provenga de una familia que ya las tenga. Esa es la cruda realidad de por qué los ricos se hacen más ricos y los pobres más pobres. La educación financiera es verdaderamente generacional. Si tus padres no tienen conocimientos financieros, es poco probable que tú llegues a tenerlos.

En un momento, todos piensan que están haciendo lo correcto, que la suposición básica es: "sé lo suficiente para no meterme en problemas". Pero cuando tienes 18 años o incluso menos, y tienes personas que te entregan estos "creadores de deudas": ponen este creador de deudas de plástico en tu mano y, de repente, puedes comprar cosas que antes no podías. Así que haces eso. La gente acumula deuda con el tiempo con la suposición de que, bueno, cuando tenga dinero, la pagará.

Pero no te das cuenta de que todo lo que estás haciendo es acumular más y más deudas hasta que llega el momento de crisis y estás a punto de ser expulsado de tu casa o no puedes pagar las necesidades básicas, y te sientes engañado por el sistema por lo que hiciste.

¿Qué aprendieron cuando comenzaron a intervenir en las vidas financieras de las personas?

ROSENSWEIG: Queríamos evitar que las personas tuvieran la oportunidad de culpar a otros por su situación. Al final del día, solo una persona es responsable de solucionar su problema, y ​​es el o ella misma. Eres el CEO de tu vida y no tienes excusas. Tienes que tomar decisiones difíciles, tienes que vivir con esas elecciones y debes controlarlas.

KUTCHER: Básicamente, el dinero es una droga. La belleza de este programa es que todos los que vienen tienen que decir: "estoy arruinado". Lo cual es admitir que estás tocando fondo. Hay mucho ego ligado a la riqueza y los objetos materiales. Llevar a las personas a un punto en el que no solo digan las palabras "estoy arruinado", sino que también comiencen a adoptar una postura proactiva y se pongan en una posición para seguir adelante, eso tiende a ser una experiencia muy emocional, porque la gente tienes que dejar ir su ego y su propia identidad que está ligada a su dinero y su materialismo. Eso es algo muy difícil de hacer.

Ashton, es interesante cómo enmarcas el problema: describes el dinero como una droga y dices que las personas deben admitir que tienen un problema, lo que suena mucho como el comienzo de un programa de 12 pasos. Antes de que las personas puedan poner en orden sus vidas financieras, ¿crees que necesitan repensar fundamentalmente su relación con el dinero?

KUTCHER: Sí, y es extraordinariamente desafiante. Las personas que viven endeudadas llevan una vida prestada y en algún momento tendrán que pagar. En algunos de estos casos, las personas han tomado préstamos Parent PLUS, por lo que no es solo sus vidas contra lo que están pidiendo prestado; son las vidas de sus padres. Lograr que la gente se enfrente a esa realidad es un desafío.

Lo que hace el programa es colocar un espejo y decirles: "quiero que te mires a ti mismo". Luego dice: "¿Te gustaría que ese yo se vea y se sienta diferente y mejor, y se salga de la droga del gasto? Aquí hay algunas herramientas que le permitirán hacer eso".

Cuando ustedes intervinieron en la vida financiera de las personas, ¿qué descubrieron sobre cuáles fueron las cosas más importantes que pasaron por alto? Me pregunto qué pueden aprender otros de las experiencias de estas personas.

ROSENSWEIG: Me gustaría que la gente entendiera que antes de sacar dinero para la educación superior, deben tener una meta. Deben tener una perspectiva de retorno de la inversión. Si gastas tanto tiempo y tanto dinero en estas materias en esta escuela, ¿podré devolverlo y, de ser así, para cuándo? Si no puedes imaginarte eso, entonces las probabilidades de que lo pagues son mucho menores. Los hechos reflejan que el 40% de todos los estudiantes con préstamos no los están pagando o están atrasados. Ese es un número gigante.

Estas son preguntas que rara vez se hacen, porque la gente sigue repitiendo este mito: para que puedas llegar a la clase media, debes obtener un título de cuatro años. Bueno, solo el 50% de todos los estudiantes de secundaria tratan de obtener un título de cuatro años y el 43% de ellos abandonan. Entonces, realmente, solo el 25% de las personas que pasan por ese sistema están en condiciones de tener éxito, habiendo pagado todo ese dinero y pedido prestado todo ese dinero.

Luego, vives una vida en la que pides prestado ese dinero pero no comienzas a devolverlo hasta después de terminar la escuela, pero también tienes otros gastos. Si no estás ahorrando dinero para prepararte para eso, una vez que te vayas o te gradúes o abandones, de repente tendrás gastos llamados apartamento, transporte, seguro y médico, y nadie te explicó cuánto dinero cuesta todo esto, cuándo es probable que lo necesites y cuánto debes ganar.

Entonces, como dice Ashton, nadie te enseñó cómo funciona el dinero. El dinero puede trabajar para ti, que es cuando lo inviertes y generas más ingresos y riqueza. Pero cuando pides dinero prestado y no lo pagas a tiempo, o simplemente estás haciendo los pagos mínimos, te está costando dinero.

Uno de los personajes del programa debía 1,900 dólares, y para cuando iban a pagar el dinero a la tasa de interés actual, serían 20,000 dólares durante 20 años porque no entienden cómo se acumulan los intereses y cómo pagar el dinero mínimo es un deterioro para ellos.

Lo más importante que debes comprender es que cuando debes dinero, el mismo que tienes en tu cuenta bancaria no es tuyo, es de ellos. Debes tratarlo como si fuera dinero de otras personas, no como si fuera tuyo.

Ingresa Ahora
Jason Feifer

Escrito por

Entrepreneur Staff

Jason Feifer is the editor in chief of Entrepreneur magazine, and host of two podcasts: Build For Tomorrow, a show about the changes that got us here, and how to thrive in a changing world; and Problem Solvers, about entrepreneurs solving unexpected problems in their business. He writes a newsletter about how to find opportunity in change.

Prior to Entrepreneur, Jason has worked as an editor at Men's Health, Fast Company, Maxim, and Boston magazine, and has written about business and technology for the Washington Post, Slate, New York, and others.

Follow him on Instagram, LinkedIn, and Twitter.